Caricaturas y retratos

"¡Desconfiad de los escritores para señoras! Yo no sé si será por despecho, pero yo he observado que casi todos los seductores, casi todos los hombres que gustan mucho a las mujeres, son unos majaderos. Los que les gustan como literatos lo son siempre. Hay mujeres de buen gussto, que saben seleccionar los amigos y los libros, pero son la excepción".
Julio Camba. Sobre Marcel Prévost.

Pues me he leído este libro de Camba. Ya sabéis que yo es adoración lo que siento por Camba y Anniehall, consciente de ello, le pidió a los Reyes Magos este libro para mí.

El libro contiene, como dice el título, retratos y caricaturas de escritores y de filósofos que ha recopilado el editor de entre los artículos que pubicó Camba.

Hay que decir que se ven dos Cambas. Uno, el de los primeros artículos que, dicho sea sin ánimo de desmerecer, me parecieron un poco aburridos. Falta el humor y, claro, eso se nota mucho en Camba.

Pero luego (supongo que fue buscando su sitio y encontrando su estilo) aparece el Camba divertido , reivindicativo y que te hace pensar. Cuando dice las cosas a la ligera es cuando más serio se pone. Él encontró la manera de decir cosas importantes a través de anécdotas y chascarrillos.

Hay semblanzas de personajes conocidos y otros que, al menos para mí, son totalmente desconocidos. Entre los conocidos aparecen Blasco-Ibáñez, Rubén Darío, George Bernard Shaw, Maxim Gorki, Nietzsche...

Está bien. Es un libro entretenido y a ratos muy divertido. Ya os he dicho que hay una cierta irregularidad, pero por otro lado da una idea de la evolución de Camba. Unos párrafos:

"En cuanto a la Acrópolis, es cierto que emociona a todos los que la visitan; pero el viajero que sepa analizar su emoción no tardará en descubrir el engaño. No es la Acrópolis lo que le emociona. La emoción la lleva él en sí. Es una emoción literaria que no se produce nunca espontáneamente en el viajero. Cuando yo iba camino de la Acrópolis, aprovechando unas cuantas horas durante las cuales el barco en que yo viajaba se detenía en el Pireo, me hacía mentalmente esta reflexión: «¡Tendría gracia que, después de haber aguardado con tanta emoción el momento de ver la Acrópolis, llegase allí y no me emocionase nada!» Me emocioné un poco, lo suficiente para no quedar en ridículo y para demostrar cierta cultura; pero la verdad es que la Acrópolis se parece bastante a los Cuatro Caminos".

"―Pero ¿no se aburre usted, Ciges? ―le preguntaba yo a mi amigo muchos días al verle solo en un rincón del hotel.
―Yo no. Yo no me aburro nunca.
En cambio yo me aburría como una ostra.
―Usted ―me dijo una vez Luis Bello― cuando no de divierte, se aburre.
Es exacto, y lo mismo nos ocurre a todos los hombres de buen humor. Yo cogería al hombre más alegre del mundo y le pondría en el desierto; a los ocho días se habría muerto de pena. En cambio, estos hombres insociables y melancólicos como Ciges se tasarían la vida encantados en los arenales del Sáhara o entre los muros de una prisión. Para los hombres tristes no existe el tedio ni la pena. Esas son cosas exclusivas de los hombres alegres".

Si os gusta Camba. leéroslo, no os defraudará. Si no habéis leído nada suyo, mejor empezar por Mis páginas mejores, no os arrepentiréis.

3 comentarios:

  1. Pues lo apunto. A mí me parece muy divertido, incluso cuando se pone serio.

    ResponderEliminar
  2. ¿Y nadie va a decir lo que se parece a Zaplana es a caricatura de Camba? ¿Nadie? hombrepordiossss

    ResponderEliminar
  3. Este es divertido, lo que pasa es que en cualquier recopilación los hay más y menos graciosos, Carmen. Además al estar en orden cronológico se aprecia la evolución.

    Anniehall, tu obsesión con Zaplana es enfermiza, desde aquí te lo digo... :P

    ResponderEliminar