Pasando fatigas

Pues me ha terminado de leer este libro de Mark Twain que me ha regalado Anniehall por mi cumpleaños. Decir Mark Twain en el mundo desgraciaíto es más que decir Dios. Mark Twain es una maravilla se mire por donde se mire. Inteligente, entretenido, compasivo y sobre todo divertidísimo. Si no habéis leído sus libros de viajes o de relatos os estáis perdiendo algo bueno, buenísimo.

Este libro lo tengo por alguna parte en inglés. Creo que me lo regaló mi hermano. Pero no me lo había leído. Su título original es Roughing it. Cuenta el viaje que hizo Mark Twain hasta Nevada acompañando a su hermano que había sido contratado como secretario del gobernador del estado y sus peripecias por esas tierras en medio de la fiebre de la plata y el oro.

La primera parte narra el viaje, la mayor parte de él en diligencia, y todas las incomodidades y aventuras que pasó. Hay que tener en cuenta que aquellos territorios eran prácticamente salvajes. De hecho los estados por los que pasaba como Utah o Nevada ni siquiera eran estados de Estados Unidos, no pertenecían a la Unión. Había bandidos, indios, la frontera, territorios enormes sin ley y sin civilizar. Todo esto nos lo cuenta el señor Twain fijándose en las cosas más cotidianas y sacándonos una sonrisa. Por ejemplo, describiendo la comida en una parada de postas: "el guardaestación empuñó una hogaza de pan de la semana anterior, de la forma y las proporciones de un queso montañés, y cortó unas cuantas rebanadas tan sabrosas y casi tan blandas como adoquines".

Otra vez narra un suceso que le contaron sobre un asalto a una diligencia: "Cruzamos los cerros arenosos por el mismo paraje que los pieles rojas asaltaron el correo en 1856. En aquella luctuosa ocasión el cochero y el mayoral perdieron la vida, lo mismo que todos los pasajeros, exceptuando uno, como se sospechó. Pero ésta debió ser una sospecha errónea, pues más tarde, en distintas ocasiones, conocí personalmente en la costa del Pacífico a ciento treinta y tres o ciento treinta y cuatro personas que habían sido heridas en la carnicería y que habían escapado vivos con grandes aprietos. Esto es un hecho de historicidad indudable, pues yo mismo escuché el relato de sus propias bocas".

O cuando recuerda una noche de lluvia en la que estuvieron a punto de despeñarse: "después nos expuso los peligros que habíamos corrido: en dos lugares las huellas de nuestras ruedas estaban marcadas a menos de dos pasos del borde del despeñadero. Siempre me he sentido muy contento de que aquella noche no nos rompiéramos el cuello. Carezco de razones para explicarlo, pero la verdad es que siempre me he alegrado de ello".

Sobre el viaje cuando conseguían comida: "Era una verdadera delicia de comodidad sentarse y contemplar durante las jornadas siguientes el grandioso paiseje de montes y valles, que se desplegaba a nuestros pies, comiendo jamón y huevos duros, mientras la porción espiritual de nuestro ser se extasiaba con arcoiris, tormentas y soles ponientes sin igual. Nada aumenta tanto el valor de un panorama como el jamón y los huevos duros".

Sobre el poder revitalizante de la naturaleza junto al lago Tahoe: "sé de un hombre que fue a morir allí. Su fracaso fue rotundo. Al llegar, era lo más parecido a un esqueleto sin equilibrio que imaginarse pueda. Había perdido el apetito y no hacía más que leer salmos y pensar en la vida ultraterrena. Tres meses más tarde en la arena, comía tres veces al día hasta reventar y acosaba por pura distracción la caza por aquellas peñas de mil metros".

Pero no todo puede ser bueno en el mundo de la edición. Y, desgraciadamente, nos encontramos ante una de las peores traducciones que he tenido la "suerte" de leer. Mark Twain vivió entre el siglo XIX y XX (murió en 1910). Así que es coetáneo de Galdós, de Conrad, de Chesterton. Por eso no puedo entender que se traduzcan sus escritos con verbos con sufijos pronominales como acercóse, temióse, reflejóse, limitóse... que podrían estar bien en tiempos de Quevedo (o ni siquiera), pero no en los albores del s XX. Nadie hablaba así entonces y menos aún cuando se hizo la traducción. Además nos encontramos ante un traductor de los que les gusta usar palabros raros de los que no hay ni rastro en el original. Os pongo un ejemplo. Esta frase en inglés: "I never heard a man swear so in my life. He raved like a maniac, and tried to snatch a revolver from the table--but I got it" lo traduce como: "Jamás he oído lanzar votos con tanto ímpetu. Furioso de padecimiento enloqueció y quiso empuñar el revólver, que yo le arrebaté con alacridad". Bueno, no sé ni siquiera si merece la pena comentar algo, pero lo de que se lo arrebató con alacridad donde en inglés pone but I got it debería estar penado con cárcel o al menos con una buena multa. Hay más ejemplos como cuando traduce "so the idea of coming to a stand-still and settling down to a humdrum existence in a village was not agreeable, but on the contrary depressing" por "Nos contristaba la idea de parar y de tornar a la existencia corriente en una población. Ya no era agradable".

Lo malo de esto es que es como los melones, que hasta que no los catas no sabes lo que hay dentro. Tenía que haber derecho a devolver el libro por estar traducido de esta manera tan horripilante.

Tampoco quiero hacerme mala sangre, pero además me he encontrado palabras mal escritas como entonves en vez de entonces, con tilde cuando es determinante... en fin, que es de lo peor de lo peor. Estoy pensando en escribir a la editorial, pero tras mi último éxito con el que todavía estoy esperando que me mande el libro corregido prometido por el director... me da pereza, la verdad.

En fin, si tenéis la piel más dura y estas cosas no os importan mucho os recomendaría que os lo leyéseis. Si no, hay otros libros de Twain mejores. O al menos mejor traducidos o también se puede leer en inglés porque escribe de una manera muy sencilla y fácil de entender (no os encontraréis alacridad, tranquilos). Para terminar con los despropósitos la imagen del libro que viene en la página de Amazon es de otro libro...

9 comentarios:

  1. Es increible lo de las traducciones. A veces hay traductores que creen saber más que el autor. Me han contado casos de los años 50-60 de personajes que traducian sin conocer el idioma, es decir sin saber hablarlo. Sólo con un diccionario al lado. No es de extrañar que encontremos semejantes estupideces. Por otro lado también hay los que traducen de versiones no originales... es decir de otras traducciones. Muy grave también, y esto en la época actual!

    ResponderEliminar
  2. Lo de las traducciones en cascada yo lo he visto con libros rusos o japoneses traducidos al francés y de ahí al español, pero estando escrito en inglés me costaría imaginarme que es una traducción interpuesta. Lo de la creatividad en la traducción y enseñar que se saben palabras extrañas... no sé, a lo mejor si traduces poesía que tiene que ser de lo más difícil puedo entender que busques palabras por la métrica o la rima, pero para esto...

    Gracias por tu comentario, teresa.

    ResponderEliminar
  3. Qué gran verdad, Mark Twain rules!!! O lo que es lo mismo "me gusta con alacridad".

    Hace poco me he leído unos cuentos realmente graciosos, como El robo del elefante blanco.

    Eso sí, eran esas ediciones gratuitas (de Amazon) y estaban tan horriblemente mal digitalizados (en este caso no era la traducción) que al final me los compré en una versión muy económica, que no da mucha guerra.

    ResponderEliminar
  4. No me contrista que compartamos opinión sobre la alacridad de Twain, Loquemeahorro. Yo me compré en Amazon.com una especie de obras completas (más de 300 pone en el título) por 3 dólares. Fue el primer libro digital que me compré, aunque es un poco inmanejable.

    ResponderEliminar
  5. ¡Escríbeles! Que no pase un día sin que te quejes y esto caiga en saco roto.
    Un email sólo, con un link a tu posts, para que vean que lo saben tus lectores de toda España ;)

    ResponderEliminar
  6. Me vas a desheredar o algo peor, no he leído absolutamente nada de Mark Twain, salvo una edición para niños creo que de Huckelberry Finn (¿es el que liaba a los otros niños para que pintaran la verja? Pues ése)

    Así que recomiéndame algo facilito para empezar.

    ResponderEliminar
  7. No te gusrdo ningún rencor. Así de magnánimo soy... ;P

    En digital tengo Mark Twain completo en inglés, no es muy difícil de leer. En digital en español no tengo nada. En papel sí. Hey libros divertidísimos como un yanqui en la corte del rey Arturo o Siguiendo el Ecuador o el del viaje que hace a Tierra Santa, the Innocents Abroad, que no me acuerdo como se titula en español. Si quieres alguno te lo dejo si tu balda lo resiste...

    ResponderEliminar
  8. Quería decir guardo y esta vez no le puedo echar la culpa al teclado predictivo sino a mi torpeza innata!

    ResponderEliminar