Au revoir, París

Pues esta vez ya sí que sí... Ha sido mi último viaje a París del proyecto. Tras tres años y medio más de diez visitas a París se ha acabado. La verdad es que este proyecto ha tenido poca variabilidad en los destinos. Hemos organizado unas cuantas reuniones aquí, otras dos o tres en Londres, una en Roma y el resto en París. Intentamos que el checo organizara una reunión en Praga, pero se hizo el orejas, tampoco sé por que, porque es más barato recibir que viajar y esos gastos se pueden imputar al proyecto... el caso es que se acabó lo que se daba.

Me bajé en Montparnasse, compré en la fnac un libro de Barbapapá para los niños y uno de recetas de postres para Anniehall y me fui andando hasta el sitio de la reunión al lado de la Torre Eiffel. Un paseo de una hora más o menos pasando por delante de los Inválidos, La Unesco, la Escuela Militar y la Torre Eiffel. Era como una despedida, un tanto triste. Tampoco es que me encantara esto de viajar y volver a las mil a casa y no tener tiempo de ver casi nada, pero París tiene su aquel. También me organicé para ver cosas como la exposición de Monet en el Grand Palais o la de Manet en el Museo D'Orsay. También he visto el museo de arte medieval en lo que queda de la abadía de Cluny, he paseado por el Boulevard de Magenta que sigo diciendo que lo tenían que incluir en las guías de viaje por sus trajes de boda espeluznantes. He subido andando al Sacre Coeur, le compré a Anniehall otra taza para diestros, siendo ella zurda, como la que le regalé y rompió. Les he comprado a los niños libros. He traído macarons, por cierto los que traje ayer estaban especialmente buenos...

Y ha habido cosas que me hubiera gustado hacer y no he podido. Especialmente dos: haber visitado con tiempo otra vez el Louvre y haber ido a ver el castillo de Vincennes, antiguo palacio real en el que suceden muchas de las aventuras de Dumas.

Podría haberme movido más, podría haber intentado ir a la Ópera Garnier, haber paseado por otros arrondissement... Ocasiones habrá. Tenemos que organizar alguna escapada!

Respecto a la reunión, poco que contar, les aburrí durante una hora, hubo algunas preguntas y me regalaron un boli que no está mal, aunque es más apariencia que otra cosa:

Además me dieron la mala noticia, totalmente contraria a la que me había dicho mi jefe el día anterior, de que nuestra propuesta de un nuevo proyecto había sido mal evaluada por la comsión. Bueno, estará bien evaluada, pero con mala nota...

Compré a Bichejo un imán de nevera muy chulo en el que sale la torre Eiffel y la ola de Hokusai porque allí mismo, al lado del sitio de la reunión está la casa de Japón en Francia. Me quedé con ganas de entrar y comprar algún libro de pinturas, pero me contuve.

Luego estuve tomándome unas cervezas con un compañero de proyecto y nos contamos nuestras penas, yo más penas, por supuesto! Y me fui para Orly en el RER, aunque al tren no creo que lo eche de menos...

El vuelo de vuelta con retraso, as usual.

Ya dijo Enrique IV, primer borbón y hugonote, que París bien vale una misa (yo todo esto lo sé por leer a Dumas, que conste). Vale mucho más que eso, así que le dije un hasta luego pensando en volver...

P.D: Me encanta la aplicación de paper camera para el móvil. Es impresionante!

11 comentarios:

  1. Ostia, que la foto es tuya, ¡pues está genial! Acabo de enamorarme, anuque no sé si con mi patafire se quedarán tan chulas :)
    Lástima que se termine y que no os hayan admitido el próximo, aquí me han preguntado para colaborar con vosotros, así que tienes vía libre para pensar en qué, jeje.
    Por cierto, ¿Anniehall rompió la taza a propósito porque no era para zurdos? O_o

    ResponderEliminar
  2. Pues ahora está de oferta por 49 céntimos en el Market...

    Estaría guay colaborar en algo! Pensaré, pensaré...!!! ;-)

    Ahora creo recordar que no la rompió ella, sino Cristina... el caso es que le cayó otra y también para diestros!! Esta vez ya estaba sobre aviso de que había tazas para zurdos, pero en la tienda no tenían.

    ResponderEliminar
  3. Qué montón de cosas que decir:

    1. la foto es una pasada
    2. soy fanfatal de Barbapapá
    3. tazas de diestro son el mal (recordatorio: 13 agosto, día del orgullo zurdo)
    4. mi imán es superprecioso!! Gracias, dealer. Ya tiene un huequito preparado justo al lado del de Berín

    ResponderEliminar
  4. Me apunto para la próxima vez que vaya a París (si voy) lo del castillo de Vinccenes... con lo que me gusta una piedra). ¿Sabías que Enrique IV era rey de Navarra? Ah! y pensaba que la foto era un dibujo de esos que hay por París, esa aplicación mola!

    ResponderEliminar
  5. Miss Hurry, era rey de la Navarra francesa, no de la española y era protestante para no tener que someterse ni al rey español ni al francés. Hay unos libros de Dumas que son la reina Margot, la dama de Monserau y los cuarenta y cinco sobre esa parte de la historia francesa.

    Bichejo, de lo de la taza no me di cuenta, fue sin pensar. Y luego Anniehall me dijo que no importaba, que le gustaba de todas formas. Es que ella es muy buenita.

    ResponderEliminar
  6. Pues míra, no sabía que era la francesa (no te acostarás sin saber una cosa más :P) Me apunto los libros, que ahora con el kindle están más a mano que nunca!

    ResponderEliminar
  7. Yo me apunto a lo de la escapada, tengo ganas de que nos dé el aire un poco

    ResponderEliminar
  8. Y también pensaba que la foto estaba comprada en un bouquinier a la orilla del Sena.

    Sí, París bien vale una misa. Por cierto, que vale la pena ir a algunas misas en París, especialmente si dan un concierto.

    ResponderEliminar
  9. Pues mira, Carmen, otra cosa por la que volver a París!

    Juanjo, pues habrá que ir organizando algo. Además, parte del placer es el planear... Aunque nosotros este año lo tenemos difícil.

    ResponderEliminar
  10. A saber donde estaremos en otoño!

    Es una cuestión de días de vacaciones, sobre todo por parte de Anniehall.

    ResponderEliminar