El rapto de Britney Spears

Bueno, pues hace unos días que terminé de leerme este libro y os pongo este post programado porque cuando se publique estaremos en París atiborrándonos de croissants y macarons... Bueno, no, tampoco creo que vaya a ser el caso, pero seguro que estaremos pasándolo bien.

Este libro me cayó en gracia por el título y porque es de Libros del Asteroide y eso me daba una cierta garantía. Del autor no había oído hablar nada de nada. Se llama Jean Rolin.

Empezaré diciendo que el libro no me ha gustado. Me ha parecido aburrido y fallido, pero lo que más rabia me da es que tenía muy buenos mimbres para ser un gran libro.

El punto de partida es el de un agente secreto francés que está en un paso fronterizo entre Tajikistán y China. Se intuye que lo han mandado allí por haber hecho mal su misión y poco a poco nos la va contando. Le enviaron a Los Ángeles porque les había llegado a los servicios secretos franceses una información sobre una presunta amenaza a Britney Spears por parte de un frupo integrista musulmán. Y a modo de relatos y recuerdos nos va contando lo que pasó.

El personaje me recuerda un poco al inspector Clouseau y si hubiera seguido por ahí: un tipo que no tiene ni idea del mundo del corazón, que no sabe conducir y tiene que ir a todas partes en transporte público, del que parece que pasan absolutamente sus superiores y siguiera en un tono de humor habría sido un libro muy bueno. El problema es que es muy pesado describiendo las autopistas, los transportes públicos y los personajes de la prensa del corazón. Es un poco... a ver como lo digo... como American Psycho cuando se pone a contar todos los restaurantes y como van vestidas las personas y así... aburrido. Supongo que el aspecto que quiere dar el escritor es el de una especie de informes oficiales, pero a la vez trufados de humor. Y no lo consigue, al menos bajo mi punto de vista. Otras críticas y reseñas que he leído por ahí la ponen como el colmo del humor inteligente (para muestra este blog que me indicó Bichejo). Yo personalmente creo que solo se ha leído las primeras cincuenta páginas, pero a lo mejor es un humor que es más inteligente que yo y no lo pillo, no digo que no. Hay momentos divertidos, pero demasiado aislados.

Se da en parte ese efecto que tanto le gusta a Bichejo de "mi reino no es de este mundo" de DFW, pero a mí no me dice nada. Me ha aburrido que es de lo peor que se puede decir de un libro. Aunque al final me lo leí y no lo dejé a medias... ¿Será la mala influencia del club de lectura? No, no creo. Tampoco es que sea un horror, pero lo que más pena me da es ver el buen libro que podría haber con ese armazón y que no se ha logrado.

Hay algunas partes graciosas, es verdad. También se une mi absoluto desconocimiento de los personajes que aparecían en el libro como Lindsay Lohan o Kim Kardashian o los distintos novios de Britney Spears (a esta sí que la conocía, aunque no tanto su azarosa vida de famosa). Puede que si prestara más atención a los cotilleos me hubiera gustado más. Lo dudo.

Unos párrafos:

"le cuento a Shotemur, que no me cree, que durante la mayor parte de mi vida mientras apenas progresaba en el escalafón de servicios, hice todo lo posible por parecerme al policía brutal y corrupto que en Sed de mal encarna magistralmente Orson Welles, y que fracasé en el intento, no menos que en otros muchos, tanto porque mi complexión, más bien enclenque, no evocaba en absoluto la del actor, como porque moralmente, a pesar de mi innegable propensión al vicio, no conseguía igualar la ferocidad y la abyección de su personaje".

"En lo que al cachorro se refiere, cuyo trágico fin, y sus consecuencias, eran objeto de un artículo en primera plana del suplemento Late Extra del Los Angeles Times, se trataba de un shepperd mix (¿pastor mezclado?) de seis meses, llamado Karley, al que un bombero negro —en Estados Unidos no se tiene empacho alguno en especificar el origen étnico de las personas implicadas en casos policiales— había asesinado con saña golpeándole doce veces en la cabeza con una piedra de seis kilos, ocasionándole heridas mortales que el artículo enumeraba cuidadosamente: mandíbulas desarticuladas, cráneo fracturado por tres sitios, canal auricular aplastado y ojo arrancado. La defensa —bastante débil, todo hay que decirlo— de Glynn Johnson, el bombero negro, de 55 años de edad y vecino del barrio de Riverdale, consistía en pretender que el perro lo había atacado, lo que no parecía poder justificar la violencia de los golpes asestados para protegerse, sobre todo teniendo en cuenta la edad del perro, el pobre Karley, que además era una perra".

"Siempre he sentido cierta debilidad por todo lo que propone un servicio continuo, todo lo que en el corazón de la noche mantiene cualquier tipo de forma de vida, ya se trate de un bar como de una capilla consagrada a la adoración perpetua del Santísimo Sacramento, aunque debo confesar que he frecuentado de forma más asidua los primeros que las segundas".

"aproveché para llevarla al único acontecimiento mundano al que fui invitado durante toda mi estancia en Los Ángeles. Era en el hotel Standard, en Sunset, y se trataba de la inauguración de la bola blanca que un artista de origen italiano había colocado en el tejado de dicho establecimiento y que se encendía, haciendo alarde de humildad, cuando él estaba en la ciudad mientras que cuando el artista estaba lejos permanecía apagada. Que una gilipollez de ese calibre pudiera considerarse una obra de arte a Wendy la hacía reír a carcajadas, y a mí también".


7 comentarios:

  1. Buahhh no me llama nada, el título, como a ti, sí que hace que capte la atención, pero la verdad es que este lo dejo pasar.

    Espero que esteis bien por París (vaya cosas digo...seguro que estareis genial!!) Besitos!

    ResponderEliminar
  2. Claro, si me lo comparas con el efecto "mi reino no es de este mundo" (me parto, gran concepto) pues me lo voy a tener que leer, para darte o no la razón.

    ResponderEliminar
  3. Pero el concepto "mi reino no es de este mundo" yo lo había entendido como "escribo como y lo que me dé la gana, y el que quiera que me lea", no "voy a ponerme a divagar y ya veremos cómo acabo".

    Bichejo, deberías hacer un diccionario de conceptos...

    ResponderEliminar
  4. No es ni lo uno ni lo otro. Es un sentido literal, DFW no era de este mundo, por eso las cosas normales le chocaban tanto

    ResponderEliminar
  5. Lo de mi reino no es de este mundo es como si apareciera un marciano o un hombre que llevaba mil años invernando y describiera lo que ve sin entenderlo, no?

    ResponderEliminar
  6. Paris, c'est parfait...respecto a libros del Asteroide, antes tenía una fe ciega en ellos, ahora miro críticas ANTES de abalanzarme como una posesa sobre ellos...sobre éste tenía mis enormes dudas que gracias a ti se me han despejado. Tachado de mi lista...merci beaucoup.

    ResponderEliminar
  7. María, a mi no me ha gustado. Tienes razón en que hay que andarse con ojo antes de comprar. Claro, que encontrar críticas fiables es difícil. Mira la que he enlazado en el blog y que tiene una opinión opuesta a la mía...

    Gracias por comentar en nuestro blog.

    ResponderEliminar