Quemar la noche

Bueno, pues como cada 15 de cada mes llega el momento de hablar del Club de Lectura 2.0 (del que ya soy C.E.O. dimisionario) y del libro del mes. El libro de este mes lo elegí yo y es este Quemar la noche de Lizz Murray. El libro es uno de esos libros de oferta por un día de Amazon y que me costaría 1,89 €, supongo porque todos van más o menos por ahí. Es una historia personal (una memoir que dicen los cursis) sobre una niña y su durísima infancia y como a pesar de parecer que iba a terminar mal en la vida, terminó estudiando en Harvard y ahora da conferencias por el mundo, tiene una fundación y es muy feliz.

Es un libro duro, pero describe una realidad terrible como es la de que tus dos padres sean drogadictos y crezcas entre un mar de privaciones, hambre y desorden. Cuenta como ella y su hermana tienen que crecer muy deprisa y encargarse de ellas mismas desde que tenían cinco o seis años.

A través de sus padres nos cuenta toda esa ola de drogas del Nueva York de los 80 y el comienzo del SIDA. Me llama la atención que no hay ningún rencor hacia sus padres y la clase de vida que tuvieron que llevar por su adicción. Desde pequeña lo ve como algo que ellos no pueden evitar y cómo mes tras mes el cheque que recibía su madre se lo gastaban inmediatamente en drogas.

Su vida sin padres como tal se centra en sus amigos y en pasar de ir al colegio, intentar comer ya sea trabajando o robando, dormir en casa de sus amigos sin que sus padres lo sepan, etc.

En fin, todo un drama, pero que tiene un final feliz. En un determinado momento se da cuenta de que si no quiere vivir como vive y terminar como sus padres tiene que salir de ella misma la voluntad de querer solucionar sus problemas y de tomar las riendas de su destino. Y lo hace. Con ayuda de un instituto alternativo especializado en dar una segunda oportunidad a quien de verdad la quiera. Se saca los cuatro cursos de bachillerato en dos años. Al final hay una parte en la que no sabemos si va a poder ir a la Universidad o no (un poco ficticia porque ya en el título se nos dice que si) en el que yo solté una lagrimita. Es un momento literario similar a los que me hacen llorar en las películas cuando de repente suena la música de fanfarria y llega ayuda inesperada y todo es alegría desbordada. Hasta me sonó la música en la cabeza mientras lo leía y me imaginaba un plano del sol saliendo por el horizonte.

En fin, me ha parecido un libro que está bien, aunque no es "Literatura". Y ha tenido un aspecto que os voy a comentar para que veáis que tras mi dura coraza liberal hay un pequeño corazoncito que sigue latiendo: pocas veces he visto tan bien defendido el sistema de educación pública como leyendo este libro. Cómo realmente a través de la educación se puede cambiar la vida de las personas. Eso sí, tienen que querer. Un sistema que permite dar oportunidades a aquellos que no las han tenido o segundas oportunidades a quienes han desperdiciado las primeras que se les ha dado es un sistema en el que yo pagaría más alegremente mis impuestos (o menos dolorosamente).

También tiene cosas horribles como el uso del palabro tan de moda en todos los ámbitos de lo políticamente correcto: empoderamiento. Para muestra, un botón.

Algunos párrafos que me han gustado:

"Querida mamá: Una de las razones por las que resulta tan duro haberte perdido son todas las cosas que nunca llegaremos a decirnos la una a la otra. Eso es lo que la muerte ha hecho, mamá: nos ha robado las cosas que nos quedaban por decir. ¿Sientes lo mismo que yo? ¿El peso de lo que no se ha dicho? A lo largo de dieciséis años, he aprendido a tragarme los sentimientos, a tragarme las cosas que no podía decir para no herirte o alejarte. Pensar en ti y en mí, mamá, me trae a la mente el modo en que se producen las perlas. La gente las mira como joyas bellísimas, perfectas, pero no se dan cuenta de que en realidad tienen su origen en el sufrimiento: en algo duro y peligroso que queda atrapado dentro de una ostra, a la cual no pertenece. La ostra fabrica una perla para protegerse. Detrás de mis labios sellados, mamá, eso es lo que yo he hecho: encerrar el dolor de nuestra familia hasta que han surgido perlas, miles de pequeños daños que había que ocultar. Pero te has ido, de todas maneras, y ya no estoy segura de que mi silencio nos hiciera ningún bien".

 "Antes incluso de que lo soltara, yo ya sabía cómo iba a reaccionar al regalo de papá. El modo de comportarme con mis padres era en gran parte deliberado; meditaba a fondo las acciones y las palabras por las que al final me decidía. Así, no dejaba nada al azar. Más bien, era una habilidad que desarrollé, sabiendo exactamente cómo captar la atención de mis padres".

"La vida tiene esta manera de hacer las cosas; en un determinado momento todo tiene sentido; en el siguiente todo cambia. La gente enferma. Las familias se rompen. Los amigos podrían darte con la puerta en las narices".

Dicho esto, enlazo en un giro magistral un vídeo sobre el informe Pisa que os recomiendo que veáis si no lo habéis hecho porque se dicen cosas muy curiosas y sensatas que surgen al comparar los resultados, el dinero invertido y el sistema educativo de los países de la OCDE. Ahora que se habla tanto de la educación y de los recortes y de nuevos modelos creo que nosotros como ciudadanos tendríamos que exigir a nuestros políticos que hagan una reforma educativa con el sentido exclusivo de mejorar el sistema educativo. En este vídeo se habla del caso coreano y japonés en el que ningún niño es dejado atrás. En el caso coreano el 100% de los alumnos terminan el bachillerato. Y como dice este señor, parte del éxito es invertir en el sistema educativo y la otra parte es que todos los niños son capaces de superar con éxito su formación. Los países que mejor resultado dan en Pisa son aquellos en los que se adapta la educación a los alumnos y donde se cree que la mayoría de los estudiantes pueden tener talentos excepcionales que hay que descubrir y en los que se personalizan sus oportunidades de aprendizaje.

Claro, diréis que un sistema así debe ser muy caro y que sería excelente tenerlo, pero que no nos lo podemos permitir. Bueno, eso no es del todo cierto. Sabéis cuál es el segundo país del mundo con más gasto por alumno en relación al PIB? ¡Sorpresa! ¡España! ¿Sabéis que nos gastamos más en términos absolutos y relativos que Corea que es la que se sale en las clasificaciones? ¿Sabéis que a pesar de eso en vez de mejorar vamos para atrás igual que los cangrejos? ¿Y sabéis de quién es la culpa? Única y exclusivamente nuestra. No hay que innovar, sino copiar a los que lo hacen bien. Ved el vídeo, por favor.



Tenéis reseñas del mismo libro en los blogs de Livia, Carmen y Bichejo. ¡Ah! y la incorporación de Mirichán, ¡bienvenida al club!

16 comentarios:

  1. El vídeo lo veo luego. Está muy bien la defensa a la educación pública, y más después de los titulares sensacionalistas de ayer. Pero lo fundamental también lo dices tú, es que hay que querer.

    Del libro, pues todo dicho. Un poco telefílmico, pero no está mal. Con los tiempos que corren está bien leer de vez en cuando cosas de estas que devuelven un poco la fé en el ser humano. Aunque seamos unos solidarios de palo. Porque se implican con ella después de verla en los medios. Eso no me ha gustado.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, es que eso es lo habitual. Uno es más consciente de las cosas que pasan cuando salen por la tele. A mí eso me emocionó, la verdad. Yo sé que es un nivel telefilm, pero me ha gustado. Yo soy mucho de finales felices así que ahí me ha ganado.

    ResponderEliminar
  3. Yo también soy de finales felices. Libro aparte, que no he leído, muy interesante la reflexión sobre cómo orientar la educación, copiar al que tiene éxito. Por lo poco que he visto, el final -que suele ser cuando sacan conclusiones- ;), -la figura clave es el maestro,- la estrategia clave es formar al maestro para que sepa enseñar a los niños, frente a lo de ponerle objetivos y dejar que se las apañe, -y la visión social clave es la de darle importancia a la formación y relevancia social al maestro.
    Pues lo estamos haciendo al revés...

    ResponderEliminar
  4. Eso es, DM, en el vídeo compara Luxemburgo y Corea como casos contrarios y nosotros vamos mucho más en el camino de Luxemburgo que en el de Corea sin que haya necesidad...

    ResponderEliminar
  5. Por deformación profesional... No hay ley, por mala que sea, que consiga lo que se ha conseguido en España (y efectivamente no es una cuestión de inversión); en el libro está la clave, para recibir una buena formación tienes que querer recibirla, si no apaga y vámonos; yo "conseguí" que un crío que llevaba cuatro años sin hacer nada se arrancara y sacara el título, pero no fui yo, fue que de pronto el crío quiso y vivimos en un país donde la educación está completamente devaluada, lo de ayer (que sí, que claro que la CAM lo ha hecho a mala leche) da mucha vergüenza, que alguien (una sola persona me llega) que dice que Soria es una comunidad autónoma pretenda ser maestro -y pueda conseguirlo- dice mucho de lo devaluada que está (no la pública, ojo, la educación, a ver si alguien se piensa que eso no se da en la privada, donde se entra sin oposición ni nada similar); pero ojo, pasaron casi 2000, esos deben ser nuestros maestros, el que dice que Soria es una comunidad autónoma que se vaya a su casa... Sobre Pisa... nuestros sistema está orientado a selectividad, el finés a Pisa (no es una disculpa, nuestro sistema no la tiene, es sólo que los datos en bruto no lo cuentan todo)

    Me lío, me lío, a mí el libro me ha gustado, es un sí, se puede real y realista, porque se puede, pero hay que querer y estar dispuestos a dejarse la piel ¡nos vemos en el Club de lectores!

    ResponderEliminar
  6. Completamente de acuerdo con lo que dices del sistema educativo.

    Lo que no sé es cómo se obliga a nada a nuestros representantes políticos ¿se les escribe una carta? ¿se firma una petición popular? ¿nos manifestamos? ¿nos asociamos? ¿escribimos a la prensa? ¿les dejamos de votar? ¿votamos en blanco?

    Es que todo eso ya se está haciendo, y parece que no sirve para nada, lo cierto es que una vez son escogidos, hacen oídos sordos a absolutamente todo.

    ResponderEliminar
  7. Vale, a mi estas cosas de la educación me importan, y bien lo sabe ND, que le calenté mucho la cabeza acerca de un libro que le gustó -y a mi el planteamiento, no-.
    Lo de ayer de ridiculizar a los profesores aspirantes, una cochinada. Pero es una tv totalmente mediatizada por los pbjetivos de la cam, que ya ha empleado muchos trucos rastreros antes.

    Hay dos telones de fondo y creo que hay que verlos los dos, y considerarlos los dos.
    - Corea, Japón, e Islandia tienen una sociedad que valora la educación y empuja a la educación. lo cual simplifica mucho las cosas a los padres y los maestros, porque los niños absorben que sus compañeros quieren aprender. Aquí es justo al contrario, puedes ser el adulto más motivado y motivador del mundo, los niños tienen el ejemplo de sus iguales que no valoran aprender. Por eso tantos padres buscan colegios isla, y yo lo he hecho durante un tiempo.
    - Para que aprendan, hay que montar el sistema educativo que mejor lo haga, que es de lo que va la charla ted, sobre lo que es el sistema. Que me parece, a mi entender, que es más fácil empezar por cambiar el sistema educativo ANTES que la visión de los niños mayores sobre el aprender. Es lo que yo pienso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. He flipado con el giro magistral. Vamos, que me has hecho empezar a leer tres veces el post porque pensaba que me había pasado al post anterior o algo. Muy magistral para mi, me temo, que lo máximo que aguanto en la vida es que el padre de Liz fuera un buscador de tesoros en las basuras de los demás.

    (Eh, a que te ha molado mi giro magistral en el comentario, eh!)

    Muchas gracias por acogerme en el Club de Lectura y como le dije a la Presidenta Bich, espero no defraudar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No confundamos el organigrama, que aquí el líder es ND, yo sólo soy una acólita!!

      Eliminar
    2. Mirichán se ha dado cuenta de quien manda enseguida. Chica lista. Y, sí, Bichejo es la presidenta y factotum del Club de Lectura.

      Eliminar
  9. Livia, Loquemeahorro y DM, el tema de la educación es apasionante y nos jugamos mucho como sociedad. A mí lo que me duele mucho es que parece que invirtiendo lo mismo en otros sitios cunde mucho más. Claro que porque hay sitios donde se valora la educación y habrá otros que si aspiración es triunfar en PISA, pero ya es algo. Pongo por caso, cuando yo miré los puntos para el instituto, había puntos por cercanía, por renta, por alergias, por hermanos, pero ni uno por expediente.

    Respecto a que cómo se obliga a un gobierno o a un partido es no votándolos y votando a quien proponga hacerlo bien. No hay otra

    ResponderEliminar
  10. Bien, ND. Si eres el CEO es porque con esta entrada has demostrado que puedes ¡y debes!. Como dice Mirichán (bienvenida), un giro magistral: nos llevas al nudo de la cuestión, a lo importante, y al libro le dedicas exactamente lo que es y se merece: algo que sirve para poner el toro en suerte.

    El libro es un destrozo de una gran historia de donde se pueden sacar grandes enseñanzas de la vida, ya que hablamos de educación. Pero el té no sabe igual en un vaso de plástico que en una taza de porcelana. así es que se queda en una historia lacrimógena de superación, cuando es una historia con mayúsculas. y esto es debido a la torpeza de alguien habil para sacar su vida adelante, pero no para escribir un buen libro. Esa es, en resumen, mi opinión.

    Sobre la enseñanza. el niño debe querer, pero el profesor debe ser un buen profesional.

    Y, en general, gran post, sí señor.

    ResponderEliminar
  11. Por cierto, una cita del libro:

    "- ¡Adios! -me interrumpió, cerrando la puerta con tal ímpetu que chocó contra mi pie, rozándome la piel de los dedos con tanta fuerza que me levantó pedazos de cutículas..."

    Lo de las cutículas debe ser un empoderamiento del pie, o así...

    ResponderEliminar
  12. Si no te falta razón, Carmen. Es una historia que si la pilla Dickens hace otro Oliver Twist, pero a mí me ha gustado como a veces también me gusta ir al Burger King. Es simple y no tiene mucha habilidad como narradora, pero es una buena historia.

    Lo del empoderamiento del pie es de enmarcar! XDD

    ResponderEliminar
  13. No me creo que no comentara en este post, pero bueno.
    Mi madre lleva años diciendo que antes los maestros sabían de lo que había que enseñar y ahora con tanta pedagogía en los planes de estudios se les ha olvidado que aprendan las materias que luego deben impartir. Como en tantas otras cosas, creo que lleva razón.
    También pienso que una alternativa realista y viable, como el sistema nazi alemán, quita el fracaso y lo convierte en otro tipo de salidas con posible éxito.

    ResponderEliminar
  14. Tiene que ver con apreciar la educación y valorarla en la sociedad. En una sociedad zafia como la nuestra es lógico que no se valore la educación, que no se forme a los profesores, que no se utilicen métodos de aprendizaje personalizados... En fin, que nuevamente la educación no es causa, sino reflejo de nuestra sociedad.

    En el vídeo no pone muy bien al sistema alemán, la verdad. Y dice que los sistemas más exitosos son en los que no se deja a ningún niño atrás.

    ResponderEliminar