Ingeniería para dummies (VI)

En esta serie que ya tenía un tanto abandonada os voy a hablar de un tema del que todos sabemos algo, pero, por lo que he estado investigando, es un tanto escabroso y con cierto ocultismo: la clasificación energética de los electrodomésticos.

Todos hemos comprado una lavadora o un lavavajillas (yo ambos dos el año pasado) y hemos comparado esas etiquetas como la imagen de la izquierda en la que aparecen colores y letras. Todos sabemos que una con una A con muchos +++ es mejor que una B. Pero... ¿qué quiere decir que es mejor? porque por otro lado también es más cara. Todos leemos u oímos que con no sé qué clase energética se ahorran no sé cuántos euros al año.

Pero, ¿cómo se mide la eficiencia energética?, ¿qué diferencias de ahorro hay entre una clase y otra? ¿tiene alguna relación con como se usa el electrodoméstico?

Bueno, para empezar cada electrodoméstico tiene su propio reglamento al que atenerse. No es lo mismo una nevera A++ que una lavadora A++ y su relación de eficiencia respecto a una B tampoco es la misma.

Aquí tenéis, por ejemplo, el reglamento sobre lavadoras. Si os vais al anexo VI os encontráis con una tabla en la que aparece una clasificación en las que en función del IEE (índice de eficiencia energética) de la lavadora se establece cuál es su clase de eficiencia energética y de centrifugado. Por poner unos números (y que se note que uno es ingeniero) el que una lavadora sea de clase A++ frente a clase A+ supone que una es entre un 22 y un 2% más eficiente. Es un abanico bastante grande, ¿no? y eso es solo entre dos escalones consecutivos de eficiencia. Si nos vamos entre el A++ y el C, por ejemplo, la eficiencia (bueno, lo que ellos llaman eficiencia) puede variar entre el 47% y el 32% y seguramente cueste menos de la mitad.

Pero hay aún más cosas. Por ejemplo. ¿cómo se calcula el IEE? Bien, para eso tenéis que iros al anexo VII en el que se indican las fórmulas con las que se calcula el consumo de energía anual normalizado de lavadora doméstica que depende de los kilos de carga de la lavadora en cuestión en el programa de algodón a 60ºC. Unos numeritos y ya sabemos a qué clase corresponde según la información de la etiqueta de kWh/annum. Esos kW(que es una medida extraña de la potencia a la que multiplicamos por horas y dividimos por años) se calculan según unas fórmulas como esta:

Donde hay un montón de parámetros. Por ejemplo, lo que no es parámetro es ese 220 que se supone es el que se refiere al número de lavadoras / año en programa completo de algodón a 60ºC y cada una de las letras que aparecen se calculan con otras fórmulas del mismo estilo. Pero, vamos, si tú no utilizas el programa algodón a 60º (como es nuestro caso) pues la pegatina la puedes enmarcar y ponerla en el pasillo porque será para lo único que valga.

Al final la conclusión que saco es que no está nada claro que sea evidente que comprar un electrodoméstico más "eficiente" sea ventajoso y que esto es así de complicado porque la gente que ha estado en esas reuniones o ha hablado con los parlamentarios o comisarios que hayan sacado adelante estas normas no han sido gente desinteresada, sino fabricantes de elecrodomésticos que quieren quitarse a competidores de en medio y que nosotros, como consumidores, no nos enteremos mucho del tema. Porque por ejemplo no se dice nada de cómo se calculan los kilos de carga para lavar en el programa de algodón a 60º. No se dice si lo que tienes que lavar es algodón o algo más denso y que permite que quepan más kilos en el tambor?

Muy turbio todo. Porque por otro lado la eficiencia no dice nada sobre el gasto respecto a la eficiencia. Esto es ¿cuánto ahorro en electricidad por comprar una más eficiente respecto a otra menos eficiente y con un motor menos potente? ¿Por qué estoy pagando por un motor de 1800 rpm cuando solo centrifugo a 800? Porque respecto a la eficiencia del centrifugado se mide respecto a la humedad que queda en la ropa al terminar el ciclo, pero no en relación a las vueltas por minuto que den. Esto es: puede que el centrifugado sea clase A y que me cueste el sueldo de un mes en electricidad, pero que luego para el programa algodón a 60º use uno a 600 vueltas y que sea súper ahorrador en cuanto a la pegatina de marras. Nada de eso está especificado en la norma o al menos yo no lo he encontrado, que tampoco como de esto.

Todo esto es sobre lavadoras, pero lo mismo os podría contar sobre lavavajillas (donde en vez de kilos de carga se habla de número de cubiertos o servicios pero no del tamaño de los platos), sobre frigoríficos (que depende del volúmen, la clase energética -más fórmulas- y el número de estrellas del congelador), 

Como resumen: no hagáis caso a todo eso que se dice que si te ahorras tanto en electricidad al año si compras una u otra. Compra un electrodoméstico que tenga las cosas que vas a usar, aunque es difícil que puedas elegir poner o quitar cosas como si fuera un coche, pero si a ti te importa poco que centrifugue a 1400 o a 900 porque vives en Madrid y se te va a secar enseguida, pues no vayas a por la de 1400 solo poque tenga más mases en la pegatina. Y como siempre: la excel es tu amiga, ¡úsala!

14 comentarios:

  1. Muchas gracias ND, me parece interesantísimo. Este año con la mudanza alemana me tuve que comprar lavadora, tele y miré lavavajillas, y llegué a la misma conclusión que tú.
    En la tele, que está bastante claro que la letra es sólo consumo y mirando las características vale, tenía que usarla 4 años siendo clase B para que me compensara los 100€ más que me costaba la clase A. Así que cogí la que más cerca de casa pillaba y tenía lo que tenía que tener.
    La lavadora al final fue clase A, por 50€ y cuando nos acordamos la ponemos a 700 rpm, que por mucho frío que aquí haga, la calefacción también seca :)

    ResponderEliminar
  2. Pues gracias por el comentario. Ya ves que parece que solo te ha interesado a ti XD

    ResponderEliminar
  3. Yo tengo una pregunta. ¿Tú crees que los vendedores saben estas cosas?

    ResponderEliminar
  4. Por supuesto que no, pero los fabricantes sí que saben, sí.

    ResponderEliminar
  5. He estado a punto de no leérmelo por listilla. Menos mal que me ha podido la curiosidad y me has sacado de mi error. Lo tendré en cuenta cuando tenga que comprar algo :)

    ResponderEliminar
  6. Me he saltado párrafos...es que tuve la física de 2º colgando hasta ¡cou! y me da alergia...

    Yo que estaba tan contenta con mi helicóptero A plus plus con 1200 rpm a 279 euros...

    ay señor, no somos nadie...

    ResponderEliminar
  7. ¿Este post está escrito en español no?

    Otro que dejó la fisica en 2º
    o la fisica me dejo a mi.
    También dejé la quimica,
    pero la quimica vino luego a por mí
    y me casé con ella

    ResponderEliminar
  8. Tita, si tú estás contenta con la tuya, pues ya está!

    Consu's mira tú que a mí me había parecido casi como Tarzán hablando con Jane, pero parece que me ha salido más como Kierkegaard hablando con Shoppenhauer...

    ResponderEliminar
  9. No es por ir de listilla, pero con el párrafo "Como resúmen:" creo que sí está bien adaptado a los dummies ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque ortográficamente sea "resumen".
      http://lema.rae.es/drae/?val=resumen

      Eliminar
  10. Vaya pejiguera, Eliahh! XDD

    Gracias por la corrección. Ya está subsanado el error.

    ResponderEliminar
  11. Es una reflexión interesante pero creo que no es para dummies esta vez.
    Los fabricantes son muy cucos y se inventan sus cosas para engañar al personal y de paso pulirse a la competencia si no se anda lista.
    En mi sector sucede una cosa que a mí me indigna, y es que ahora se piden certificados para área clasificada para cosas tan explosivas como un manómetro o un termómetro. Y es porque alguien certificó que los suyos no lo hacían en un laboratorio que se lo llevaría calentito por decir que los peces nadan. A partir de ahí, como la gente es crédula, a venderlos hasta obligar a la competencia a hacer lo mismo y los clientes a pagar el disparate.
    No sé si viene muy a cuento pero a mí me lo ha recordado.

    ResponderEliminar
  12. Sí viene a cuento, sí. Al final en el que menos se piensa es en lo que quiere o necesita el cliente. Lo que interesa es la tajada que se saca.

    ResponderEliminar