Esperando a los bárbaros

Hoy os voy a poner un poema famosísimo de Cavafis, seguramente su poema más conocido. Tampoco es muy original el ponerlo porque en estos días de incertidumbre, de vaivenes, de angustia, mucha gente se ha acordado de estos versos. Yo no soy tan original (o tan poco original), se los escuché hace una semana a Luis Alberto de Cuenca en Cowboys de Medianoche, el programa de cine del que soy fan, al igual que Anniehall (bueno, ella es más fan porque fue la que me lo descubrió). Según contó, lleva trabajando sobre la traducción del poema 25 años. Repasándolo y rehaciéndolo una y otra vez. Puliendo una palabra, quitando o añadiendo una coma...

Para mí es la mejor versión que conozco de este poema y os la pongo a continuación. Si alguien quiere escuchar al señor de Cuenca recitar el poema puede hacerlo aquí, al final del programa.

Esperando a los bárbaros

– ¿A qué esperamos todos reunidos en el foro?

Es que hoy llegan los bárbaros.

– ¿Por qué nadie trabaja en el Senado? ¿Qué hacen
sin legislar, sentados, todos los senadores?

Es que hoy llegan los bárbaros
y no vale la pena legislar leyes:
que las dicten los bárbaros.

– ¿Por qué el Emperador ha madrugado tanto
y se ha ido con su trono a la puerta mayor
de la ciudad solemne y coronado?

Porque hoy llegan los bárbaros.
Nuestro Emperador está esperando para
recibir a su jefe como es debido. Incluso
preparó un pergamino para él, con mercedes,
dignidades y títulos sin cuento.

– ¿Por qué nuestros dos cónsules y pretores salieron
hoy con togas de fiesta, recamadas de púrpura?
¿A qué esos brazaletes cuajados de amatistas
y esos anillos con radiantes esmeraldas?
¿Por qué empuñan hoy báculos tan preciosos, labrados
maravillosamente en plata y oro?

Porque hoy llegan los bárbaros,
y esas cosas deslumbran a los bárbaros.

–¿Por qué no acuden hoy los oradores
a decir sus discursos habituales?

Porque hoy llegan los bárbaros
y los bárbaros odian los discursos.

–¿Por qué se ha levantado de pronto esa inquietud
y confusión? (¡Qué serios esos rostros!)
¿Por qué se han vaciado las calles y las plazas,
y han vuelto a casa todos, taciturnos?

Porque se hace de noche y no llegan los bárbaros,
y desde las fronteras no sé quién ha venido
diciendo que no hay bárbaros.

Y ahora, ¿qué va a ser de nosotros sin bárbaros?
De algún modo esa gente era una solución.

6 comentarios:

  1. ND, muchacho, El recuero de ese poema debe estar cruzando el aire, porque ayer mismo escribí un post sobre él (lo tiré, porque no me gusta poner un post en menos de una semana o diez dás). La verdad es que llevo meses recordando cosas del Imperio Romano, el único imperio que respeto porque, a pesar de los pesares, la escena de la Vida de Brian de ¿qué han hecho los romanos por nosotros?, lo revindica. Pienso, sobre todo, en la decadencia, que entonces se producía en siglos y ahora el hundimiento se puede producir en tres días.

    Paulson, el Secretario del Tesoro, en una reunión de un viernes de 2008 con los grandes banquuero americanos, les dijo esta frase: "O firmáis ahora, o este lunes simplemente no existirá la Economía".

    Leí ayer lo de Adif y pensé en enviarte un mensaje de aliento. Tomes la decisión que tomes, seguro que será la acertada.

    ResponderEliminar
  2. El problema es lo que hacemos o dejamos de hacer mientras vienen o no vienen los bárbaros, NáN.

    Gracias por acordarte de mí! A ver como sale todo...

    ResponderEliminar
  3. Maravilloso. Y muy oportuno.
    (y Cowboys de Medianoche me lo empecé a bajar por recomendación tuya -o de Anniehall, no recuerdo - y sigo sin encontrarle el punto. Volveré a intentarlo)

    ResponderEliminar
  4. Pues si no te gusta, pues no te gusta. A mí me gusta mucho. El que menos Luis Herrero, que es bastante cafre.

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno, sí señor.

    A mí me ha recordado a otro drama, menos colectivo, más interior. La obra maestra de Dino Buzzati, "El desierto de los tártaros". Y a Godot también, por supuesto.

    En ese absurdo vital que habitan nuestras almas... es normal que nuestras sociedades se enfrenten a un abismo parecido.

    ResponderEliminar
  6. En el programa de radio hacían la comparación con Godot. Del desierto de los tártaros no tenía noticia, investigaré. Gracias.

    ResponderEliminar