El dinero en The New Yorker

Hace ya algunos días que terminé de leerme este libro que me regaló Anniehall por Navidades. Se trata de una recopilación de viñetas sobre temas económicos publicadas en The New Yorker a lo largo de cien años. Ya le tenía yo echado el ojo y me hizo mucha ilusión que me lo regalara Anniehall.

Como primera consideración he de decir que me ha gustado, pero con algunos peros. El humor es algo muy difícil de crear y de transmitir y si hay perturbaciones el resultado puede no tener ninguna gracia. Una de esas perturbaciones puede ser el contexto cultural de la persona que lee la viñeta. Un español en el siglo XXI puede no entender un chiste sobre la emisión de bonos de guerra o sobre la hiperinflación. Otro aspecto puede ser la traducción. El humor no suele salir bien parado con las traducciones. Muchas veces el ritmo de la frase cambia o las palabras no quieren decir lo mismo.

Y otras veces... bueno, pues es que el chiste no tiene gracia o tú no se lo ves y no tiene que ver ni con el contexto ni con la traducción. He de decir que muchas viñetas caen en estos tres apartados. Al menos para mí, que soy el que me lo he leído. Hay otras viñetas que son muy buenas. Por ejemplo:
Otro, (no lo he encontrado en internet así que pongo uno parecido):
En el que me gusta ponía ¿Alguna vez el dólar ha valido más de un dólar?

Es difícil encontrar las caricaturas para ponerlas aquí. Hay otro en el que una esposa le dice a su marido: "En lugar de preocuparte porque tu dinero rinda más, ¿por qué no rindes más tú?

Otro pone "su cartera de valores" y en el año 1999 sale un diagrama en el que pone "acciones, bonos y efectivo" y en el 2003 "pepperoni, cebolla y extra de queso".

Bueno, pues eso os cuento. Está bien, hay un gran trabajo de edición y traducción detrás, pero muchas veces no llega, o a mí no me llega. Aunque cuando llegaes muy, muy bueno.

6 comentarios:

  1. No creo que me estusiasmase mucho este libro. A los rojeras las cosas del dinero no nos hacen mucha gracia, aunque sepamos apreciar la ironía de la primera viñeta, que en verdad es muy buena.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, The New Yorker es bastante rojeras. En parámetros americanos, claro. A mí en general no me ha hecho mucha gracia, aunque sí que tiene buenas viñetas y cada una es un mundo.

    ResponderEliminar
  3. Es que en parámetros americanos Esperanza Aguirre es de centro progresista :)

    ResponderEliminar
  4. Para mi el humor es a lo americano, lo que la jota bailada a la gente de Burundi.
    Yo soy un fanático absoluto de El Roto que también ha sacado libro.

    ResponderEliminar
  5. Pues a mí me encanta el humor americano, lo que pasa es que traducido pierde mucho...

    ResponderEliminar
  6. Qué idea más interesante, a mí sí me gustaría leerlo, sobre todo traducido, porque hace años una amiga americana me dijo que me podía dejar unos cuántos New Yorker y le dije que me parecía que con mi nivel de inglés, no estaba yo para muchos dobles sentidos.

    ResponderEliminar