Così fan tutte

Ayer fui a la ópera al Teatro Real. Fue un regalo de navidades de Anniehall que es muy buena y generosa. Ella no vino en primer lugar porque era muy cara y en segundo lugar porque era muy larga. Y porque tampoco es tan fan.

Mozart es Mozart y por esa parte iba seguro de que la música sería fantástica, como así fue. Por el otro lado era en el Teatro Real y eso siempre es un riesgo muy grande en la parte de adaptación escénica.

Ya el hecho de que sea una ópera conocida y antigua son dos condiciones que no suelen ir de la mano en el Real. El otro día se me olvidó comentar con N. el hecho de que en la próxima temporada va en el abono una ópera de Brokeback Mountain.

Para mí el siglo XX ha sido un cataclismo para la música clásica y para la ópera y parece que va a seguir siéndolo. Eso de querer trascender a la melodía, la inclusión de disonancias y estridencias no es que no vaya conmigo, es que no va con el ser humano. Podría meter aquí a Pinker, pero tampoco quiero irme por las ramas. Simplemente creo que tras la muerte de Puccini se acabó la ópera, no por la muerte de Puccini en sí, sino porque a partir de ahí; aunque ya antes también; empieza a atentarse contra el buen gusto y la capacidad innata del ser humano de disfrutar con la música. Esto ya digo que daría para mucho, pero no es el momento.

El caso es que la otra parte que queda es la puesta en escena y la dirección del espectáculo. Aquí había mucha fanfarria con que el director era Haneke y tal. He de decir que a mí me ha gustado la puesta en escena, aunque tiene algunas incongruencias, pero está bastante bien. Todo se desarrolla en el mismo escenario que es una casa de Nápoles, una especie de palacio rehabilitado en el que hay una fiesta de disfraces y unos van disfrazados y otros no. O algo así entendí. Según uno de los amigos de mis padres, que también fueron, quería decir que el hombre de entonces y el de ahora son iguales y tienen los mismos problemas.

La ópera es muy bonita, lo que tal vez pasa es que el tema (todas son iguales) de la veleidad femenina y su incapacidad de ser fieles está un poco trasnochado porque además toda la crítica se centra en ellas y no en sus novios que las engañan y las seducen.

El elenco era muy bueno y yo destacaría a la cantante que hace de Fiordiligi, magnífica, y que se llama Anett Fritsch y el Don Alfonso que es un inglés de nombre William Schimell. La otra soprano y que también está muy bien se llama Paola Gardina, aunque a mí me desconcertaba un poco porque desde donde yo estaba (bastante alejado) me recordaba a Eva Hache.

Quiero terminar indicando a los señores gestores del Teatro Real que desde su reinnauguración en el año 97, hace 15 años, sus butacas han perdido prácticamente la totalidad del relleno y sentarse sobre muelles de hierro puede hacer gracia durante un rato, pero después de cuatro horas te acuerdas de la madre que parió al gestor del teatro, sin saber quién es.

Os pongo un vídeo de toutube de Soave sia il vento, aunque no es de este montaje.

8 comentarios:

  1. "La otra soprano y que también está muy bien se llama "

    Cómo se llama???????????????

    ResponderEliminar
  2. Sí, se me ha quedado en el aire! :P

    Así creo expectación!

    Gracias por darte cuenta, Eliahh.

    ResponderEliminar
  3. Muy de acuerdo, salvo excepciones como Poulenc y su Dialogo de Carmelitas o Gershwin, el siglo XX es un erial. Yo tampoco puedo con lo atónico, Berg,moctezumas y demás mierda que trae Mortier al Real.

    Me quede con las ganas de este Cosi pero solo quedaban las ultracaras cuando entre a comprar

    ResponderEliminar
  4. Me alegra que estemos de acuerdo, Peter. Es verdad que Gershwin es muy grande, pero Porgie & Bess es otra cosa. Bernstein por ejemplo es muy bueno, pero ya le da a la disonancia más de lo debido.

    Una lástima que no vayas a verla porque yo creo que merece la pena, aunque, claro, las caras son más de doscientos euros y ahí a lo mejor ya no merece tanto la pena...

    ResponderEliminar
  5. Cosi fan tutte es la única ópera que he visto dos veces en mi vida, y eso que efectivamente el argumento no puede ser más misógino, y se olvida del pequeño detalle de que ellos, sí que hacen los mismo.

    Respecto a la música "clásica-contemporánea" para mí, directamente, no existe. Ni la entiendo, ni creo que un arte que necesita de varios años de estudio para poder apreciarlo mínimamente.

    Lo de los asientos me ha dejado muerta, y sigo sin entender la manía de que en todas las óperas que se representan hoy en día, no puedan ir vestidos de época, o solo lo vayan a ratos, o estén desnudos, u ocurra en la segunda guerra mundial o en medio de la Guerra de las Galaxias.

    ResponderEliminar
  6. Es que el problema es, Loquemeahorro, que como la música actual es tan mala, la única forma de innovar e una manera que te traiga gente al teatro es a través de la puesta en escena. Y eso hay veces que sale bien y otras que no.

    ResponderEliminar
  7. Te gustó, y yo que me alegro ;)

    Ahora, las malas noticias: Me has picado la curiosidad, he pinchado en el enlace de Brokeback Mountain... y dos clicks más tarde estaba viendo lo que nos viene la temporada que viene en el Real: "El barbero de Sevilla" ambientado en un decorado digno de Aída (la de Carmen Machi, no la de Verdi), y un "L'elisir d'amore" ambientado en un chiringuito playero (con vigilantes de la playa y todo).

    Como tenga que hacerse rico con mi dinero... :P

    ResponderEliminar
  8. Es que tú también eres un poco masoquista... mira que ponerte ya a sufrir con las del próximo año... :P

    Yo miré un poco por encima la temporada que le habían mandado a mi madre y me quedé con el Brokeback Mountain que se lo habían metido dentro del abono y se me erizaron todos los pelos pensando en que tendría que pagar 120€ por ver eso...

    ResponderEliminar