El Libro Negro

"Si solo van a comprar un libro este mes, que sea este. Si solo van a comprar uno este semestre, que sea este. Si solo tienen fuerzas para enfrentar el horror una vez en muchos años, que sea esta."
Jorge Ferrer, traductor de El Libro Negro.

Ya he acabado con este libro. Bueno, realmente ha acabado por hartarme y he dejado sin leer una buena parte, Concretamente la parte dedicada a Rusia, Lituania y Letonia. He leído algo menos de dos tercios del libro que es la parte dedicada a Ucrania, Bielorrusia y a los campos de exterminio y he de decir que me ha decepcionado profundamente. No voy a decir que es una mierda de libro, aunque podría, pero he llegado a él totalmente engañado.

En primer lugar, aparece que es un libro de Vasili Grossman e Ilyá Ehrenburg y Vasili Grossman habrá escrito como mucho cien o ciento cincuenta páginas del libro. Eso incluyendo en las que actúa como editor de relatos o cartas de otras personas. Yo a eso lo llamo engaño, pero puedo aceptarlo. A fin de cuentas es autor y como tal aparece.

También podéis ver en la cita del inicio cómo el traductor del libro lo recomendaba vivamente y a poco que rasques un poco en internet no hay más que loas al libro. Eso también está muy bien, pero me apuesto con quien quiera a que nadie de los que ha hecho esas loas, incluido el traductor, se ha leído el libro. ¿Y que por qué digo eso? pues os voy a poner varios ejemplos, ¡no os pongáis nerviosos! Creo que debo ser la única persona que se lo ha leído, no en su totalidad como ya os he dicho, porque tiene tal cantidad de erratas y errores que no me puedo creer que este libro haya salido así a la venta después de que alguien de la editorial lo revisara.

Voy a poneros algunos ejemplos de lo que digo:

"Había aun otro hombre en el que resultaba difícil no reparar". Aún debería estar acentuado, al menos así me lo enseñaron a mí. Si se puede sustituir por todavía, va acentuado.

"Apenas unos días más tarde el coronel Tudose, comandante de la ciudad, mandó a instalar el gueto". Mandar a instalar...

"Ribbe le quitó el sostenedor a Lina Noy y se lo guardó en el bolsillo". ¿Quién dice sostenedor? Sostén todavía, pero ¿sostenedor?

"Burdenko: ¿Cuando los alemanes comenzaron a incinerar cuerpos?". Puede que sea gramaticalmente correcto, pero chirría.

"Las vejaciones y los golpizas eran constantes". Los golpizas debe ser algo así como los albóndigas en versión nazi...

"¿Sabes qué haremos? -me preguntó-: Te seguiré afeitando gratis hasta que no te mueras". Será hasta que te mueras o mientras no te mueras...

"En una ocasión se escucharon horribles fritos que provenían del tercer campo". Los horribles fritos...

"Sus técnicos procedieron deprisa los trabajos de construcción de cuatro potentes crematorios y otras tantas cámaras de gas en Birkenau". Que alguien me explique que es procedieron deprisa los trabajos...

"Cada uno de estos trenes cargaba entre mil quinientos y trescientos pasajeros". No sé si es una errata, pero decir entre 1500 y 300 no es lo habitual. Lo suyo sería entre 300 y 1500, lo que me hace dudar de que esos 300 sean ciertos.

Supongo que habrá muchas más de las que no me habré dado cuenta y otras en la parte que no me he leído, pero no puedo aceptar que un libro que me ha costado 35€ y haya sido tan publicitado tenga unos fallos tan lamentables. Supongo que nuevamente escribiré a la editorial para contarles mi decepción, aunque de poco servirá.

Tampoco voy a meterme con el traductor, aunque también algo de responsabilidad tendrá, digo yo. Por ejemplo, el que cada dos páginas aparezca la palabra golpiza, que es cierto que es una palabra española, pero americana (he mirado y resulta que el traductor es cubano). Pero supongo que el problema es que se manda a la imprenta sin que nadie se lo haya leído o sin que nadie compruebe que el que tenía que leérselo se lo haya leído. Luego aparecen las loas a la obra magnífica y todos nos lo compramos.

Bueno, voy a entrar también en el contenido del libro. Ya he dicho que me esperaba otra cosa. Creía que iba a ser una narración de todos esos hechos horribles hecha por los autores, pero eso sucede rara vez a lo largo de las 1200 páginas. Es más bien una compilación de relatos de testigos, cartas y resúmenes de procesos. Lo que se cuenta es terrible, por supuesto, pero está hecho con un tono propagandístico de loas a Stalin y al ejército rojo que le quitan verosimilitud.

Esas descripciones del ejército rojo como luchador por la libertad y el saber lo que la URSS había hecho antes y después a sus ciudadanos hace que esos tormentos sean más difíciles de creer. No digo que no sean ciertos, pero el que todos los relatos sean iguales, el que den más valor a la vida de los intelectuales y profesionales cualificados, el que todos los nazis disfruten partiendo espaldas de niños y ensartándolos con bayonetas... No sé, le da un tono que me ha aburrido. Es muy repetitivo y entre eso y las erratas que encontraba me ha hecho abandonar.

Aún así tiene partes bastante buenas como, por ejemplo, la parte sobre los campos de exterminio y en particular la descripción de Treblinka, aunque en el libro dice que es una versión reducida de este libro, que sí que es de Grossman. Grossman, de hecho, iba acompañando al ejército rojo cuando descubrieron Treblinka y esa parte es realmente estremecedora y solo por ella merece la pena comprarse el libro. Solo que como esa parte sin cortes está en otro libro que es más barato y que está escrito, espero, por el señor Grossman, merece más la pena comprarse ese otro libro.

Si queréis un buen libro sobre ese periodo y la muerte de millones de personas os recomiendo Tierras de Sangre, que es de la misma editorial (comentado aquí).



Si queréis ver si sois capaces de ser la primera persona que se lee de cabo a rabo este libro contaréis con mi admiración, pero os aconsejo que invirtáis vuestro precioso tiempo en otras lecturas mejores.

Os podría poner algunos párrafos, pero esto va quedando largo y además parece que Hermano E. tiene ciertas ganas de leer el post porque por error le di a publicar ayer.


16 comentarios:

  1. La verdad es que no me llama nada la atención. No me pide el cuerpo leer sobre horrores y además no quiero empezar con la IIGM, que el que va, no vuelve. Y a mí no me da la vida como para otra obsesión más.

    Lo de escribir a la editorial me parece estupendo, manda huevos que te gastes una pasta en un libro y que no esté en condiciones. Igual no sirve de nada, o igual sí. Pero por lo menos que sepan que no cuela.

    Me da mucha envidia tu ritmo vacacional de lectura.

    ResponderEliminar
  2. No creas, este libro no lo he terminado de leer, aunque es cierto que me he leído un montón de páginas... Ya te queda poco a ti para darte un buen atracón de lecturas!

    ResponderEliminar
  3. Los alumnos siempre esperamos con ansia la sabiduría del Maestro. De todas formas, con WP eso no te hubiese pasado ;P

    Yo una vez cumplida la obligación sagrada de leer Vida y Destino, no pienso volver a leer a Grossman en esta década.

    ResponderEliminar
  4. Pues yo te animaría a que leyeras Todo Fluye que es corto y bueno...

    Por cierto, Santiago González tiene wordpress y a él, como bien dices, también le pasa... :-P

    ResponderEliminar
  5. Hombre, yo no soy de leer horrores, pero reconozco que después de "Sonderkommando" he de decir que cuando ND recomienda un libro, lo clava.
    Lo del descubrimiento de Treblinka lo tengo pendiente, pero ahora viviendo aquí se me hace muy difícil luego compadrear con los alemanes viejos :S

    ResponderEliminar
  6. Ah, y lo de las erratas, que era de lo que iba el post (jeje), una puta vergüenza. Sigo sin entender cómo no tienen a nadie que revise eso. En los periódicos online ya me he dado por vencida, desde que en El País quitaron el botón "corregir", ya sólo me queda el HuffPost.

    ResponderEliminar
  7. Ufff.. vaya tela!!! No me llama nada la atención! Y menos con tu reseña!! jajaja

    ResponderEliminar
  8. Es síntoma de nuestros tiempos, Eliahh. Cada vez hay más analfabetos aunque parezca que no. El nivel es bajo en todas partes y eso con "la generación más preparada de la historia". Me río yo de preparación...

    ResponderEliminar
  9. Horribles fritos ¡Quién no los ha comido!

    Que quien recomiende un libro sea el traductor, es como que te lo recomiende la abuela del escritor ¿no?. Vamos, que no me parece una opinión muy objetiva que se diga.

    De todas maneras, es MUY difícil encontrar reseñas negativas de prácticamente ningún libro. En serio.

    A lo mejor hay quien se atreve a decir que no le gusta un libro de un autor muy, muy famoso, y muy, muy lejano. Pero alguien cercano, que te puede hasta leer, a ese parece que no se le puede criticar abiertamente. No sé si por vergüenza, buenrollito, o qué.

    ¡Si una vez leí una que decía que era de agradecer que la letra fuera tan clara, y los márgenes tan anchos!

    p.d. Las golpizas era lo que daban a los pillos cuando yo era pequeña, y las series policiacas venían traducidas con "acento neutro". ¡Qué tiempos!

    ResponderEliminar
  10. Esto es una mala traducción, ¡sí señor! Los correctores desaparecieron prácticamente desde que apareció el spelling de word. Y así nos va.

    Si has pasado de la página 20, tienes mucho mérito. Pero mucho.

    ResponderEliminar
  11. Las golpizas ya las pronuncias con 's', loquemeahorro, 'tremenda golpisa!'. Lo de los márgenes es de nota, la verdad. Yo es lo primero que miro cuando compro un libro!

    NáN, me da pena, pero así es como estamos.

    ResponderEliminar
  12. Por suerte, tenemos grandes traductores y editoriales que se lo toman en serio. Si es un libro alemán y lo traduce Berta Vías Mahou, no dudes. Lo mismo si es francés y lo traduce María Teresa Gallego Urrutia. (Apúntate estos nombres).

    ResponderEliminar
  13. Ángel Salas Tavero dijo a las 11:44 pm el 22/09/2012:
    Apreciado Sr. Ferrer, muchas gracias por la maravillosa traducción de esta epopeya. Es maravilloso comprobar cómo en situaciones límites y muy críticas, las víctimas seguían escribiendo, tocando instrumentos, haciendo arte, cultura, …Es lo más estremecedor que he leído en mi vida.
    Sin embargo, aunque sé que ud. no es responsable de la siguiente observación, entre nosotros, le recomendaría que revisara el texto de los editores de las páginas 649 a 651, de la edición Círculo de Lectores: hay algunos párrafos repetidos. Sé que lo revisarán en próximas ediciones. Las demás erratas no saltan a la vista, pero cuando llegué a esta fase del libro, noté algo que no cuadraba y que ud., como traductor, no merece que le haga la imprenta, por un simple error de ordenador, el más moderno de los tipos de gazapos y “duendes”. Un saludo y disculpe mi atrevimiento.

    ResponderEliminar
  14. Pues gracias, anónimo. De esa parte no me di cuenta. A lo mejor es del tramo que no leí o me pasó desapercibido. Ese libro necesita una revisión por un corrector de arriba abajo.

    ResponderEliminar