Cosas de la edad (de la mediana edad, en concreto)

Después de tantos posts de libros en los que he ahuyentado a cualquier insensato que osara pasarse por estos lares toca hablar de cosas intrascendentes. O trascendentes a ratos, o... vaya usted a saber!

El caso es que como os comentaba el otro día en el post del libro de Roth del Club de lectura 2.0 en ese libro había algunas reflexiones sobre envejecer que no estaban mal. Allí señalaba como una de las frases que me llamó la atención esta: "He aquí lo que sucede: notas dolorosamente lo viejo que eres, pero de una manera nueva. ¿Puedes imaginar la vejez? Claro que no. Yo no lo hice, no pude hacerlo, no tenía idea de cómo era. Ni siquiera una falsa imagen: ninguna imagen. Nadie quiere que sea de otra manera. Nadie quiere enfrentarse a nada de esto antes de que deba hacerlo. ¿Cómo van a salir las cosas? La estupidez es de rigueur. Es comprensible que cualquier etapa de la vida más avanzada que aquella en la que uno se encuentra sea inimaginable". Y es cierto. Uno se da cuenta de que envejece cuando ya ha envejecido y de repente se es consciente de que uno ya no es un chaval.

Esa percepción no es lineal, va a escalones. Y eso es lo jodido. En ese momento te miras en el espejo de la vida y es cuando te da yuyu porque tú te sigues sintiendo como un chavalillo, no una persona de (casi) cuarenta años. Supongo que al acercarte a números redondos te vienen esos pensamientos un tanto grises. Para mí no es tanto un "Pero vivir... ¿era esto?" que dijo el otro día Diva, como la incredulidad de ser un hombre hecho y derecho.

Tengo que decir que yo me estoy comiendo bastante poco la cabeza con la proximidad de los cuarenta. Los treinta (ahí está Anniehall para corroborarlo) me sentaron fatal. Supongo porque de esa edad sí que tenía unas vagas ideas sobre lo que sería mi vida. Cuando era chaval pensaba qué sería de mí cuando tuviera 27 años y fuera el año 2000. La mayoría de esas ideas eran bastante peregrinas. Por ejemplo, pensaba que podría gastarme la mayor parte de mi sueldo en comprarme juegos para el Spectrum. Luego uno llega a esa edad y ve que de eso nada de nada. O que incluso aunque pudieras hacerlo, tus gustos y tus prioridades han cambiado.

Últimamente me noto un poco hecho una piltrafa. Me han dado un par de arrechuchos en la espalda y he adquirido un maravilloso codo de tenista —sin ser yo nada de eso— al intentar atar el cinturón de seguridad de mi hija desde el asiento del conductor esquivando el culo de mi señora (que es estupendo, pero que estaba encima del cierre). El otro día fui a cortarme el pelo y vi que gran cantidad del pelo que caía era de mis sienes plateadas, como cantaba Gardel.

Y ahora os voy a revelar cuando he tenido la epifanía de haber ingresado en la mediana edad. Ahora lo veo claramente, aunque en su momento no lo percibí... ese pensamiento ha estado rondando por mi cabecita hasta haberse materializado y darme la prueba del nueve de mi mediana edad. Estas Navidades me he dado cuenta de que me gusta esta canción:


Es una canción que no me ha gustado nunca y estas pasadas navidades me he dado cuenta no solo de que me gusta, sino de que me encanta. Me pone una sonrisa en la boca y me hace ser instantáneamente feliz. Sé que me consideraréis un loco o una causa perdida, pero así ha sido. No espero comprensión ni conmiseración. Tampoco estoy diciendo que a quien no le guste la canción es que sea un jovenzuelo. Lo que sí que digo es que ha sido mi piedra de toque, mi revelación.

Ahora, que ya os digo —from the bottom of my heart— que si a eso se reduce mi crisis de la mediana edad, ¡bienvenida sea!

31 comentarios:

  1. Yo también cumplo 40 ya lo sabes y la verdad es que estoy feliz como una perdiz...ya tuve mi crisis de los 40 a los 37, ahora me da igual. Estoy mejor de lo que nunca hubiera pensado asi que guay.

    lO de feliciano me ha matado...que lo sepas.

    ResponderEliminar
  2. ¿Qué canción es? No lo puedo ver aquí. ¿Feliciano?

    Y sí, lo corroboro, mi culo es estupendo XDDD

    ResponderEliminar
  3. Juas, juas,juas.Esa canción.....madredelamorhermoso.
    Para mi fue en 1992 cuando me dí cuenta de que no había llegado como siempre había pensado que llegaría.

    ResponderEliminar
  4. Yo también estoy mejor que nunca, Moli.

    Annie: sí es Feliz Navidad de José Feliciano.

    Pseudo: son cosas que me pasan. Mi cerebro está muy mal!

    ResponderEliminar
  5. Pues yo con 31 sigo con la crisis de los 30...juas juas

    ResponderEliminar
  6. Mientras no notes que te gusta José Feliciano estás a salvo, Saramaga :-)

    ResponderEliminar
  7. ¡Pero si los 40 van a ser geniales! Es una edad estupenda y son los nuevos 30, que lo sepas.

    Lo de Feliciano no es de mediana edad es de viejuna edad

    ResponderEliminar
  8. Vaya con la edad! Desde luego que "qualquier etapa de la vida más avanzada que aquella en la que uno se encuentra es inimaginable" tal y como citas al gran Roth. Desde una década superior (algo más) a la tuya, considero que lo importante es vivir cada etapa según Corresponde, tratando de evitar una juventud peremne, según nos quieren inculcar. Al menos, así lo veo yo : http://jancarti.blogspot.com.es/2013/01/todas-las-cosas-tienen-su-hora.html
    Saludos y enhorabuena por tu blog!

    ResponderEliminar
  9. Bichejo, si yo estoy estupendamente, lo que pasa que voy notando que ya no soy un chaval (cosa que es totalmente cierta). José Feliciano RULES!!! XDD

    José, gracias por comentar en nuestro blog. Yo intento vivir lo mejor posible, aunque eso de saber cuando empieza una etapa y termina otra es bastante difícil, ¿no?

    ResponderEliminar
  10. Jajajajaja, me ha sorprendido mogollón que tuvieses una epifanía con esta canción, pero, oye, tiene su punto y yo no soy de mediana edad :p
    Todavía no he tenido una crisis de esas, ¡miedo me da cuando me llegue alguna!

    ResponderEliminar
  11. Pues mira qué bien, Miss Hurry, mejor no tener crisis. Por otro lado lo de que sin crisis te guste José Feliciano... XD

    ResponderEliminar
  12. Cuando llegues a mi edad (44) ya no tendrás crisis ... al menos por esas cosas. No te deprimas, seguramente te prepararán una fiesta y todos tus amigos y familiares te felicitarán y ... ¡¡Vaaaa, anímate!!

    Eso sí, lo de gustarte esa canción, háztelo mirar. Eso no es cosa de la edad, es algo tuyo y, me temo que grave.

    ResponderEliminar
  13. Pues yo no tuve la crisis de los 40, aunque me puse un poco triste porque el cumple me pilló fuera de España, pero en buena compañía ;)

    Pero la de los 50 esta siendo terrible.Menos mal que todavía no padezco el síndrome Feliciano sino sería terrible

    ResponderEliminar
  14. Estoy empezando a sufrir esto que comentas a mis 38 aunque sin efectos colaterales de José Feliciano

    ResponderEliminar
  15. ¡Basta ya! voy a romper una lanza por José Feliciano... es una canción que da mogollón de espíritu navideño si la escuchas UNA vez. He dicho XD.

    ResponderEliminar
  16. Pues los cuarenta son una edad estupenda. Al principio cuesta, pero luego te sientes sapientísimo (y tú con la de cosas que lees no digamos), y te pasas por el forro un montón de cosas que te preocupaban antes.

    Y lo de José Feliciciano no sé qué tiene que ver con los cuarenta, pero da igual. ¡Esa es la actitud!

    ResponderEliminar
  17. No soy yo muy de fiestas, Pater, y no tengo pensada ninguna para mis 40 más allá de estar con mi familia.

    Hermano E, cumplir años fuera de casa tiene que ser duro, aunque fuera en buena compañía y con barbacoa y piscina incorporada en La Perilla ;-)

    Peter, a mí me ha venido como una revelación, sin aviso. Ten cuidado porque acecha por ahí...

    Dí que sí, Miss Hurry! José Feliciano es el más grande!

    Yo estoy felicísimo, Carmen, pero me siento como un chaval al que parece que esto de la mediana edad le viene grande. Lo de José Feliciano es lo que me ha hecho pensar en que me hago mayor, aunque no tiene valor como prueba para otras personas.

    ResponderEliminar
  18. Yo ya he pasado de los 40, y mi vida no se parece NADA a lo que pensaba que sería, cuando era pequeña. Es más, nunca me imaginé más allá de los 30, supongo que después de eso, pensaba que ya no existía la vida.

    A mí y me sigue sin gustar el "Feliz Navidad" de José Feliciano (ni la de Boney M), pero hace ya años que me di cuenta de que tenía una versión que me parece genial de Light my fire.

    No sé si esto es preocupante, o no, pero también os lo digo desde el bottom de mi heart.

    (ya se me ha pegado)

    ResponderEliminar
  19. Loquemeahorro, yo de chaval tampoco era capaz de pensar más allá de los 30 y aquí estamos tan estupendamente!

    Light My Fire es muy buena y confesaré, aunque acarree sobre mí más oprobio aún que hay una versión de dos cruces que también me gusta. Eso por no hablar del qué será...

    ResponderEliminar
  20. Si mi yo del pasado se encuentra con mi yo del presente, mi yo del pasado se vuelve a los 90 llorando como una magdalena, eso seguro.
    Ahora, hay una cosa que no me ha pasado y espero que a mi yo del futuro nunca le pase, y es que me guste José Feliciano.
    Para mí está en el mismo cajón que Roberto Carlos (el que cantaba, no el que metía goles), Emilio José, José Vélez y la canción ligera ochentera así, en general.

    ResponderEliminar
  21. Laesti, no me digas eso! Esas comparaciones están hechas con mucha maldad!

    Ahora, que si a mi yo del pasado le digo que me iba a gustar esa canción no sé lo que habría pasado.

    Gracias por comentar en nuestro blog.

    ResponderEliminar
  22. El otro día leí este artículo que le viene al pelo:
    http://www.eltiempo.com/vida-de-hoy/salud/estudios-demuestran-que-la-personalidad-esta-en-constante-cambio-_12540131-4
    Hace 10 años pensabas las cosas que te importarían ahora y ahora piensas las que te importarán en 10 años y no tienen nada que ver. C'est la vie.
    El vídeo original es éste:
    http://www.ted.com/talks/lang/es/dan_gilbert_researches_happiness.html
    Es un vendehumos americano, pero dice una gran verdad. Por suerte las crisis vienen sólo cada década y en medio podemos disfrutar de nuestros gustos actuales.
    De pequeña pensaba que con 21 años me casaría y me casé a los 28 y por papeles. Si te digo cuándo pensaba que tendría hijos... ;)

    ResponderEliminar
  23. Yo ya he dejado de imaginarme en el futuro. Eso solo lleva a la frustración!

    ResponderEliminar
  24. Quitando lo de José Feliciano, que no tiene justificación, pero ninguna, el resto lo suscribo de principio a fin, que por algo somos quintos. Yo no lo estoy pasando nada bien y si ademas haces coincidir los 40 con los mmentos difíciles con los que no toca lidiar creo que somos carne de consulta mental.
    Espero que nos podamos contar la crisis de los 50.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Como me caracterizo desde siempre por un gusto musical digamos que "heterogeneo y sui generis" casi ninguna horterez me es ajena.
    A mis tiernos 42 la crisis se está manifestando en una indiferencia cada vez más absoluta por las chorradas, pero lo peor es que cada vez me parecen chorradas más cosas...
    por lo que estoy llegando a un punto de pasotismo que linda con la chulería.
    A mi lo que me afecta es que mi esporádico romance con las tres cifras se haya convertido ya en un habito permanente ...aunque tampoco hago mucho por evtarlo, la verdad.

    ResponderEliminar
  26. Yo llevo toda la mañana con los dedos cruzados para que no confiese que le gustan las señoras centenarias.

    ResponderEliminar