Dresde desde el recuerdo II

Nuevamente me ha tocado ir a Dresde, y nuevamente he tenido problemas. Principalmente con Iberia. No sé como sería Iberia hace diez años, pero, hoy por hoy, es la peor línea aérea de las que no son low cost. Son caros, inoperantes, no hay sitio entre asiento y asiento, te cobran por todo... en fin, un desastre.

A esto se ha unido un problema que no sé de donde parte, pero que me ha hecho tener que conseguir la tarjeta de embarque del segundo vuelo de vuelta teniéndome que salir del aeropuerto y volver a entrar. La vuelta la hice con Airberlin y con Iberia. Intenté sacar en el hotel las tarjetas de embarque el día anterior porque, además, el tiempo de enlace era de sólo una hora. Y para más inri, según llegué al aeropuerto de Dresde en el vuelo de ida, vi como el avión de Airberlin, el mismo que tenía que cojer al día siguiente, salía con casi 40 minutos de retraso. Pues eso, que intenté sacar las tarjetas y para el vuelo de Iberia no me dejaron. Decía que era un vuelo con conexión y que sólo podía sacar la tarjeta allí (¿?)

Justamente, si es un vuelo con conexión, lo que quieres es tener conexión no que te hagan salir para volver a entrar en plan gimkana (sólo me faltó hacerlo con una cuchara y un huevo en la boca). Al final lo conseguí y tuve tiempo de tomarme un frapucchino de vainilla y todo. Por cierto, el aeropuerto de Düsseldorf es impresionante, de los más bonitos, limpios y cómodos que he visto.

Referente a mi estancia en Dresde os diré que fue muy corta. Con el lío de las tarjetas de embarque me quedó poco tiempo para pasear. Fui rápidamente a comprar unos juguetes para los niños y una taza de café para Anniehall. Como ya os he contado lo desastre que fui respecto a sus regalos de cumpleaños, pensé en regalarle una taza de café bastante bonita que encontré en una tienda. Pensaréis 'qué detalle!', pues nuevamente metí la pata porque resulta que es una taza para diestros y Anniehall es zurda. Os preguntarés 'una taza para diestros? este está tonto!', pues sí, estoy tonto, pero hay tazas no aptas para zurdos. Esta es la que le regalé:
Muy bonita, pero como podéis ver, no es para zurdos. Me perdí un mercado que había montado en la plaza principal porque ya eran pasadas las 7. Cené solo, que es una cosa muy triste, y me fui a acostar más o menos pronto. Una de las cosas de irse a un lugar norteño en estas fechas es que la luz y el sol son mucho más madrugadores. En un momento de mis sueño giré la cabeza y me deslumbró la claridad. Creí que me había quedado dormido y me sobresalté, cogí el teléfono para mirar la hora y eran.. las 5:30 de la mañana.

Por cierto, releyendo el primer post de Dresde he visto que os mencionaba unas cerámicas que eran carísimas. Nuevamente me las he encontrado, sólo que en una tienda distinta. Os pongo un par de ejemplos que me parecen sangrantes:








Bonito jarrón de precio: 19.400€








Otro bonito jarrón: precio 25.000€

Os diré que la taza de Annie me salió bastante más barata, aunque estos jarrones parece que sirven igual para zurdos que para diestros.

Para terminar os diré que no quiero volar con Iberia, que voy a dejar de buscar regalos para Annie y que la persiana es uno de los mejores inventos del mundo.

7 comentarios:

  1. Tus regalos son buenísimos, la taza y los demás de cumple por mucho que te empeñes en ningunearlos. Han sido unos regalos estupendos.

    ResponderEliminar
  2. Si bonita es, no lo niego. El caso es que es para diestros o zurdos que cojan la taza con la mano derecha. o no?

    ResponderEliminar
  3. Cenar solo no mola nada.

    A mi me gusta más la taza que los jarrones.

    ResponderEliminar
  4. Me entrometo en esta bonita escena familiar... ya que acabo de comentar los anteriores posts sigo:
    Iberia la odioooo!!!! en el 2007 me tocó viajar por latinoamerica de aqui para allá durante unos cuantos meses, comi guarrerías en todos los sitios... pues bien mi estomago se conservó perfecto... hasta que media hora antes de bajar del ultimo avion en Madrid me comí una asquerosidad de iberia porque llevaba 12 horas sin comer...En fin... casi no llego a Zaragoza.
    Anijol zurda como mi monstruito mayorrrr!!!

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias por las felicitaciones Diva y ECDC (os contesto aquí porque yo lo valgo :)). Sí, la taza es preciosisma, mucho más que los jarrones.

    No me sé la historia de Pascual Bailón.

    Y sí, tenemos unos gustos musicales de lo más cool :) (o tal vez antiguo). Ahora los discos están criando polvo porque sólo podemos oir a los payasos de la tele y similar.

    ResponderEliminar
  6. La aversión a Iberia es inevitable. En mi vuelo había un par de estos alemanes, alemanes que era imposible que cupieran en los asientos.

    Cenar solo es muy triste, sobre todo en una cervecería llena de gente. Te pone triste.

    La taza me pareció muy bonita... y a lo mejor la había para zurdos, pero no se me ocurrió hasta que ya era demasiado tarde (que, por cierto, allí es demasiado pronto, porque cierran todo a las 7)

    ResponderEliminar
  7. Uno de mis peores recuerdos es un Madrid-Chicago con Iberia, hubiera pagado porque alguien me cortase las piernas, qué horror de compañía!!!

    Por cierto, a mí me gusta la taza un montón

    ResponderEliminar