Cristalizaciones



Os voy a hablar de este libro que me acabo de leer. Va a ser una reseña un poco distinta porque en este caso el autor es un amigo mío.

Creo que ya he hablado de esto alguna otra vez, pero que sepáis que el mundo de la ingeniería no es un reducto de frikis que están más cómodos delante del ordenador que con personas, o de ignorantes indiferentes hacia la cultura, o profesionales bienmandados que son poco más que robots incapaces de ser creativos.

Yo he tenido la suerte de conocer a muchos ingenieros. Y, aunque los haya estereotípicos, hay muchos que son personas muy creativas.

Uno de ellos es Tomás. Tomás ha sido compañero mío en la carrera de ingeniería, y más importante que eso, es un amigo.

Tomás tiene su página online yambria que os animo a que visitéis, ahora ya no está su revista sobre indagaciones literarias, aunque podéis ver los distintos números (en alguno de ellos escribo yo). Me ha dicho que tiene facebook, pero como yo no gasto de eso no os puedo dejar un enlace, bueno, , pero no tengo facebook. También tiene esta página del libro.

Respecto al libro en sí parte de uno de los temas que siempre le han interesado a Tomás, el orden espontáneo y el azar como elemento creativo. En este caso las cristalizaciones se definen como "impurezas, puntos de partida, impulsos que se alejan del camino común para construir un pequeño orden nuevo, más o menos absurdo, más o menos efímero". Así los cuentos que ha reunido tienen en común instantes insólitos, cambios de paradigma en apariencia no trascendentales, casualidades, que cambian la vida y dan un impulso distinto a la existencia. No mejor, ese azar no tiene por qué ser redentor, es simplemente el catalizador de algo que Tomás utiliza para hacernos pensar.

No os voy a contar sus historias, tenéis que leerlas, simplemente os diré que salen grafiteros, niños prodigios, viejas milenaristas, mujeres obús y MenteGoogle.

La verdad es que no sé cómo podéis haceros con uno de sus libros. Este fin de semana lo presentó en Madrid y dentro de poco lo presentará en Barcelona. No sé si tiene intención de venderlo en digital en Amazon o algo así. Podéis pasaros por su página donde pondrá información.

No quiero terminar sin referirme a las ilustraciones a cargo de Elena Hormiga, son de las que, al igual que los relatos, te hacen pensar. Son ilustraciones en blanco y negro (más negro que blanco) que se insertan dentro de cada historia y hay veces que se entienden directamente y otras en las que hay que buscarles las vueltas.

El libro es muy corto (no llega a cien páginas) y se lee rápidamente, aunque como ya os he comentado las historias dan qué pensar y muchas veces los finales son bastante abiertos.

Pues, nada, a esperar a que se anime a escribir más y a que os lo pueda contar aquí en el blog. Enhorabuena, Tomás.

3 comentarios:

  1. Mola.
    (La página y la descripción del libro)

    ResponderEliminar
  2. Gracias @desgraciaito! Un placer contar con tu crítica. Y por si algún alma atrevida decide adentrarse en el mundo cristalizador, tres lugares en Madrid donde encontrarlo:
    La Integral en C/León, 25; Mad is Mad C/Pelayo, 48 y Arrebato Libros C/La Palma, 21
    Abrazos
    @yambria

    ResponderEliminar