Sobre leer y mi cabeza

Que estoy algo mal de la cabeza ya lo sabéis o lo intuís prácticamente todos. No es ningún secreto. Que qué hago un lunes de vacaciones a las ocho de la mañana escribiendo un post ya indica una falta seria de equilibrio mental. Al final se me van a reblandecer los sesos como a Don Quijote y me voy a transformar en el caballero de la oblonga figura... y si no, al tiempo...

He estado revisando las entradas sobre libros del último año (yo los recuentos y resúmenes anuales los hago a finales de octubre), ya sabéis que hacerlos en diciembre me parece bastante vulgar, soy así de snob... y he estado añadiendo el link a amazon por si alguien en el futuro encuentra útil alguna reseña y me gano algún centimillo... pero, buen, eso no viene al cuento. Lo que sí que viene es que este año estoy leyendo tal cantidad de libros que estoy asustado.

Llevo más de cincuenta libros desde principios de noviembre hasta ahora. A poco que me mantenga, voy a llegar a más de sesenta libros en un año, lo cual es un claro síntoma de enfermedad. Y eso que he tenido resacas como en la imagen del post, imagen que ha tuiteado esta mañana Bereni-C y que me ha parecido genial.

En fin, que reflexionando sobre esto, sobre el hecho de leer, y mientras me estoy leyendo el libraco del club de lectura (en el que os animo a participar a todos, está muy bien y te lees libros que no te hubieras leído de otra manera, lo que te abre a nuevas experiencias y autores), he caído en una manía mía (o costumbre encantadora) que tiene que ver con contar la parte del libro que llevo leída y la parte que me queda. Eso el kindle te lo hace automáticamente, te da el porcentaje que llevas, pero no es exactamente lo mismo. Yo trabajo en el mundo de las fracciones, de manera que en un momento llevo 1/10 de líbro, un poco más allá 1/5, 1/4, 1/3 y luego la mitad, Y una vez llegado a la mitad pasa una cosa curiosa y es que es una especie de bajada de tobogán porque las referencias se van agolpando mientras llegas al final. De esta manera pasas de la mitad a 2/3 y a partir de ahí a 3/4, 4/5, 9/10... que están muy seguidos y, al menos a mí, me da la impresión de que esa última parte del libro pasa volando.

Sí, es de estar un poco loco, pero eso me hace que al principio del libro vaya encontrando referencias bastante seguidas que me hagan meterme dentro de él cuando aún la historia no me ha enganchado (como es el caso de La noche de los tiempos) y me hace seguir adelante hasta coronar la mitad del libro, que es donde estoy ahora, y a partir de ahí me lance en una bajada que va cogiendo velocidad hasta que me lo termino.

Desde luego que también influye el libro que estás leyendo y si es más o menos largo. Cuando es muy largo desespera mucho. Ya digo que son cosas mías y que no defiendo, simplemente describo lo que hace mi 'celebro' de manera más o menos automática y os las cuento para que me miréis con recelo cuando nos crucemos por la calle o estemos tomándonos unas cervezas. Pero tranquilos porque eso no me pasa contando a gente o cerillas tipo Rain Man. Al menos de momento...

15 comentarios:

  1. Me das mucha envidia, desde que vengo al trabajo en bici ya no encuentro tanto tiempo para leer. ¡Necesito vacaciones!

    ResponderEliminar
  2. Se nota que eres una cabeza científica y organizada (y un poquito loca). N hace lo mismo, cierra el libro por la noche y da el parte de lo que le falta.

    Yo soy más a lo loco: estoy empezando, llevo poco, voy por la mitad, llevo mucho, lo estoy terminando. Y a veces ni eso.

    Llevas un ritmo lector envidiable, porque además de cantidad también hay calidad en lo que lees.

    ResponderEliminar
  3. Ese dato ya lo ofrecían los libros de papel en formato gráfico. En una barra de progreso entre la primera y la última hoja, el marcapáginas te mostraba el lugar del viaje en el que estabas.

    Tecnología casera, menos precisa pero con los mismos efectos.

    ResponderEliminar
  4. Lo mismo es porque estoy de vacaciones, pero no he entendido nada de lo que te pasa....

    ResponderEliminar
  5. Lo he vuelto a leer. ¿Es que te lees más rápida la segunda mitad?

    ResponderEliminar
  6. Eliahh, pues hay que recobrarlo que los libros se van acumulando! ;-)

    Bich, si ya he comentado que estoy un poco p'allá... veo que no estoy solo en eso de medir lo que queda de libro...

    Hombre Revenido, el marcapáginas es mi aliado más fiel y con el que hago esos cálculos. La tecnología te da el cálculo hecho y no es lo mismo...

    Carmen, no me pasa nada, lo que cuento es que cuando leo un libro me gusta calcular cuando llego a un tercio, a la mitad... Y luego cuando me queda un tercio, un quinto y así... una locura cualquiera...

    ResponderEliminar
  7. A ver, para el de la cabeza loca que está más pa'llá que pa'cá: si todavía no te lo has leído, léete Meridiano de Sangre (Blood Meridian), de Cormac McCarthy, y cuando termines me das tu interpretación del final, a ver si coincidimos.

    Te cuento una manía mía con los libros: casi siempre, antes de terminar, cuando todavía no llevo ni tan siquiera la mitad, suelo ir a la última página y leer la última frase del libro. Sólo y exclusivamente la última frase.

    ResponderEliminar
  8. Yo siempre he calculado el porcentaje que me queda de libro. Ahora, como no leo nada, también se me está olvidando el cálculo mental.

    ResponderEliminar
  9. No sé, Martillo Pilón, eso de leer el final a destiempo... yo creo que no lo haría. En cuanto a lo de McCarthy... llevo tiempo con él en el kindle. Cuando me apetezca lo leeré...

    Yo solo lo hago en esos momentos. Calculo la página en la que queda 1/3 o 1/4, no digo que me quede un 18%... no estoy tan mal! :-P

    ResponderEliminar
  10. Siento disentir de tu última respuesta a los comentarios.. SÍ están tan mal (dicho desde el cariño, claro) ;P

    ResponderEliminar
  11. Ja, pues yo también cuento el avance en fracciones. No puedo leer si no sé cuánto me falta (y no importa el tamaño del libro o la cantidad de hojas), y me hace sentir muy bien ver el avance, saber que "algo está pasando".
    Sobre la cantidad de libros que leíste en casi un año, a mí me parece ua cifra bastante decente. Yo procuro leer un libro de buen tamaño (300-500 páginas, por decir un aproximado, aunque influye tipo de lectura, tamaño de libro y letra, y demás) por semana; pero algunos pequeños y otros muy largos pueden afectar eso, por lo que digo que, en promedio, leo 60-70 libros por año. Y, si te soy honesta, siento que debería leer más, cuando estudiaba (y trabajaba) leía 2 libros a la semana...

    ResponderEliminar
  12. Gracias, Speedy, yo también te quiero XDD

    Ariadna, bienvenida al club de los fraccionarios!

    Respecto al número de libros anuales está claro que depende del tamaño, del tema y del idioma. Yo cuando leo en inglés tardo mucho más, al igual que cuando es denso de contenido.

    Leer 120 140 libros al año para mí sería imposible, a no ser que fuera mi trabajo. Mi tiempo libre no da para más...

    ResponderEliminar
  13. Carmen, el segundo comentario se había ido a la carpeta de spam... Este blogger!

    Yo creo que sí que me leo más rápidamente la segunda parte, pero lo que hace esta manera de contar lo que queda es que te parece que vas más rápido a medida que lees la segunda parte.

    Tonterías mías, claramente.

    ResponderEliminar
  14. Hace un par de años me apunté a uno de esos retos literarios y empecé a apuntarme los libros que leía para comprobar si cuadraban con el reto.

    Desde entonces los anoto todos los años, y he descubierto algo inquietante:

    No soy capaz de acordarme de lo que he leído hace dos meses. No quiero decir que haya olvidado los libros en sí, sino que no puedo decir "En octubre me leí este, y después aquél"

    Esto me preocupa, la verdad ¿no será que a mí ya se me han reblandecido los sesos?


    ResponderEliminar
  15. Yo lo hago desde que tengo el kindle y está bien lo de tomar notas porque es cierto que se olvida muy fácilmente y al final quedan las sensaciones: me gustó o no me gustó... salvo casos especiales.

    ResponderEliminar