Una vindicación (innecesaria) para escépticas de la estación meteorológica

Este post parte del desconocimiento de dos insensatas (Bichejo y Gordi) del funcionamiento de la psique masculina. Tampoco es nada alarmante, los hombres somos incapaces de seguir esos razonamientos encadenados y tergiversados que se producen en sus cerebros. Nada nuevo bajo el sol. Newland23 se ha unido a defender a la pobre estación así que lo tenemos ganado.

El pobre Novio ha tenido que aguantar las rechuflas de Bichejo respecto a lo viejales que es tener una estación meteorológica en el trabajo. El caso es que a ambas les parece un horror y una viejunez que nos gusten las estaciones meteorológicas cuando seguramente no haya mejor regalo para un hombre. Claro que hay muchas cosas, pero hablando de algo material y de relación calidad/precio (70€ es lo que marcaron como referencia) pocas cosas encontrarán que hagan más ilusión.

Pongamos por caso esta preciosidad:

Cuesta 72,24 € en Amazon, podría ajustar más porque hay un listado de más de 350 (así que mercado hay). Entre las principales características tiene:
  • Dirección y velocidad del viento 
  • Sensación térmica 
  • Pluviómetro 
  • Temperatura interior y exterior 
  • Humedad interior y exterior  
  • Predicción meteorológica 
  • Histórico de la variación de la presión atmosférica
  • Temperatura de rocío y temperatura de bochorno
¿Quién no puede sentirse atraído por todo ese mundo de datos y estadísticas? ¿A quién en su sano juicio no le gustaría saber la temperatura de bochorno a cada instante? (dato que no sabía que existiera y que ahora quiero conocer sin falta). ¿A quién no le gusta ver la variación de la presión a lo largo de las horas o ver cómo varía la velocidad del viento? Me atrevería a decir que a nadie, pero vistas las voces de horror que se han oído en tuiter tendré que circunscribirme al espectro masculino.

Y es que a los hombres nos gustan las estadísiticas, no es nada nuevo. Por ejemplo, en cualquier partido de fútbol se ofrecen los disparos a puerta de cada equipo, los que han ido entre los tres palos, el número de córners, de saques de banda, las faltas... incluso se ofrece el número de kilómetros que un jugador ha corrido a lo largo de todo el partido, la distancia de la barrera en las faltas, el número medio de tarjetas por partido, la posesión del balón así como el promedio de goles por partido de cada uno de los equipos o de los últimos enfrentamientos entre ellos.

Cualquier hombre que tiene un smartphone tiene una aplicación meteorológica que le dice la previsión a cinco días, la temperatura actual, la máxima y la mínima prevista para ese día... Yo, por ejemplo, gracias a Bitapeador, tengo una aplicación que te avisa, estudiando los mapas de radar, de la proximidad de lluvias. Veinte o treinta minutos antes de que llueva, te manda una indicación al teléfono y funciona bastante bien...

Además, aunque aquí Newland no es el mejor apoyo, te puede quedar embobado viendo los gráficos de la predicción o la variación de presión sin estar pensando realmente en nada. Ese superpoder que a muchas chicas os deja perplejas necesita de un inductor que puede ser la tele, el vuelo de un pájaro o la acumulación de datos históricos sobre la temperatura. Estoy pensando en comprarme yo una para llevármela al trabajo. Ya que no tengo ventanas...

¿Tiene eso algo que ver con la vejez? Yo creo que no. Lo que sí que tiene que ver es con mayor poder adquisitivo para comprársela, pero una estación meteorológica es un regalo totalmente EPIC WIN!

Ya si fuera una estación meteorológica de Spider Man, como sugería inteligentemente Newland23, sería el no va más. Por cierto, poco a poco se va llegando al concepto y si queremos patentarlo nos queda poco tiempo:

Esa atracción por la meteorología y las estadísticas no pasa desapercibida en televisión donde los espacios del tiempo cada día son más largos, sobre todo en la 1, y dan detalles sobre variación térmica, velocidad del viento, temperaturas máximas y mínimas, incluso el tamaño de las olas. Un mapa como este se vende solo:


Me atrevería a comparar esa afición estadística del género masculino con la femenina por las revistas del corazón y la chafardería. Por supuesto que a no todas las mujeres les gusta y por supuesto que hay hombres a los que el papel couché les vuelve locos. De igual manera hay mujeres a las que les interesa el fútbol o la meteorología o el fascinante mundo de la estadística (¡a quién no!). Pero eso no quita que de manera general haya cosas que gustan o no gustan y yo me atrevo a decir que una estación meteorológica es un regalo con el que aciertas seguro si quieres hacer un regalo a un chico, independientemente de la edad. No es uno más viejo porque le guste tener una estación meteorológica. Me atrevería a decir que más sabio, pero a lo mejor es pasarse. Lo que si que puedo garantizar es que un hombre que recibe una estación meteorológica de regalo es feliz. Feliz por el regalo y feliz porque, aunque su pareja no entienda esa afición, sabe que ella le conoce y sabe regalarle lo que a él le gusta.

20 comentarios:

  1. Por una vez estoy totalmente de acuerdo con ND..a los tios les flipan esas cosas. Pero luego no le dan aplicación práctica´, se levantan miran la estación meteorológica y luego salen a la calle con la misma chupa o el mismo jersey o manga larga o manga corta independitemente de la temperatura que la estación marque. Dicen.." hace 5 grados menos que ayer" y salen sin abrigo.

    ResponderEliminar
  2. A quién no le va a gustar una estación meteorológica, a quién? (deberías hacer un post sobre el momento televisivo al que hago referencia, debes aprovechar tu mediática influencia para darlo a conocer, jeje).

    Volviendo al tema, una estación meteorológica es un Melocotonazo de gustar muchísimo...apuntarlo en la lista de los reyes de cualquier hombre que se sienta atraído por cacharros con botones (las camisas no son cacharros).

    Ya de paso recomiendo otra app que va de lujo para planificar el día, cuando la he necesitado suele acertar con la lluvia con bastante precisión, se llama AIX weather.

    ResponderEliminar
  3. A ver, que yo no digo que no les guste...decimos que es fácil hacer una lista con 100 cosas para regalar a un tío mejores que eso...o 100 cosas que yo le regalaría a un tío antes que la puñetera estación, que me parece un horror de inutilidad y viejunismo.

    ResponderEliminar
  4. Y mientras tanto, N sólo dice: "que yo sólo quiero una pila..."

    ResponderEliminar
  5. A ver Bich..eso se puede aplicar casi a cualquier regalo. A mi se me ocurren 200 cosas mejores para regalarme que un set de pinturitas de una marca guay, regalo que a ti te fascina...

    Una estación meteorológica es una gilipollez de regalo pero quédate con esto, es facil de comprar, hay mucho para elegir y triunfas seguro. Y luego además se entretienen...

    ResponderEliminar
  6. Pues claro, pero la estación es de viejuno, que era mi queja principal cuando me escandalicé al enterarme de que N tiene una en su curro...

    ResponderEliminar
  7. Que no es de viejuno!

    Y de esa lista de 100 cosas mejores... para mí no hay ninguna, salvo el ebook

    ResponderEliminar
  8. Mi reloj de pulsera indica la temperatura, la presión atmosférica y la altitud, y puede preveer si el tiempo va a mejorar o empeorar.
    Así me ahorro discusiones de cuantas estaciones meteorologicas necesito...

    ResponderEliminar
  9. Es un regalo totalmente de ingeniero. Si al menos se pudiera cruzar automáticamente con una tabla de excel.
    Respecto a la comentarista 1, todavía tengo en el trastero el abrigo por la pereza de subirlo a buscar... y como ya acabo de pasar la gripe pues ya casi que no subo.

    ResponderEliminar
  10. ND, es un post fantástico que no he podido leer con la pausa que merece hasta ahora. No cambiaría ni una coma de lo que dices.

    Es un poco lo que yo intentaba decir, nos gusta saber, más allá de la aplicación del asunto, y eso casa de perlas con lo que dice molinos, si después utilizamos ese conocimiento en nuestro provecho ya es otro tema.

    Por supuesto que hay montones de cosas más molonas que la estación, pero regalar una es un éxito asegurado.

    ResponderEliminar
  11. Jajaja, muy buen post ND. Pero conste que el comentario de Moli es fundamental.
    Hoy le he pasado el ipad a mi marido para que leyera el post, y solo se le oía "ajá, ajá, ajá...", culminado por un "evidente" ¡Viejuno!

    ResponderEliminar
  12. Es posible que entre el sector de los ingenieros tenga más aceptación lo de la estación meteorológica, pero lo que me niego a reconocer es que sea viejuno! XDD

    ResponderEliminar
  13. Os imagino grabando en vídeo el hombre del tiempo de la 1...

    ResponderEliminar
  14. Me encantan las estaciones meteorológicas y no me dicen nada las revistas del corazón. ¿Seré tío? ¿Seré ingeniero? No soy ninguna de las dos cosas, así que seré un bicho raro.

    ResponderEliminar
  15. Vamosa ver, Anita, es un poco en tono de broma. Pero sí que es cierto que parece que a los hombres nos gustan más estas cosas.

    ResponderEliminar