Being Elmo

Hoy, como es viernes os tengo una cosa ligerita. Nada de procesos mentales, nada de historia, nada de teorías extrañas. Hoy os traigo un documental que he visto y que me ha gustado bastante.

Yo crecí con los Teleñecos. Bueno, más que con los Teleñecos con Barrio Sésamo. Era super fan de Coco. Pero también me gustaban Epi y Blas, la rana Gustavo, el Conde... Y dentro de Coco, los que más me gustaban eran los trozos en los que aparecía Super Coco.

He de decir que nunca vi a Elmo en Barrio Sésamo. Supongo que tardó en llegar o no importaron el personaje al programa español.

Así que no soy muy de Elmo, no por nada, sino porque no lo asocio a mi infancia como sí me sucede con los otros. De igual manera Fozzy o Gonzo no aparecían por allí. Porque el Show de los Teleñecos no era para niños o yo no recuerdo verlo por la tele. A lo mejor sí que lo echaban y, simplemente, en mi casa no se veía. Recuerdo que hubo unos dibujos animados de los baby muppets o algo así que creo que veíamos más por mi hermana pequeña que por nosotros.

El caso es que he visto este documental que trata del titiritero (puppeteer) Kevin Clash que es el que da vida a Elmo. Aquí os pongo el trailer:


Y he de decir que a mí me ha gustado bastante. Trata de la vida de este señor, de su infancia en Baltimore, de las pullas que recibía de los niños porque jugaba con muñecas, del apoyo de su familia, de la admiración que sentía por Jim Henson y trata también, aunque parcialmente, del taller, de la fabricación de los muñecos, que es la parte que a mí más me interesa. Me flipa cuando va al taller y empieza a abrir cajones de los que salen miles de ojos, orejas, bigotes... de todo tipo y tamaño para crear los personajes. Viene como Elmo se convierte en el personaje más querido por los niños, el lanzamiento de Tickle Me Elmo (Elmo cosquillas) que se vendió como rosquillas. Es bastante interesante y tiene ese tono tierno y entrañable de Barrio Sésamo. Otra historia de superación, esfuerzo y éxito tan del gusto americano (y mío). Supongo que también habrá esas historias de quien lo intentó y no llegó. Tengo pendiente el documental que recomendó Newland en su blog y que debe de ir más por ese lado.

Claro, que luego mirando en internet (¿porqué tendría que mirar? ¿POR QUÉ?) he descubierto que al poco de rodar el documental le denunciaron por tener relaciones sexuales con menores con un chico y ha tenido que dejar Barrio Sésamo. Un asunto turbio que no está muy claro en la wikipedia, pero tampoco he querido investigar más. En fin, parece que la sordidez aparece por todas partes...

En fin, creo que si os gustan los Teleñecos o Barrio Sésamo os gustará este documental, que tampoco es redondo, pero que está bastante bien.


10 comentarios:

  1. Revisa el final del siguiente párrafo al vídeo porque hay un abrá horroroso horroroso horroroso

    ResponderEliminar
  2. Si rodó un documental y trataba con marionetas o niños, que lo denunciaran en EEUU por abuso es lo menos que se podía esperar :S
    De ahí a que fuera verdad... pues a lo mejor también.
    Gracias por las recomendaciones :)

    ResponderEliminar
  3. Bueno, tampoco era un niño. Según parece tenía 16 años y esperó hasta los 23 para denunciarlo y según Kevin Clash cuando estuvieron liados ya tenía 18... turbio, pero tiene pinta más bien de que el que lo denunció quería dinero...

    ResponderEliminar
  4. Ja, ja, ja... Cómo me molan todos los ojos esperando dueño en el cajón...

    ResponderEliminar
  5. Me parto, Anijol yo también quiero que seas mi correctora, anda por favor di que sí :)

    Yo me he criado con las mismas cosas, que por algo somos quintos, pero me sorprende que no tengo muchos vínculos emocionales con estos muñecos, si ya me lo decía mi madre "hijo, eres un descastado"

    Lo del final me ha dejado a cuadros, si es que ya no se puede encontrar nada sin manchar en esta vida. De todas formas me apunto verlo, aunque Elmo ni fu ni fa.

    ResponderEliminar
  6. Sí, Ther, eso era alucinante.

    Newland, más que descastado supongo que es que te gustarían más otras cosas. A mí Barrio Sésamo me encantaba.

    A mí Elmo me gusta, pero no es de mi infancia.

    ResponderEliminar
  7. A mi Elmo tampoco me suena de verlo en Barrio Sésamo, ahora, una cosa te digo: lo mejor lo mejor lo mejor lo mejor era ver como se le caian todas las galletas por los lados de la boca al Monstruo de las Galletas ;P

    ResponderEliminar
  8. El Monstruo de las galletas era buenísimo. Lo que sufría cuando le decían que no podía comerse la galleta hasta después y cómo no podía aguantar...

    ResponderEliminar
  9. Elmo es el gran desconocido para nuestra generación. O yo al menos no lo recuerdo y era muy fan de Barrio Sésamo, hasta Espinete todo me pareció bien. Luego lo cambiaron por una birria que era Los mundos de Yupi y ya me hice mayor.

    Mis favoritos: Supercoco y Carolina (una rubia con flequillo que aporreaba el piano). Y Triki y el Conde. Pero la que más, Carolina, aunque no era para nada la más conocida, pero es muy yo

    http://www.youtube.com/watch?v=_qfuWJzo82k

    ResponderEliminar