La familia que se medica unida, permanece unida

Pues aquí estamos, de vacaciones. Creo que hemos debido de enfadar a alguien en las alturas porque de los cuatro miembros de nuestra famila tres están enfermos y un mediopensionista. Los fuegos artificiales los comenzó J que ya el mismo viernes (los niños no tenían cole el viernes) decidió pillar un catarro con granos incorporados. Supongo que algo parecido a un sarampión o algo así de menos virulencia, pero el pobre está con la nariz taponada y fabrica mocos a escala industrial. Un prodigio de la naturaleza, aunque no sea muy agradable de ver, pero nadie dijo que los prodigios, además de serlo, tuvieran que ser eye friendly.

A continuación cayó C. C es más de anginas (en eso es como yo) y se ha pillado unas. Dolor de garganta, dificultad para tragar... La primera noche que estuvimos en Ávila se despertaron tres veces por la noche y me despertaron a mí también. Querían agua, tenían frío y luego calor. Es asombroso el poder que tienen para despertarse, solucionar su problema, y volver a planchar la oreja. ¡Eso sí que es un súperpoder! Y en eso pensaba yo mientras ellos se volvían a dormir y yo me quedaba dando vueltas en la cama hasta que podía volver a dormirme.

Vino Anniehall, después de haber tenido que ir a trabajar a Madrid ya algo pachucha. Ella, para no ser menos, sino más, se ha pillado anginas y catarro; un combo muy primaveral agravado por su alergia. Está hecha una pepla y da mucha penita verla. Sorprendentemente yo estoy aguantando incólume. Bueno, incólume en cuanto a la enfermedad porque los efectos colaterales me están comiendo la moral y no me dejan dormir.

Los efectos colaterales son, principalmente, unos ruidos atronadores susurros melodiosos que emite Anniehall por las noches para no dejarme dormir mecerme melodiosamente por las noches. Estos ronquidos susurros me hacen quedarme extasiado admirando su cadencia y me impiden conciliar el sueño. Además que hay que reconocer que le pone empeño y constancia se queda emitiendo sus cantos de sirena durante toda la noche y yo ahí, embelesado...

Además, un efecto colateral de la enfermedad es que Anniehall se queda roque en cuanto se tumba para dormir, de manera que mi súperpoder de dormirme en un pispás queda anulado porque ella se duerme aún más rápido y ahí me quedo yo, pensando en la insoportable tonalidad levedad del ronquido ser. Ha perfeccionado tanto su arte que tiene una forma de roncar entonar su melodía que parece que incorpora un xilófono. Cosa digna de admiración, admiración que le he profesado durante las dos últimas noches (bises incluidos).

Sé que bastante tiene ella con sus males y que más tonto soy yo por no hacerme con unos tapones para los oídos. Pero al final el resultado es que yo también soy un ser casi del inframundo que se arrastra durante el día con unas ojeras como la Lirio.

Así que realmente está siendo una Semana Santa de pasión... con saetera incorporada!

13 comentarios:

  1. Mucho ánimo y que se mejoren pronto. Yo pase por lo mismo hace 2 semanas.

    ResponderEliminar
  2. Madre mía, qué panorama.
    Ánimo, que hay una resurrección colectiva en el horizonte.

    ResponderEliminar
  3. Gracias. El panorama es poco alentador, pero solo se puede mejorar! En unas horas salimos hacia Galicia y espero que nuestra recuperación sea completa con pulpo, carnes y pan!

    ResponderEliminar
  4. Bueno, no es por ser agorera... pero ya sabes quien va a ser el siguiente en caer, ¿no? Puedes correr, pero no esconderte jajajaja

    ResponderEliminar
  5. No es que no me interese por vuestra salud pero, cada vez que veo el vídeo de Sara Montiel en mi pueblo mis pensamientos se dispersan...

    El martes pasado estuve ahí mismo, en primera fila. El tío que cantó al Cristo no tuvo ni la mitad de gracia... Ojala vuelvan a invitar a Sarita, que ella sí sabe improvisar unos versos...

    ¡Que se mejoren ustedes!

    ResponderEliminar
  6. ¡Pues sí que estamos bien! (frase hecha que, incomprensiblemente, significa lo contrario. Estas cosas hacen las delicias de los guiris que aprenden español).

    ResponderEliminar
  7. Gracias por los ánimos, Speedy! XD

    Ther, ese es uno de los momentos ya clásicos de la Semana Santa junto con la Túnica Sagrada y Ben Hur.

    NáN, nos vamos recuperando poco a poco...

    ResponderEliminar
  8. Pobrecita Annie...todo el mundo sabe que la madres solo se ponen malas cuando están al borde de la muerte..pobrecita, pobrecita.


    a ti no te digo nada...¡quejica!!! si todos sabemos que no duermes....nunca

    ResponderEliminar
  9. Tú sí que me entiendes, Moli.

    Todos bien Bich, volviendo a Madriz ahora :(

    ResponderEliminar
  10. Sí, estamos bien, gracias!

    Moli, eres mala. Yo duermo como un niño! Claro, que también a las horas de los niños...

    ResponderEliminar
  11. Siempre te puedes ir a dormir al sofá...digo yo.
    Y lo de Sarita por unos días te podía haber quedado como homenaje póstumo.

    ResponderEliminar
  12. Es verdad! No había caído en ello. Espero que no estén relacionadas las dos cosas... :S

    ResponderEliminar