The Blank Slate (I)

Bueno, hace un año más o menos os estuve dando la lata con un libro que me estaba leyendo y que me entusiasmó muchísimo: The Better Angels of our Nature de Steven Pinker. Ahora me estoy leyendo un libro suyo anterior que se llama the Blank Slate, la tabla rasa y del que os voy a hablar un poquito. El libro es tamaño tocho y dará para algún otro post. El libro nace como respuesta a una tendencia actual en la que indicar una base genética o natural en vez de adquirida en el cerebro es poco menos que anatema. Según dice el autor: "to acknowledge human nature, many think, is to endorse racism, sexism, war, greed, genocide, nihilism, reactionary politics, and neglect of children and the disadvantaged. Any claim that the mind has an innate organization strikes people not as a hypothesis that might be incorrect but as a thought it is immoral to think" que viene a querer decir (perdón por la traducción) que muchos piensan que reconocer lo innato en el hombre es reforzar el racismo, sexismo, la guerra, la avaricia, el genocidio, el nihilismo, la política reaccionaria y no responsabilizarse de los niños y de los desfavorecidos. Cualquier reivindicación de que la mente tiene una organización innata sorprende a la gente no como una hipótesis que podría ser incorrecta, sino como algo que fuera inmoral siquiera pensarlo.

Durante mucho tiempo se ha pensado que la mente humana es totalmente maleable y que lo que la forma es la cultura y los hábitos que se infunden en ella mediante el aprendizaje. De esta manera, si todos recibiéramos una educación perfecta, seríamos perfectos y si no lo somos, no es porque haya algo mal dentro de nosotros, sino porque no se nos ha enseñado bien. Ya sabéis, lo de siempre, la sociedad es la culpable... Pinker dice: "the Blank Slate has also served as a sacred scripture for political and ethical beliefs. According to the doctrine, any differences we see among races, ethnic groups, sexes, and individuals come not from differences in their innate constitution but from differences in their experiences. Change the experiences — by reforming parenting, education, the media, and social rewards — and you can change the person. Underachievement, poverty, and antisocial behavior can be ameliorated; indeed, it is irresponsible not to do so. And discrimination on the basis of purportedly inborn traits of a sex or ethnic group is simply irrational" (La tabla rasa ha servido también como la sagradas escrituras para creencias políticas y éticas. De acuerdo a la doctrina, todas las diferencias entre razas, grupos étnicos, sexos e individuos vienen no por diferencias en su constitución innata sino de diferentes experiencias. Cambie las experiencias —reformando la paternidad, la educación, los medios y los reconocimientos sociales—y puede cambiar a la persona. Pobres resultados, pobreza y comportamientos antisociales pueden ser mejorados; de hecho no hacerlo es irresponsable. Y la discriminación basada en supuestas diferencias innatas dependiendo del sexo o el frupo étnico es simplemente irracional).

Lo que viene a explicar a lo largo del libro, o al menos a lo largo de lo que llevo leído, es que la parte innata de nuestro cerebro condiciona la manera en la que vemos el mundo y en la que procesamos esa información. Por supuesto que el aprendizaje es importante, pero no hay que dejar de lado que el hombre se hizo en un mundo rodeado de peligros y que la violencia y el egoismo tienen raices en nuestro cerebro de las que hay que ser consciente, aunque de eso ya os hablé hace un año y tampoco vamos a darle más a la barrila.

Tal y como resume el señor Pinker (y gracias a la aportación de Bichejo que me ha proporcionado el libro traducido, aunque ilegible en general, pero que viene bien para poner extractos más largos):
"La simple lógica indica que no puede haber aprendizaje sin unos mecanismos innatos para realizar el aprendizaje. Estos mecanismos han de tener la suficiente fuerza para explicar todos los tipos de aprendizaje que los seres humanos consiguen realizar. Según afirma la teoría de la aprendibilidad -el análisis matemático de cómo puede funcionar el aprendizaje en principio-, existe siempre un número infinito de generalizaciones que el aprendiz puede realizar a partir de un conjunto finito de entradas. Las frases que oye el niño, por ejemplo, pueden ser la base para repetirlas literalmente, producir combinaciones nuevas de palabras con la misma proporción de sustantivos y verbos, o analizar la gramática subyacente y producir frases que se ajusten a ella. El hecho de ver a alguien lavando los platos puede, con la misma justificación lógica, impulsar al aprendiz a intentar limpiar los platos o a dejar correr el agua caliente entre los dedos. Así pues, un aprendiz de éxito tiene que estar obligado a sacar unas conclusiones de la entrada y no otras. La inteligencia artificial refuerza esta idea. Los ordenadores y los robots programados para realizar proezas similares a las humanas están dotados invariablemente de muchos módulos complejos. 
La biología evolutiva ha demostrado que las adaptaciones complejas son ubicuas en el mundo de los seres vivos, y que la selección natural es capaz de hacer que evolucionen, incluidas las adaptaciones cognitivas y conductuales complejas. El estudio de la conducta de los animales en su hábitat natural demuestra que las especies difieren entre sí en sus impulsos y habilidades, algunas de las cuales (como la navegación aérea y el esconder la comida) requieren unos sistemas neuronales especializados y complicados. El estudio de los seres humanos desde una perspectiva evolutiva ha demostrado que muchas facultades psicológicas (como las ganas de comer alimentos grasos, el deseo de un estatus social y de unas relaciones sexuales de riesgo) están mejor adaptadas a las exigencias evolutivas de nuestro entorno ancestral que a las verdaderas demandas del entorno actual. Los estudios antropológicos han demostrado que cientos de universales, pertenecientes a todos los aspectos de la experiencia, se encuentran en todas las culturas del mundo.
Los científicos cognitivos han descubierto que se emplean diferentes tipos de representaciones y procesos en los distintos dominios del conocimiento, tales como las palabras y las reglas de la lengua, el concepto de «objeto perdurable» para comprender el mundo físico, y una teoría de la mente para comprender a las otras personas. La psicología del desarrollo ha demostrado que estos modos tan definidos de interpretar la experiencia empiezan a funcionar en los primeros años de vida: los niños pequeños tienen una comprensión básica de los objetos, los números, las caras, las herramientas, el lenguaje y otros dominios de la cognición humana.
El genoma humano contiene una cantidad de información enorme, tanto en los genes como en las zonas sin codificación, para guiar la construcción de un organismo complejo. En un número cada vez mayor de casos, unos genes determinados pueden estar vinculados a aspectos de la cognición, el lenguaje y la personalidad. Cuando los rasgos psicológicos varían, gran parte de esa variación procede de unas diferencias en los genes: los hermanos gemelos univitelinos se parecen más que los bivitelinos, y los hermanos biológicos, más que los adoptivos, se críen juntos o por separado. El carácter y la personalidad de alguien se manifiestan muy pronto y permanecen casi constantes a lo largo de toda su vida. Y tanto la personalidad como la inteligencia demuestran poca o ninguna influencia del entorno familiar particular del niño dentro de su cultura: niños educados en una misma familia se parecen sobre todo por los genes que comparten.

Por último, la neurociencia está demostrando que la arquitectura básica del cerebro se desarrolla bajo control genético. Pese a la importancia del aprendizaje y de la plasticidad, los sistemas cerebrales muestran signos de una especialización innata y no se pueden sustituir entre sí de forma arbitraria."

Pues eso, que es un libro interesantísimo y que haríais bien en iros leyendo. Yo, por mi parte, os seguiré dando la brasa con él.

13 comentarios:

  1. uyyyy ND, tienes suerte que a la Dra Di la tenemos perdida de regreso por Heathrow como Tom Hanks, porque si no te iba a dar para el pelo.

    La educación decían en mi amado y ultrareligioso cole, consisitía en descubrir esas potencialidades que cada uno tenia dentro.
    En su caso era un posicionamiento más bien religioso, como si el profesor fuera un subsidiario de dios.

    Es cierto que en algunos casos estas posiciones se han asociado a poosiciones racistas y clasistas, pero no es menos cierto que la posición contraria, la de la tabla rasa, lleva al punto contario también peligroso de la socialización en valores sin limites previos.

    Desde que me saqué el CAP hace unos años el tema de la educación me ha apasionado, por todo lo que lleva entremezclado de psicología, sociología y política (si, politica también, como herramienta de socialización y educación de la ciudadanía (esto último pa provocar)).

    Ahora eso lo llevas al campo del derecho penal y te pones a revisaar los textos de Lombroso. Y se te ponen los pelos de punta!

    En fin que mejor no moverse en estos temas por las arenas movedizas de los extremos e intentar conciliar posiciones intermedias.

    ResponderEliminar
  2. Tranquilo ECDC, que si Di está de regreso, yo estoy de vuelta de todas las tonterías.

    A saber: un grupo de niños vive en el barrio de Salamanca, en una casa confortable, y tiene todo lo necesario para avanzar en su educación. Otro grupo de niños vive en la periferia, en condiciones desestructuradas.

    Pregunta del millón: ¿Qué grupo tiene más posibilidades de producir un alto porcentaje de pandilleros pequeños delincuentes?

    Hay que responder en menos de 5 segundos.

    ResponderEliminar
  3. Sí creía que lo había dicho este señor bastante clarito (que es profesor de Harvard): "El carácter y la personalidad de alguien se manifiestan muy pronto y permanecen casi constantes a lo largo de toda su vida. Y tanto la personalidad como la inteligencia demuestran poca o ninguna influencia del entorno familiar particular del niño dentro de su cultura: niños educados en una misma familia se parecen sobre todo por los genes que comparten"

    ResponderEliminar
  4. O sea, que los niños de estratos, adoptados desde casi la cuna por gentes de clase media, que son "triunfadores", como suele suceder, deben su triunfo a la genética.

    Su intelectual es un truño.

    ResponderEliminar
  5. No se dice que el triunfo en la vida sea genético. El dinero abre muchas puertas, por supuesto, pero lo que sí que dice es que la inteligencia y la personalidad son en gran medida genéticas. Y no dice que la educación no sirva de nada, sino todo lo contrario. Y llamar truño a uno de los intelectuales más influyentes del mundo, bueno, las opiniones son libres, por supuesto.

    ResponderEliminar
  6. Tienes razón, me referí al todo por las partes: lo que dices del libro, es un truño. De todas maneras, es prodigioso el modo en que los intelectuales vuyas teorías hacen felices a los miembros del poder tienen más influencia mediática, aunque sus teorías no estén de acuerdo con la mayoría de los teóricos de prestigio.

    ¿Cómo no va a haber influencia genética? Por supuesto. Pero las inteligencias de partida son moldeadas por las condiciones en que cada niño vive su vida.

    En esas condiciones, complicándolo todo, se dan las emocionales, que explican muchas diferencias entre hijos. Pero si vemos el caso de los adoptados procedentes de familias desestructuradas, pobres y aculturales: ¿cómo se explica según las teorías de este señor que, bien escolarizados y atendidos, alcancen los mismos niveles medios de inteligencia y personalidad? Solo por la educación, por lo que se les ha aportado por el "medio", lo que destruye las teorías de este señor.

    Es muy alentador para las clases altas del poder pensar que están ahí porque genéticamente están mejor dotados. Es la nueva versión (científica) del Por la Gracia de Dios.

    ResponderEliminar
  7. A ver, que lo que dice este señor es que hay cosas innatas en nosotros y que hay aspectos que vienen principalmente condicionados por la genética y pone el caso de la inteligencia a partir de estudios sobre gemelos criados en familias y en ambientes distintos o hijos no criados por padres biológicos comparados con sus hermanos, tanto biológicos cómo hermanastros.

    También dice que el ambiente familiar no condiciona el desarrollo de la personalidad de la misma manera que la genética, aunque sí que lo condiciona en mayor manera el grupo de amigos, por ejemplo.

    Y te diré que este señor es bastante de izquierdas, tal vez no lo bastante para ti, pero sí para el estándar americano. Defiende a Dawkins y es discípulo de Chomsky, o al menos empezó siéndolo.

    ResponderEliminar
  8. Mira, con independencia de la genealogía intelectual de este señor, y si se mantiene en ella o no, estamos en un terreno que no se sostiene sobre ciencias exactas y en el que el número de estudios de campo es insuficiente y de resultados variables.

    Que yo sepa, la mainstream de esa ciencia aboga por una combinación de genética/condiciones sociales. Lo que es cierto es que el genetismo, en este campo, no solo comporta unas actitudes peligrosas, sino que siempre que se ha utilizado con el tiempo se ha demostrado la falsedad de esas proposiciones.

    Basándose en la genética se han fundamentado teorías racistas. Y sobre la inteligencia, también. Prestigiosos intelectuales de hace menos de 5 décadas afirmaban la inferior capacidad de inteligencia de los negros americanos. Después, se vio que los estudios sobre el tema se realizaban sobre unos medidores de la inteligencia a los que los niños negros respondían mal porque por las condiciones sociales no estaban preparados para contestar correctamente.

    Por otra parte, si a lo que te digo contestas, ideológicamente, diciendo que soy de izquierdas, es bastante tonto. Yo contesto a lo que escribes, pero no te descalifico porque eres de derechas. Cuando digo que la base genética es utilizada por los detentadores del poder para justificar que lo tienen ellos, hago una proposición que me rece una contraposición. Y eso es así.

    No hace demasiado tiempo, cuando se criticó a Fraga que la mayoría de las oposiciones buenas las sacaban familiares de miembros del PP, contestó: Es que las buenas familias son del PP y sus descendientes están mejor preparados intelectualmente.

    De esas cosas, que tu autor justifica, debemos huir como de la peste. Aunque Fraga no distinguía si era así porque los hijos de familias bien son más listos o han tenido mejor educación.

    ResponderEliminar
  9. Claro que la sociobiología, y el señor Pinker, dice que somos una mezcla de genética, educación y cultura pero eso no quiere decir que todas nuestras características mentales se dividan de esa manera al 50%. En el libro dice: "People sometimes fear that if the genes affect the mind at all they must determine it in every detail. That is wrong, for two reasons. The first is that most effects of genes are probabilistic. If one identical twin has a trait, there is usually no more than an even chance that the other will have it, despite their having a complete genome in common. Behavioral geneticists estimate that only about half of the variation in most psychological traits within a given environment correlates with the genes.

    The second reason that genes aren't everything is that their effects can vary depending on the environment."

    La gente a veces teme que si los genes influyen en la mente de alguna manera deben determinarla en su totalidad. Eso es incorrecto por dos razones. La primera es que la mayor parte de los efectos genéticos son probabilísticos. Si un gemelo idéntico tiene un rasgo, no hay más que un 50% de posibilidades de que el otro lo tenga a pesar de tener todo el genoma en común. Genetiticistas del comportamiento estiman que solo la mitad de la variación de los rasgos psicológicos en un ambiente dado se correlaciona con los genes).

    La segunda razón por la que los genes no lo son todo es porque sus efectos pueden variar dependiendo del medio ambiente.

    Lo que este señor cuenta, muy interesante, no son teorías eugenésicas ni nada parecido ni tienen por qué llevar allí, de hecho prácticamente todo el libro es demostrar que no implica nada de ello. Eso sí, cambia la perspectiva de lo que sabemos sobre nosotros mismos.

    Al caso que cuentas le dedica casi un capítulo en el libro.
    (luego sigo que me requieren para otros asuntos)

    ResponderEliminar
  10. Bueno, ND, zanjemos la cuestión más allá de lo ofensivo que me ha resultado lo de “quizá no sea tan de izquierdas”. Resulta que le orden no es “soy de izquierdas luego pienso esto”, de la misma manera que tú “no eres de derechas luego piensas eso”. Solo se puede aplicar esa perversión intelectual a los miembros de religiones, que por cuestiones de “fe” tienen que aceptar al completo toda una cadena de pensamientos.

    En realidad, Pinker dice una serie de obviedades, como que en los miembros de la especie humana hay elementos innatos. Por ejemplo el lenguaje. Sé de qué habla. En el último curso de carrera, don Fernando Lázaro Carreter nos dio (a un grupo de veintitantos) un curso de un año sobre la gramática generativa de Chomsky. Además, en el piso en el que vivía con otros estudiantes, celebrábamos dos seminarios a la semana (a los que asistían compañeros que no eran del piso). Uno de ellos, sobre los aspectos de la gramática generativa ajenos a Chomsky (que ya nos enseñaba L.C.). Además, mi compañero más compañero del piso, al terminar se fue al MIT como becario de Chomsky, hoy en día es el catedrático de sintaxis más respetado de España y Académico de la Lengua. Durante muchos años hablamos de estos temas.

    Lo que “descubrió” Chomsky es que todos los seres humanos nacemos con una pre-gramática que nos permite aprender cualquier idioma (salvo los que nacen con un daño cerebral). Esta pre-gramática no parece que la tengan los chimpancés, jirafas ni truchas.

    Hasta ahí, todo bien. Lo que no se dice por ninguna parte es que “genéticamente” se nazca con más facilidad para entender, por ejemplo, los Sonetos de Shakespeare. Eso dependerá de las facilidades educativas y de la situación emocional. A mí, con 10 años, ya me habían regalado versiones infantiles de Homero, Conde Lucanor, etc., además de libros de aventuras, etc. Veía leer y escribir a los que me rodeaban, etc. Que luego, en las lenguas, la literatura y otras asignaturas cercanas superara con poco esfuerzo a otros compañeros no se puede atribuir a que nací genéticamente dispuesto a ello, sino a la facilitación de un aprendizaje. No nací “más listo” que el hijo del hombre que nos traía las barras de hielo... pero nací con muchas más facilidades para “quedar como listo en ciertos campos.

    Lo que hizo que me saltaran las alarmas es algo tuyo, no de Pinker: “Ya sabéis, lo de siempre, la sociedad es la culpable...”.

    Pues sí, fuera de las obviedades de Pinker, lo cierto es que la organización de la sociedad (injusta y desigual) es culpable de que no se desarrollen con fluidez las capacidades innatas de todos los humanos.

    Otra cosa distinta es el desarrollo de esas capacidades iguales de la inteligencia signifiquen un desarrollo emocional y moral bien distribuido. El curso de la Historia y la existencia del egoísmo excesivo en muchos de los seres humanos nos indican que no por tener mayores conocimientos seamos mejores.

    El objetivo de una sociedad justa sería proporcionar a todos el desarrollo de las capacidades innatas.

    ResponderEliminar
  11. sorry
    de la misma manera que tú “no eres de derechas luego piensas eso”.
    =
    de la misma manera que de ti no se puede decir “eres de derechas luego piensas eso”.

    ResponderEliminar
  12. Bueno, pues ya está. Somos mezcla de, pero vuelvo a lo mismo: Pinker dice que hay factores como la inteligencia que tienen mucho más que ver con la genética que con el ambiente. Como también la altura, por ejemplo. Respecto a los tests de inteligencia hay casos mucho más recientes en los que los chinos dan mejores resultados que los blancos, los judíos también (palabras de Pinker), pero eso no quiere decir que no haya negros o blancos o chinos mucho más listos o más tontos que otros y que de los otros. Es un hecho.

    ResponderEliminar
  13. Hay ordenadores que tienen más disco duro, otros ordenadores tienen una mejor tarjeta gráfica y otros mejoran en la memoria RAM o en el procesador...

    pero si alguien no enseña a utilizarlos da igual que el hardware sea mejor , si a uno no le pagan las clases de informática y a otro si y si uno utiliza el ordenador para jugar al apalabradoos y otro lo tiene que despedazar para revenderlo por componentes para comer el uso de ese ordenador será distinto y lo que cada uno pueda sacar de él también.

    En este caso (...sin que sirva de precedente y aunque me duelan los dedos al escribirlo jejeje estoy más de acuerdo con el Sr NaN)

    ResponderEliminar