No me gusta la playa

Al menos no especialmente. Me gusta nadar, me gusta pasear, pero no me gusta estar tumbado al sol ni me gusta la arena. No me gusta ir en pantalón corto, ni me gustan las chanclas. Lo creáis o no, yo uso calcetines todo el año y tan contento. Por supuesto que no uso calcetines si me pongo chanclas, todo tiene un límite, pero uso el mismo tipo de calzado (ese híbrido entre zapato y zapatilla tipo pelotas de camper o zapatillas de puma) agustísimamente durante todo el año. De hecho así es como he estado hasta ahora en la playa. He llevado dos días a los niños a la playa con mi madre y he andado por la playa con calcetines y con zapatillas. Los he dejado y me he vuelto. Me sacudo la arena y santaspascuas.

Prefiero quedarme en casa leyendo y mirando el mar por la ventana en la silla de la imagen. El ebook es otro impedimento, porque en la playa aparte de leer y de jugar con los niños no encuentro nada más que hacer y llevarme el ebook a la playa está fuera de toda duda con lo que solo me queda jugar con los niños, pero qué hago el resto del tiempo? Me dedico en exclusiva a jugar con ellos? No soy tan buen padre y lo que hago es jugar con ellos por la tarde en los columpios y por la mañana me quedo leyendo en casa. Si me hubiera traído algún libro de papel, a lo mejor lo podría destrozar a gusto con la arena, pero no es el caso.

Me gusta más el turismo de ver cosas y comer otras cosas que el de tostarme al sol. Por supuesto que estoy estupendamente con mis padres y próximamente con mis suegros. La próxima semana vendrá mi hermana y veré a mi sobrina que no la veo desde febrero o así. Me encanta pasar el tiempo en familia, pero me gusta más desconectar esas dos o tres horas de playa y dedicármelas a mí (qué egoista soy!) que pasarlas embadurnado de crema y arena.

Contrariamente a Anniehall, yo no tengo días de solterismo ni premium ni de luxe ni nada. Tengo más vacaciones que ella y yo soy el que le da cobertura vacacional a ella para sus solterismos, que tampoco son muy abundantes, normalmente una semana en verano y algunos días en navidades, pero algo es algo.

Pues eso, que para mí estar de vacaciones tiene más que ver con no estar con la oreja puesta automáticamente y pensar qué estarán haciendo los niños en ese momento o estar mirando como loco por la playa pensando que he perdido a uno (la capacidad de desaparecer que tienen los niños en la playa es impresionante). Ese rato de relax, ya que no días, es lo que me gusta. Puede que sea un mal padre por decir esto (seguramente por otras muchas cosas), pero perder de vista a los niños unas horas me relaja mucho y preferiría que fueran días.

Sólo he estado de solterismo mccauley culkin (solo en casa) una vez hace más de tres años, cuando Anniehall se cambió de trabajo y se fue una semana con los niños a casa de sus padres. La verdad es que la casa se me caía encima, debía ser porque era novato en esas lides, pero me gustaría volver a poder estar unos días sin niños. A lo mejor a finales de agosto se quedan mis suegros un par de semanas con los niños y puedo disfrutar un par de semanas de algo mejor que el solterismo que es el caserismo sin hijos.

Quería hablar de los inconvenientes de la playa y me he ido por peteneras, pero bueno, tampoco voy a borrar mis elucubraciones y volver a empezar... sobre todo porque queda media hora para que vuelvan los niños! Que ustedes la disfruten (yo ya lo estoy haciendo)

19 comentarios:

  1. Adoro la playa. No me gusta que se me manche todo de arena, pero la sensación de la arena en los pies es lo más desestresante del mundo.

    Me gusta tirarme al sol, jugar a las palas, dar paseos, bañarme mil horas...soy un bicho de playa.

    ResponderEliminar
  2. Eres un padre estupendo... pero un rancio!! la playa es maravillosa. Lo malo de esta es que no tiene longitud para un buen paseo. Yo sí tengo libros de papel, ¿cuál quieres?

    Esas dos semanas de agosto espero que las aprovechemos bien.

    ResponderEliminar
  3. Ah!! ya estoy de vacaciones y desde aquí me solidarizo con todos esos pobres cuyos jefes impresentables (e hijos de puta, uy! ¿he dicho yo eso?) les joden de una forma o de otra las suyas.

    ResponderEliminar
  4. No veo que tiene de ranciedad el que no me guste la playa. Yo no digo que los que disfrutan de la playa son rerancios. Les dejo tranquilamente con sus disfrutes, pero a mí no me gusta.

    ResponderEliminar
  5. No veas como te entiendo, a mi tampoco me gusta la playa. También prefiero dedicara leer esos minutos en vez de estar socarrándome bajo el sol.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Bienvenida, Valenciana en Dresden, y gracias por comentar. Dresde es una ciudad que ni pintada para leer en verano, no?

    ResponderEliminar
  7. Pues yo estoy en Düsseldorf sin niña y daría algo por estar en la playa con ella sin tiempo para leer.Es que siempre queremos lo que no tenemos.Estoy leyéndome"Petirrojo".

    ResponderEliminar
  8. Yo de Düsseldorf solo conozco el aeropuerto, que, por cierto, me parece de los mejores en los que he estado.

    Es cierto que queremos lo que no tenemos, somos así. Espero que petirrojo te guste, pseudosocióloga!

    ResponderEliminar
  9. LA PLAYA ES LO MAS RELAJANTE Y ENVOLVENTE QUE HAY, PERO SIN NIÑOS JAJAJA....ES COMO IRTE A HACER YOGA CON NIÑO,JAMAS.Y NO ERES MAL PADRE, SIMPLEMENTE ERES PADRE JAJAJA, QUIEN LO ES TE ENTIENDE PERFECTAMENTE.

    ResponderEliminar
  10. Arwen, gracias por comentar. Desde luego que con niños la playa es mucho más estresante, pero incluso sin ellos, a mí lo de torrarme al sol no me gusta nada. Estar tumbado y notando como me quemo no es una sensación agradable, al menos para mí. Sé que la playa tiene muchos partidarios, pero yo no soy uno de ellos. Prefiero quedarme tomándome unas canecas (jarras) de cerveza en el chiringuito!

    ResponderEliminar
  11. Pues a mií tampoco me gusta la playa. Esa arena que no hay manera de quitársela, esa sal, esos niños que, como dices, se pierden con una facilidad pasmosa, esas aglomeraciones de sombrillas, toallas y bolsas de playa ...

    Y de mal padre nada de nada. Los que lo somos, los queremos muchísimo, pero soñamos con quedarnos solos unos días. Sería como "Solo en casa", pero al revés. ¿Te imaginas que se van todos y se olvidan del padre? Lástima que sólo pase en las películas. ;-)

    ResponderEliminar
  12. Pues coincidimos en todo, Pater Familias, pero ya verás que cuando se cumpla lo que dices y se vayan de casa no haremos más que echarlos de menos...

    ResponderEliminar
  13. Ay, cómo te entiendo. Lo único que me gusta de la playa es el mar. Me doy un chapuzón, nado un rato (mucho mejor que en una piscina, dónde vas a parar), paseo hasta que me seco, repito el proceso y para casa. Creo que hace más de diez años que no he estado más de dos horas seguidas en la playa.

    ResponderEliminar
  14. Doctora, esa es una buena opción playera. El problema es que en Oporto hay unas corrientes muy fuertes y el agua está bastante fría, así que los baños son cortos.

    Además la playa tampoco da para muchos paseos. Es una playa pequeñita que se llama Lavadores, que según los oriundos viene de lavar dolores, dicen que el agua es muy buena para los huesos y los pulmones...

    ResponderEliminar
  15. Entre las cosas que tenemos en común: jamás he tenido pantalones cortos.

    Aunque hace dos años que no voy, 5 días en la playa de San Juan (¡¡fuera de temporada!!), alquilando dos tumbonas y un enorme parasol, y leer librotes así medio tumbado, es magnífico. Después de comer en un chiringuito, 80 metros atrás de las tumbonas, viendo cómo se vacía la playa y la luz, al cambiar el ángulo de incidencia, sorollaíza el mar, volver a las tumbonas, elegir un libro de bolsillo y leer durante casi una hora paseando por la orilla con el agua por encima de los tobillos es un placer divino.

    Ahora que lo pienso, todo esto empezó a producirse cuando ya íbamos sin Luichico. No me acuerdo demasiado de cuando "desaparecía asombrosamente".

    ResponderEliminar
  16. NáN, cómo va tu recuperación? Espero que mejor y que por eso has podido pasarte por aquí un ratito!

    Es que tal y como lo cuentas hasta a mí me dan ganas de ir a la playa!

    Hoy vamos a ir a comer a un restaurante, aquí los chiringuitos son más como bares, sin comidas (al menos los que están cerca). Y me voy a pedir unas lulas grelhadas (calamares a la brasa) que me van a quitar el sentido!!

    ResponderEliminar
  17. De acuerdo contigo palabra por palabra, la playa me irrita, el sol me molesta, la arena me pone muy nervioso, los niños son estupendos pero no cada minuto de cada hora. Disfruta desde ese balcón que tiene una pinta estupenda!

    ResponderEliminar
  18. Pues nosotros acabamos de volver de vacaciones de una de esas maravillosas playas de Cádiz que tienen muchos kilometros de longitud, agua ni fría ni calentorra y poca gente; y la verdad es que, gustandome a mi mucho mas la montaña que el mar, he de reconocer que hemos vuelto encantados.

    Si alternas un rato de natación, juegos con los chavales, paseito con la parienta hasta donde parece que se acaba la playa (gran error, cuando llegas al punto donde creías que finalizaba, ves que aún queda como mínimo otro tanto), y un ratito de lectura (Algo va mal de Tony Judt; muy instructiva, la recomiendo), los días pasan de forma agradable y logras desconectar totalmente.

    Y en cuanto al tema pantalones largos, el hotel en el que hemos estado (lleno de alemanes) nos lo exigía a los hombres para la cena. De milagro lleve yo unos, puesto que ni se me ocurre llevar otra cosa en verano que mis pantalones cortos. Pero como zapatos de vestir no llevaba, me presentaba a cenar todas las noches (para regocijo de mis vástagos) en pantalon largo y sandalias.

    ResponderEliminar
  19. Ay, Cadiz, es que eso son playas de primera división... Pantalones largos y sandalias XDDDD

    ResponderEliminar