Uno de esos días

Hoy es uno de esos días que podrían cambiar mi vida, o no. Eso es lo jodido, que no lo sabes a priori, sino que eso lo sabrás una vez que todo haya pasado. Vas un poco a tientas, tienes que fiarte de tu instinto y tienes que tener suerte. Sobre todo tienes que tener suerte.

Hoy tengo una entrevista para cambiar de trabajo. Ya os he contado que la cosa por aquí está bastante mal y además nuestro jefe dice lo mismo y lo contrario a la vez. Por un lado te dice que no te preocupes, al momento te dice que él no tiene poder para detener los despidos y a continuación que si me quieren contratar que lo hagan rápido antes de que me despidan para terminar diciendo que confía mucho en mí y que hay proyectos para que siga si quiero. En fin, como buen malabarista confunde al espectador dejándolo con cara de estupefacción.

Pero, claro, al final es mi vida y mi familia y mi hipoteca... Llega el momento de cambiar. De hecho es aquí donde he trabajado los últimos 11 años, prácticamente toda mi vida. Sé que tengo cierta valía, que sé hacer cosas, pero la vida empresarial es diferente a la vida que he llevado. ¿Encajaré bien? ¿Les gustaré? ¿Me gustará? ¿Me eligirán? ¿Me pagarán bien? ¿Qué tendría que pedir? ¿Tendré que viajar mucho? ¿Me dirán que muchas gracias, pero que soy demasiado experto (ya me ha pasado)?

En fin, dudas, dudas y dudas. En principio el trabajo parece que exige que me vaya unos tres meses al Reino Unido a formación del equipo de trabajo y luego volvería aquí, a Madrid. Además, fuera de esta entrevista no hay muchos más frentes abiertos. el tema de París parece ya descartado (y eso que Bichejo ya se veía desayunando croissants en París...), sé que fuera hay trabajo, pero tampoco quiero emigrar, al menos de momento.

Todo esto me ha hecho que hoy me haya despertado a las 2:30 de la mañana dándole vueltas a la cabeza. Al final sí voy a tener un centrifugueitor dentro de mí!

No sé, esa sensación de estar en el precipicio con la que ya me había acostumbrado a vivir puede que cambie en unos días. Espero que sea así. Quiero que sea así...

Perdón por la chapa, pero a alguien se la tenía que soltar y ya os mantendré informados...

23 comentarios:

  1. Sólo te voy a decir una cosa, y es que por gente como tú en las empresas matan. Y si en la de hoy no, es que no es la correcta, te lo digo ya. Aunque haya que darle la razón al malabarista en algo, sí que es verdad que lo que has aprendido en estos 11 años es mucho más de lo que podrías haber aprendido fuera, si hubieras estado todo el tiempo haciendo las mismas tareas en el mismo departamento.
    Así que suerte, ¡y al toro!

    ResponderEliminar
  2. suerte y te deseo que pase lo que pase ,sea para mejorar tu calidad de vida y la de los tuyos !!!
    Un abrazo muy fuerte por si te sirve de bálsamo durante la incertidumbre de la espera

    ResponderEliminar
  3. Mucha suerte !!! Yo llevo 13 años en el mismo sitio y suientes cierto vértigo ante un cambio, pero al menos en mi caso, he cambiado de proyectos que al fin y al cabo ha sido como cambiar de empresa, y en todos los casos he acabado saliendo a flote.Por tanto, ánimo y que sea para bien (Aunque sea menos glamouroso que lo de los croissants)

    ResponderEliminar
  4. Está claro que lo vas a hacer fenomenal y que les vas a encantar. Así que lo importante es que ellos te encanten a ti.

    De mis croissants parisinos ni te preocupes, el fútbol inglés seguro que es muy entretenido ;)

    Mucha suerte y cuéntanos qué tal te ha ido cuando acabes!!

    ResponderEliminar
  5. Mi hijo pequeño se lo olia y para que no pasases el desveló solo me ha tenido en jaque desde esa misma hora 2:30.
    Suerte, te mereces librarte de estos sufrimientos del malabarista.

    ResponderEliminar
  6. Mucha suerte, yo viví la misma situación y me tiré a la piscina porque no lo soportaba más, cambié de sector y de vida y no me he arrepentido ni un solo día.
    Es muy sano cambiar de aires de vez en cuando.
    Mucha suerte, aunque insisto en que la suerte la van a tener ellos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias a todos, me vais a tocar la fibra sensible... ;-)

    ResponderEliminar
  8. De perdón nada, para eso tienes tu blog, para desahogarte. Mucha suerte con la entrevista, y con el puesto.

    ResponderEliminar
  9. Suerte, aunque no hay forma de saber que es lo mejor.

    ResponderEliminar
  10. Suerte y al toro!!!!. Yo creo que, por lo menos, hay que intentar mejorar. Si sale bien, y si no sale es que no era tu oportunidad.

    ResponderEliminar
  11. Es lo que tu dices, la clave es tener suerte, pero eso no lo puedes saber a priori.

    Yo en mi caso he tenido mucha, en 25 años que llevo currando sólo me he cambiado dos veces y ambas para mejor. Como sabes donde estoy ahora tiene sus cosas, pero en la empresa donde estaba antes les ha ido mucho peor, de hecho ya llevan varios EREs, y un mal ambiente increíble.

    Ahora que eres joven es cuando te tienes que arriesgar, pero sin dar un portazo, por si acaso tienes que volver, que nunca se sabe (parece un obviedad de sentido común, pero si yo te contara....)

    ResponderEliminar
  12. Pues muuucha suerte. Por desgracia, más de uno vivimos momentos de incertidumbre en estos momentos. Es la época que nos ha tocado vivir y supongo que estas son las cartas con las que nos ha tocado jugar. Así que, juguemos pues...
    Besos!

    ResponderEliminar
  13. Hay empresas que todavía buscan profesionales (no la mía, pero las hay...), aunque da miedo el salto, en los tiempos que corren. Antes, con otra coyuntura (otras edades y menos responsabilidades) no temíamos tirarnos de la moto. Ahora parece que cuesta más, pero mejor esto que "pudrirte" (en el buen sentido) donde estás.

    Suerte y al toro!!!!!!!

    ResponderEliminar
  14. Ya habrás hecho la entrevista... espero que haya ido bien y que consigas el trabajo, si es lo que quieres.

    ResponderEliminar
  15. Muchas gracias a todos. Ahora os contaré la experiencia.

    ResponderEliminar
  16. Vértigo es que hoy sea mi último día de trabajo después de 16 años en la empresa (cierra) y 20 años trabajando en el mismo sector, y no tener ni un frente abierto.
    Lo siento, tenía que contarlo.

    ResponderEliminar
  17. Pues sí, eso es peor. A mí todavía no me han echado.

    Mucho ánimo y un abrazo!!

    ResponderEliminar
  18. Respuestas
    1. Lo siento Anita, espero que se abra algún frente en breve.

      Eliminar