Pensamientos

Acabo de encontrarme por la calle con unas señoras que iban poniendo publicidad en los limpiaparabrisas de los coches sobre autoescuelas y me ha dado que pensar. No sé si dará para un post, la verdad, pero si me ha dado para unos pensamientos.

El primero es si es lógico poner publicidad de una autoescuela en un coche. La probabilidad de que la persona que lo vaya a conducir ya tenga carné es alta, o al menos eso espero! No sé, aunque a lo mejor triunfa y es el sitio perfecto para poner esos papelillos. Yo creo que tendrían más posibilidades con la gente que va andando o con los que van muy cargados por la calle, claro, que a estos sería difícil darles el papelillo... aunque de igual manera que pillan la publicidad con el limpia podían meterlos en los cinturones de esos señores (o señoras) que se ve que pasan dificultades por, es posible, no tener un coche o no saber conducir. No sería mucho más molesto que lo de pillar los papelillos en el limpia y que cuando no te das cuenta y tienes que usarlo te dejan el cristal hecho una obra de Tàpies. Pero ¿quién soy yo para dar consejos a nadie? Pues eso, nadie. Por si acaso es un método de publicidad que, por un raro arcano, funciona les propongo que amplien el negocio de las clases de autoescula y se vayan a dar papelitos de clases de natación a la salida de las piscinas, preferentemente a la gente que salga con el pelo mojado, que esos son los que más cerca de ahogarse han estado.

El segundo pensamiento es sobre qué tanto por ciento de esos papelitos que te ponen en el coche tienen éxito. Yo nunca he llamado a ninguno, ni la información que me han dado me ha sido útil nunca. ¿Vosotros que sois más sociables qué me decís al respecto? ¿Esos papeles os han convencido en alguna ocasión? ¿O más bien os habéis acordado del padre o la madre de alguien cuando se ha puesto a llover o le habéis dado al agua para limpiar el parabrisas? Creo que sería más útil, siempre que no seas impresor, poner directamente billetes de 5 euros con el nombre del negocio (en este caso autoescuela Trébol) y el número de teléfono escritos directamente en el billete. Cierto que el alcance sería menor dado que cada papelito, supongo, no les habrá costado cinco euros, pero la disposición del que lo recibiera sería mucho mejor, ¿o no?

Mi tercer pensamiento va con el nombre de la autoescuela ¿Trébol? ¿Qué clase de nombre es ese para una autoescuela? ¿Qué tiene que ver un trébol con un coche? Porque lo de trébol suena a suerte o algo así, parece que dice ya que tú no te sacarías el carné por tus propios recursos ni en cien años nosotros te ofrecemos... suerte. Cierto es que los nombres de autoescuelas dan para mucho. ¿A qué autoescuela fuisteis vosotros? La mía se llamaba Picasso y tenía un añadido de lo más curioso que era 'el arte de conducir'; mola, ¿eh? Así que podríamos decir que yo soy un conductor picassiano lo que bien pensado no sé si me deja en muy buen lugar...

En fin, razonamientos todos estos seguramente absurdos. Pero ¿qué esperábais?

A todo esto se me ocurre que no he pensado en la posibilidad de que alguien tipo Farruquito fuera a coger el coche para delinquir y al ver el papel se convirtiera y sufriera una caída del caballo (en este caso de vapor, sí, chiste malísimo) y se convirtiera en un probo ciudadano con sus papeles y licencias en regla. ¿Qué probabilidad es más pequeña? ¿La de que alguien haga caso al papel o la de que el que haga caso sea un conductor sin carné y decida redimirse?

No sé, voy diciendo tonterías y no llego a nada, seguramente igual que los papeles en los limpiaparabrisas...

13 comentarios:

  1. Yo fui a la autoescuela Palomino, conque échale guindas...

    ResponderEliminar
  2. Un post superinteresante, que da mucho para hablar. Yo lo daría en las paradas de autobús. O en los institutos en el extinto COU, justo cuando estabas a punto de pillar los 18.

    Los folletos me parecen lo más antiecológico e ineficaz del mundo. De hecho por lo visto los que saben tienen estudiado que el impacto es de un mísero 1%, que algunos consideran aún así grandioso ¿si hago 10000 paskines me vendrán 100 personas?

    Yo no te pongo a que autoescuela fui, porque se llama como mi pueblo (de adopción) Pero nos cruzábamos con los coches de una que se llamaba MM y mi profe siempre soltaba la misma broma: ahí están, los de la autoescuela Menuda Mierda. Aún sonrío cuando me los cruzo.

    Y cuando nos sacamos el carné (en el horribiloso Móstoles) recuerdo que la DGT estaba llena, pero llena, llena, llena de coches de la autoescuela Palomero, a la que apodamos "famosa en el mundo entero"

    Lo del Farruquito ha estado bien

    ResponderEliminar
  3. Es que los nombres de las autoescuelas son muy extraños y se prestan a segundas interpretaciones. Cierto es que Palomino tiene tela...

    Pues sí, Tita, son sitios mucho más lógicos para darlos y que sean más útiles. Toda esta publicidad intrusiva como los papeles en el coche o las llamadas por teléfono para ofrecerte cosas que no has pedido a mí me provocan rechazo y solo por eso no tendrán nada que hacer conmigo.

    ResponderEliminar
  4. Pues a mí me ha encantado tu divague XD. Me has dejado pensando lugares y momentos todavía más sinsentido para repartir folletos ;).

    ResponderEliminar
  5. El mundo del folleto da para mucho, la verdad. Para mucho menos para lo que supongo que debería servir... xDD

    ResponderEliminar
  6. Yo he pensado lo mismo, que quizá si ya tienes el coche, no te interese demasiado una autoescuela... Mejor en la puerta del metro, o en la parada del bus, o en un intercambiador. Y no por el que paso yo, que hay un cartel que te pregunta si llamas mucho a tu país.

    Que no sé si lo que quieren es afearles la conducta a los extranjeros, por no llamar más a su madre, allá en la Pampa, a la que emigró a su vez, desde un pueblo italiano, al pie de las montañas.

    Yo no tengo coche, ni carnet (no tienes carnet? No, no tengo), pero una vez cogí un papelito de esos de un coche ajeno, porque vi que anunciaban un sitio donde daban clases de yoga. Así que ahora soy resposable de que haya otro conductor estresado más en el mundo.



    ResponderEliminar
  7. Vaya, loquemeahorro, una a la que esos papelitos le han servido de algo! Creo que es porque no era tu coche y entonces hay menos incomprensión...

    Ahh, y pobre señor estresado sin su yoga! jajajá!

    ResponderEliminar
  8. 1-. ¿Y si el dueño se llama Jose maria Trébol?
    2-.¿Y si la autoescuela es para hacer el curso de recuperación de los puntos?

    ResponderEliminar
  9. Son nuevas derivadas, Consu's. Son nuevas posibilidades, sin duda.

    Más interesante la segunda porque ¿quién que haya perdido los puntos sigue cogiendo el coche? A lo mejor son muchos y le va bien a la autoescuela, pero mal al resto...

    ResponderEliminar
  10. Creo que se puede hacer el curso sin haberlos perdido todos.

    Ansioso toi de que os leais el tocho de Muñoz Molina pa que conteis algo.
    Yo es que prometí no leer nada de MM hasta que siguiera con la saga de lorencito quesada y Los misterios de madrid que me entusiasmo.

    ResponderEliminar
  11. Pues yo el post ya lo tengo escrito. El día de publicación es el 15. Puedo decir que me ha gustado, pero a la vez es pesado.

    ResponderEliminar
  12. palomino.

    1. m. Pollo de la paloma brava.
    2. m. coloq. Mancha de excremento en la ropa interior.

    Yo fui a la autoescuela Retiro. Tengo muy buen recuerdo. Aprender a conducir. Una cosa que se hace sólo una vez en la vida.

    ResponderEliminar
  13. palomino.

    1. m. Pollo de la paloma brava.
    2. m. coloq. Mancha de excremento en la ropa interior.

    Yo fui a la autoescuela Retiro. Tengo muy buen recuerdo. Aprender a conducir. Una cosa que se hace sólo una vez en la vida.

    ResponderEliminar