El Abuelo que Saltó por la Ventana y Se Largó


Como ya os conté en el post anterior este libro me lo regaló mi hermana por mi cumpleaños. Me dijo que había oído una entrevista en el programa de Toni Garrido y que le parecía que podía estar bien. También vi parte de una entrevista en el programa pagina2.

La verdad es que el autor, Jonas Jonasson, me cae un poco gordo porque resulta que tenía una empresa de comunicaciones o de informática o de internet o de algo, la vendió ganando dinero para vivir holgadamente el resto de su vida y se ha ido a vivir a Suiza y ahí le ha dado por escribir. Y además su libro ha tenido mucho éxito y se habrá hecho aún más millonario... Bueno, ya podéis ver que no es que me caiga mal, es que le tengo mucha envidia!!

Además, para rematarlo todo el libro está muy bien!! Es bastante divertido. Desde luego no es gran literatura, pero es muy fácil de leer y yo, al menos, me he reído mucho mientras lo leía.

La historia (no destripo nada) es la de un anciano que el día de su centésimo aniversario (qué redicho, por Dios!) decide escaparse de la residencia en la que está. Ahí empieza una aventura rocambolesca en la que por una parte nos cuenta sus peripecias de la fuga y por otra los cien años anteriores de su vida y se van alternando los capítulos.

La parte en la que narra su vida nos presenta a un personaje tipo Forrest Gump que está en un montón de momentos clave de la historia y en muchos de ellos es el catalizador de los mismos.

La otra parte es casi de vodevil con escapadas inverosímiles, policías pisándoles los pies, incluso sale un elefante, una elefanta, más bien.

Es muy divertido, de verdad, si queréis una lectura amable y que os alegre. Este es vuestro libro. Os pongo unos párrafos:

"Allan estaba echado sobre un colchón en el suelo del dormitorio de Julius, quién repetía su pregunta desde el vano de la puerta. ¿Qué quería oir Allan primero, la buena noticia o la mala?

-La buena. Y por mí puedes saltarte la mala.

De acuerdo, pensó Julius, y le comunicó que la buena noticia era que el desayuno estaba servido. En la cocina. Café, bocadillos de carne de alce y huevos de las gallinas del vecino. ¿Quién hubiera dicho que Allan volvería a disfrutar de un desayuno sin gachas? Esa sí era una buena noticia. Cuando se sentó a la mesa de la cocina pensó que, mal que le pesase, tendría que escuchar la mala noticia.

- La mala noticia... -dijo Julius, y bajó la voz un poco-. La mala noticia es que con tanto beber ayer se nos olvidó apagar el dispositivo de frío de la cámara.

-¿Y?

-Que ahora mismo ese chico tarambana está bastante muerto. Allan frunció el ceño y se rascó la nuca, antes de decidir que ese pequeño descuido no iba a fastidiarle el día.

-Mala cosa -comentó-. Pero he de reconocer que has dado en el clavo con los huevos, ni demasiado hechos no demasiado crudos."

"El pastor explicó que en ese momento se encontraban en la prisión preventiva de la Organización de Seguridad e Inteligencia Nacional. En otras palabras, que estaban en poder de la policía secreta iraní. Quizá al señor Karlsson eso lo hiciera sentirse protegido y seguro, pero la verdad era que la policía secreta se ocupaba solo de la seguridad del sah. Y en relación con ello, mantenía a la población iraní a raya a base de terror e intimidación, y, en la medida de lo posible, intentaba acabar con los socialistas, los comunistas, los islamistas y demás elementos indeseables.

-¿Como los pastores anglicanos? -preguntó Allan."

Respecto a la edición me he encontrado esta frase, por decir algo porque falta el verbo: "Una bomba atómica no lo hubiera mucho mejor". y hay en el párrafo anterior un lo en: "Quizá al señor Karlsson eso lo hiciera sentirse protegido y seguro" con el que no estoy muy de acuerdo, pero es que yo tiendo a ser leísta.

Ahora estoy con uno de Dickens que me regaló la Fnac en un concurso en tuitter y no me está pareciendo gran cosa, pero ya os contaré.


6 comentarios:

  1. Me recuerda al piscólogo de la peli de Woody Allen que se suicidó y dejó en una nota "he salido por la ventana"

    ResponderEliminar
  2. Esta ventana estaba en el primer piso, así que el estropicio no fue muy grande. ;-)

    ResponderEliminar
  3. Me lo han regalado para mi cumple, así que comento cuando lo haya leido porque a mi no me gusta ni leer las sinopsis de la contraportada.

    ResponderEliminar
  4. Pues ya lo comentamos cuando te lo hayas leído, Pseudosocióloga.

    ResponderEliminar
  5. Me lo estoy leyendo en el viaje a Boston, y me parece muy entretenido. Me encanta el humor negro que se gasta y las situaciones surrealistas en parte me recuerdan al Eduardo Mendoza mas irónico, el del Laberinto de las aceiitunas Y el Tocador de Señoras

    ResponderEliminar
  6. Es muy divertido. Además engancha y se hace corto. Qué envidia por lo del viaje!!

    ResponderEliminar