Cantes de ida y vuelta

No sé si os he comentado, seguro que sí porque ya llevamos más de 450 entradas, que yo voy a trabajar andando. Ir a trabajar andando en Madrid es un privilegio enorme. Eso lo sé y es una de las cosas que valoro para seguir trabajando aquí. Estoy cerca de casa, del colegio de los niños, en el centro de Madrid, bueno, eso es discutible porque el centro de Madrid es algo difícil de definir, pero, vamos, en la Castellana.

Todos los días voy y vuelvo andando de casa al trabajo y del trabajo a casa. Bueno, todos los días no, cuando llueve voy en metro, aunque tardo prácticamente lo mismo al menos no me mojo. Incluso cuando aprieta el calor y tengo jornada de verano, a las tres y pico, como un campeón, me enfrento a atravesar la Avenida de América a pleno sol que eso sí que es de héroes o de locos. Ni un árbol, solo unos que hay en macetas, en toda la plaza. El infierno debe ser algo parecido a atravesar esa plaza a 40 grados mientras revolotean a tu alrededor unos cientos de niños de tres y cuatro años chillando. Al menos yo no puedo imaginarme nada peor que se repita durante toda la eternidad... (tiemblo de pensarlo) y eso por no mencionar el sudor bigotil que dentro de nada será mi compañero inseparable de trayecto.

Como casi siempre me he ido por los cerros de Úbeda y no era de esto de lo que quería hablar, ustedes me perdonen, pero después de haberme tomado un montado de jamón -otro inciso, los que no tenéis jamones en el curro ¿cómo lo aguantáis?, cierro el inciso- y tengo un cierto estado de euforia matutina que tiene a mis neuronas funcionando a todo trapo. A lo que iba es a que los seres humanos somos animales de costumbres. De costumbres y de horarios. Así que en mi ruta habitual, hay puntos más o menos exactos, en los que me cruzo con personas singulares a las que les tengo echados el ojo y que cuando no me las encuentro durante un tiempo, pues las echo en falta. Hay, por ejemplo, un señor con el que me cruzo casi siempre entre el intercambiador de Avenida de América y María de Molina que me recuerda a Paco de Lucía.

Tiene su calva prominente y el pelo lacio y largo alrededor de esta. Y yo me lo imagino con la guitarra tocando unas alegrías o algo así. Además me acuerdo del sketch ese de Martes y Trece de a Paco le lucía:



Una tontería, lo sé, pero es mejor no asomarse a los abismos insondables de la mente humana porque no sabes lo que puedes encontrarte por ahí.

También me encuentro a una señora, bueno, a ver como digo esto... iba a decir mayor, pero es que nosotros también vamos teniendo una edad... diría de unos cincuenta y cinco años o así que va siempre con una cara super seria, incluso triste.

Otras veces me cruzo con camiones de reparto mal aparcados en la acera, hay uno de schweppes que deja poco sitio para pasar y siempre pienso en robarle una caja de tónicas. Al momento pienso que a dónde iba yo andando con una caja de tónicas por Avenida de América, pero el pensamiento me viene. Ya os digo que no conviene profundizar en la mente humana y menos en la mía.

Y al final vamos llegando a donde quería llegar y es que desde hace unas semanas, desde la llegada del buen tiempo, pongamos por caso, me cruzo en mi calle con una señora o señorita que tiene un escote que deja en vergüenza al de Alaska:

Y me llama la atención, ¡qué queréis que os diga! Porque recato, poco la verdad. Lleva unos escotes tremendos, tiene unas tetas tremendas y van dando unos botes tremendos y yo, que no soy muy de fijarme en la gente por la calle, en esta sí que me fijo, sí.

Y eso es lo que quería contar, ya ves tú que tontería...

17 comentarios:

  1. Te ha quedado fino,fino,filipino. XD. Creí que el post iba de flamenco...y mira como acaba.
    Por cierto, esas ganas de robar me dan a mi también. Me consuela
    P.D. Sigo leyendo vuestros post pero no comento. Desde el móvil es un engorro

    ResponderEliminar
  2. Pero bueno, ¿tú qué haces mirando otros escotes? ¿eh?

    45 años mayor... te van a dar hasta en el carné de identidad.

    Si en lugar de jamón tuvierais ginebra ya tenías uso para las tónicas robadas.

    ResponderEliminar
  3. Yo también iba andando al trabajo y cada día me encontraba a la misma gente por el mismo sitio, a la misma hora. Había un hombre muy alto, con cara seria que iba siempre trajeado. Un día dejé de verle y tiempo después le encontré en otro sitio vestido de chándal, así que deduje que le habían despedido.
    Yo más que con los escotes, flipo con los pantaloncitos que lucen algunas en cuanto empieza a hacer calor.
    Creo que los llevan debajo todo el año, y cuando notan que la temperatura sube a más de 30 grados se quitan los vaqueros estén donde estén y van ya con los pantalones cortos.

    ResponderEliminar
  4. jajajjaja... me ha encantado. Y es verdad, yo llegó un momento en que siempre me cruzaba con dos monjas. Me tenían muy intrigada porque en vez de entrar salían del colegio de Mª Auxiliadora y se iban casi siempre corriendo.
    Por cierto, casi lloro con la frase "los que no tenéis jamones en el curro ¿cómo lo aguantáis?". No sé, los bizcochos no son lo mismo ;)

    ResponderEliminar
  5. Phaskky, pues nada, un día nos animamos y montamos una fiesta!!

    Anniehall, he dicho 55 años, ya sé que vamos teniendo una edad, pero esa señora estaba empezando la universidad cuando yo iba a párvulos. Para mí es mayor, aunque cada vez menos, eso es verdad.

    Es una teoría interesante, Doctora, aunque yo no me encuentro a chicas de esas luciendo muslamen, salvo en la universidad, claro.

    ResponderEliminar
  6. Eliahh, ya te imaginabas una película monjas a la carrera, seguro. Y los bizcochos no son los mismos, no, pero vosotros tenéis viernes con salchichas y cervezas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora mismo vengo de tomármelas en la terracica al sol y no veas, tengo un contento y un sonrojo que no quepo en mí ;)

      Eliminar
  7. Por menos te podía haber caido una bronca de tu contraria. Suerte que parece se lo ha tomado bien, pero has estado en el filo....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tanto tiempo y que todavía no me conozcas, Gonzalo. Mallllll

      Eliminar
  8. Mi señora se lo toma a bien, Gonzalo. Ella es la primera que va mirando a todo el mundo, principalmente a las mujeres y principalmente al culo de las mujeres...

    ResponderEliminar
  9. Así que ya hace calor en Madrid... Mañana voy para allá ¡Aupa Athletic!

    ResponderEliminar
  10. Sí, sí que hace calor y el fin de semana más!

    ResponderEliminar
  11. Cuando he visto el título del post y la foto de Paco de Lucia he pensado que me ibas a levantar el ánimo, porque creí que ibas a hablar sobre esto,

    http://www.youtube.com/watch?v=2oyhlad64-s

    que es una canción que me anima. Claro que todavía tenía pelo, y por lo tanto no se parece a tu hombredelintercambiador.

    Luego al empezar a leer he empezado a discrepar (no cambio la ventaja de las vistas desde la ventana de mi casa, con la ventaja de ir andando a trabajar atravesando ríos de coches o plazas infernales con nombre de avenida).

    Mi oposición se ha vuelto más radical cuando has llamado señora mayor a una de 55 años. Que sepas que para los de mi edad (aunque aparento 49 en realidad tengo ya 50), todavía entraría en la categoría de “chicas”.

    He tenido que llegar hasta el final del post para que al final se cumpliese mi propósito inicial, mas por mi imaginación, que por la ilustración.

    ResponderEliminar
  12. Hermano E, ya sabía yo que pusiera donde pusiera la edad iba a tener problemas. Es una señora, para ti una chica, a la que yo hablaría de usted si alguna vez se diera el caso, por lo que para mí es una señora.

    Que eso depende también mucho del background. Por ejemplo, yo estoy en una Escuela de una Universidad. Seguro que para la mayoría de ellos yo soy un carcamal, un señor, aunque yo me sigo viendo como un jovenzuelo.

    En fin, que me lío. Ah, y lo de la imaginación es buena cosa. No querrás que vaya con la cámara y le haga una foto, no?

    ResponderEliminar
  13. Muy bueno, he llegado a pensar que nos cantarías algo al final.

    La mujer seria tal vez tiene un rictus un poco bajo nada más, y va de un humor excelente. (esto lo pongo realmente para dar una alternativa de acuerdo en cuanto a la edad de la señora)

    ResponderEliminar
  14. Puede que sea simplemente la apariencia, Carmen. Espero que sea así.

    Lo de cantar mejor que no lo intente, Carmen. De verdad. Además soy terrible para las letras de las canciones. Siempre me acuerdo solo de una frase de la canción y la repito todo el rato. Anniehall se ríe de mí por eso...

    Y qué me pega decir, Bichejo? ;-)

    ResponderEliminar