Para leer al anochecer

Me he terminado de leer este libro de Charles Dickens que me tocó en un concurso de tuiter de la fnac. Es el séptimo libro consecutivo que me leo en papel y aquí voy a cambiar de nuevo a la digitalidad porque pensé en llevarme de vacaciones El Libro Negro, pero es un tocho de mil páginas que necesitaba maleta propia para ser transportado, así que tendrá que esperar mejores momentos o a que yo esté más cachas, cosa que me temo que no va a suceder por el momento.

Por si hay alguien el el mundo que no lo sepa, este año se celebra el 200 aniversario del nacimiento de Dickens, genio indudable de la literatura.

Ahora bien, este libro es de lo más mediocre de Dickens y es una pena. También hay que avisar que lo más mediocre de Dickens es inmensamente bueno, pero es mucho mejor leerse los Papeles Póstumos del Club Pickwick que este libro.

Este libro contiene una serie de relatos con fantasmas, pero muchos de ellos no son de miedo, incluso los que son de miedo vistos desde nuestra perspectiva actual son bastante poco atemorizantes. Por eso el que en la portada ponga que son una recopilación de las historias más espeluznantes da un poco de sonrojo. Son historias de fantasmas que se aparecen a alguna persona y después se sabe que justo en ese momento se habían muerto, o que tienen alguna cuenta pendiente o cosas así. Incluso hay uno que es bastante divertido y muy corto que se llama El Letrado y el Fantasma en el que una víctima de una aparición le dice al fantasma que por qué siempre se aparecen en el lugar del crímen o en sitios lóbregos, que eso no es vida y que sería mucho mejor que se aparecieran en casas lujosas y confortables o en jardines luminosos a lo que el fantasma asiente y termina yéndose y no le importuna más.

Es una edición muy cuidada como todas las de Impedimenta y es una lectura amena. Yo se lo recomendaría a fanes de Dickens que ya se han leído sus grandes obras, que ya hay, o a quien quiera una lectura un tanto cándida sobre estos fenómenos paranormales. Hay que recordar que Dickens fue socio del Ghost Club, un club dedicado a los fenómenos paranormales. De hecho, el Ghost Club fue la respuesta que di para ganar el libro. Finalmente y como siempre os pongo unos parrafitos seleccionados:

"Entre nosotros se hallaba un sacristán -el idiota con la mollera más dura con el que he tenido la ocasión de cruzarme en mucho tiempo- que planteaba las objeciones más absurdas ante las pruebas más evidentes y que estaba constantemente secundado por dos individuos de su misma especie, unos insulsos parásitos de miras estrechas: los tres habían sido reclutados para el jurado en un barrio tan dado al desenfreno que perfectamente se les podía haber juzgado a ellos mismos por al menos quinientos asesinatos."

"Me dormí y, al despertarme, poco después, tuve esa convicción, que ya había experimentado otras veces, de que no había logrado dormirme en absoluto. Tan convencido me encontraba de ello que, me avergüenza decirlo, incluso me habría peleado con un hombre que se sentaba frente a mí. Aquel individuo llevaba toda la nche -algo demasiado habitual en lo que respecta a las personas que se sientan frenta a uno en los trenes -molestándome con sus piernas demasiado largas y yo diría que demasiado abundantes. Pare empeorar las cosas -al fin y al cabo era cuanto podía esperase de él-, llevaba consigo un lápiz y un cuaderno de notas, con los que tomaba apuntes sin pararsobre quién sabe qué."

"Y cuando pienses en la gran necesidad que existe, querida mía, de más trabajos reservados a las mujeres de los que ofrece nuestra sociedad, no te lances al cuello de los pobrecitos hombres, incluso los que te parezca que suponen un obstáculo, como si ellos fueran los opresores naturales de tu sexo. Puesto que, Belinda, créeme, en muchas ocasiones estos hombres se gastan todos sus ingresos en sus esposas y en sus hijas, en sus hermanas, sus madres, sus tías y sus abuelas; así que la historia no es como parece, no todos son lobos o caperucitas, sino que existen bastantes más personajes en la historia"


Ahora me voy a dedicar a Jo Nesbø y pienso leerme La Estrella del Diablo y El Redentor de una tacada. Ya os lo contaré, si os interesa.


4 comentarios:

  1. El de la Estrella del Diablo, esta bien, es entretenido pero me gusto más Petirrojo.

    El Redentor lo tengo ya metido en el E-book, pero con lo lento que soy (llevo 2 semanas con Breve historia de casi todo y todavía me faltan 50 pg), seguro que me ganas. Mi santa que es una máquina leyendo novela negra, ya se lo ha leído, y dice que es más bien como Estrella que como Petirrojo.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, a ver que tal. Seguro que al menos es entretenido. Lo que me parece es que ya está llevando a un punto demasiado extremo a Harry Hole. No se puede ser tan desgraciado en la vida. Espero que en este y en el próximo vaya avanzando.

    El de una breve historia de casi todo lo dejé en la página veinte o así. No es lo mío.

    ResponderEliminar
  3. Otra vez la editorial Impedimenta. Qué bonitos libros. Ah, y no te tomo la referencia. Aunque digas que no da miedo, a mí los libros de fantasmas (y de miedo) me dan miedo.

    ResponderEliminar
  4. Yo soy bastante miedica, Carmen, y no me parecían de miedo, pero como para gustos hay colores, pues léete lo que te apetezca, faltaría más! :-)

    ResponderEliminar