Ingeniería para dummies (VIII)

Hace mucho que no escribo nada en esta sección que tantas glorias ha dado a este nuestro blog. Lo que voy a intentar hoy puede que me lleve directamente a tener que tirarme por el barranco de la incomprensión. Incluso voy a poner una tabla excel. Va a ser un post totalmente ingenieril. También tengo que decir que al haberme cambiado de trabajo he descubierto que hay INGENIEROS e ingenieros. Yo siempre he sido de los ingenieros, por si teníais alguna duda...

En fin, vamos al ajo, majo. El caso es que el otro día Anniehall puso una foto en su post de un reloj binario y eso creó una  alarma y revuelo considerable entre nuestro distinguido público. Así que me propongo desdramatizar el binarismo y explicároslo (aquí deberían ir truenos como los del conde de Barrio Sésamo). Sé que me juego mi prestigio de divulgador, pero espero quedar bien parado.

Primero hablaré de lo que es un sistema binario. Un sistema binario es un sistema que, como su nombre da a entender, consta de dos elementos. Por ejemplo, un par de macarras son un sistema binario, o un par de monedas o dos liliputienses, o dos macarras liliputienses con monedas. Normalmente, y por eso de meter un poco de matemáticas en el asunto, esos dos elementos son el 0 y el 1. Espero que nadie se haya perdido... En fin. Un número binario es normalmente una sucesión de ceros y de unos o en el caso del reloj binario luces apagadas y luces encendidas. 

Podría decir que eso es todo y terminar aquí el post, pero supongo que habrá quien quiera saber cómo leer los números esos del reloj... bueno, para eso podría empezar a hablar de tonterías y de potencias y de 2 elevado a n, pero ahí sí que os perdería a todos. Y con razón. Para desentrañar el misterio del reloj sólo hay que tener una maravillosa hoja excel y saber sumar. Es cierto que la hoja excel suma, pero es que si queréis aprender algo, también tendréis que poner algo de vuestra parte...

Bueno, primero vamos a recordar la imagen esa del reloj binario que poblaba vuestras pesadillas:


Bueno, supongo que seguirá sin deciros nada... tal vez os haga falta que os ponga ¡¡¡UNA EXCEL!!!


Ya sé que no parece gran cosa, la verdad, pero no os dejéis engañar por las apariencias... Ahora lo único que hay que hacer es rellenar esta caja mágica con los puntos esos azules que aparecen en el maravilloso reloj binario en sus posiciones correspondientes. Si lo hacéis bien (luego habrá deberes) debería quedaros algo así:


Supongo que hasta aquí me seguís, porque de momento esto no es más que una clase de manualidades... En fin, ahora es donde debéis sumar. La excel lo haría por vosotros, pero para los que seáis vagos incluso para no hacer una autosuma de la excel podéis coger papel y lápiz y sumar. Son sumas muy sencillas, no os preocupéis. Lo que hay que hacer para cada cifra del reloj es sumar con los valores de la columna de la izquierda (es que pone 1,2,4,8...) las casillas que están pintadas de azul. Tranquilos que vamos a ir paso a paso. La primera cifra del reloj sólo tiene marcada de azul la que corresponde al 1 por lo que la primera cifra de nuestro reloj será un... ¡1!  Para la cifra 2 tenemos marcadas de azul la casilla del 1, como en el caso anterior, y la del 2. Para saber la cifra misteriosa tenemos que sumar 1+2. ¡Muy bien! 3. Ya sabemos que en ese reloj diabólico son las 13 o la 1 p.m. Seguimos. La siguiente no hay ni que sumar, es un cero. Vamos, facilísimo. La siguiente cifra, la 4, tiene marcados el 1 y el 4, así que sumamos el 1 y el 4 y obtenemos... ¡¡¡un cinco!!! Bueno, esto está chupado. De momento llevamos 13:05. La próxima está chupada porque es otro 1 y la última la obtenemos sumando 1+8 que como todo el mundo sabe son die...¡¡¡NUEVE!!!

Así que ese maravilloso artefacto nos dice que cuando le hicieron la foto marcaba las 13:05:19. La una y cinco y diecinueve segundos. ¿Qué nos quiere decir eso? Poco, salvo que seguramente el fotógrafo se quedó sin tomar el aperitivo. Pero ¿véis cómo se os han disipado todas vuestras brumas decimales y vuestro resquemor ante tamaño cachivache?

¡Todo es felicidad! en esta nuestra querida mesa del Blasco! Bueno, todo no, porque ahora, para ver si lo habéis entendido, os voy a poner un problema. Pero va a ser un problema con premio. Por primera vez en la historia de este blog voy a regalar un libro sorteándolo entre los que acierten el problema. He de decir que el libro no lo tengo decidido, pero será un buen regalo para celebrar mi indemnización y mi nuevo trabajo. A lo mejor incluso de tapa dura. Ya veremos, no os emocionéis...

Bueno. A ver si mis enseñanzas sirven para algo. Papel, lápiz y a ver si sabéis qué hora tiene este reloj:


Pues, ¡hala! a calcular... He de decir que voy a poner moderación de comentarios durante todo el día y mañana los publicaré así como la lista de los que hayáis acertado y que entraréis en un sorteo binario: os tocará o no os tocará.

Mientras estaba escribiendo he llegado a la conclusión de que el que gane podrá elegir el libro que quiera de entre estos títulos:




34 comentarios:

  1. Qué chulo todo!!

    Creo que son las 23:57:26 y si gano quiero Subliminal, que el de Judt tengo quien me lo preste y los otros dos ya los tengo...

    ResponderEliminar
  2. ¡Oh, me ha gustado! leí el post de Annie y me quedé perpleja con lo del reloj. Me quedé con la intriga de cómo se leía, pero al final se me olvidó buscarlo.

    ¿Son las 23:57:26?

    ResponderEliminar
  3. Bueno, pues yo que no comento nunca, pero os leo con frecuencia, hoy voy a participar, porque me gustan estos "retos" y sobre todo los sorteos :-) (en los que nunca soy la agraciada):
    Si he entendido bien la explicación son las 23:57:26, y gracias por las clases particulares, me encanta esta sección. Me alegro por tu nuevo trabajo, seguro que te va muy bien.
    LMB (madre de Daniel)

    ResponderEliminar
  4. Ostrasssss, pues yo no me atreví a preguntar...por verguenza!!!! Las 23:57:26, supongo. Con lo fácil que es el reloj digital de toda la vida!!!! Eso sí, éste es fashion total!!!

    ResponderEliminar
  5. Las 23 57 26. Faltan los : porque no los pone :p. O como diría Annie, son casi las doce (pm).
    Pero dos cosistas:
    a) El reloj es una memez. Además de complicar estúpidamente la lectura de la hora, a la primera cifra de la hora le sobran tres cuadraditos, por ejemplo, y me estorba los chakras ingenieriles este desperdicio. Y además sólo marca las horas, con mucha menos tontería un reloj digital cualquiera te dice la hora y el día en la misma pantalla.
    Claro que la gente es idiota y lo compra para epatar.
    B) NO ME GUSTA EL RELOJ. Y para relajarme cuento hasta diez, 0, 1, 10. Ya está. Un saludo :D.

    ResponderEliminar
  6. 23:57:26

    Ahora tengo otra pregunta: ¿por qué los valores de la columna de la izquierda son potencias? Veo la secuencia pero no la razón... soy torda, lo sé, vuelvo a leer el post...

    ResponderEliminar
  7. Primer?????
    23:57:26
    ¿He acertado? ¿He acertado? ¿He acertado? ¿He acertado?

    ResponderEliminar
  8. 23:57:26

    Y es que yo ya traía hechos los deberes de casa...

    Elfa.

    ResponderEliminar
  9. Son las 23:57:26
    Preferiria que SI me tocara ;-)
    Estoy a puntito de comprarme uno, me encanta!!!

    ResponderEliminar
  10. Son las 23:57:26
    Preferiria que SI me tocara ;-)
    Estoy a puntito de comprarme uno, me encanta!!!

    ResponderEliminar
  11. Para qué te has molestado en poner las filas del 16 y el 32? Me no entender, de hecho estaba bastante intrigada hasta que he visto que el reloj no las tiene.

    23: 57:26

    Tochi

    ResponderEliminar
  12. Vamos a ver... He puesto más columnas porque pensaba ir más allá del reloj y explicar cómo se puede convertir cualquier número binario a decimal.

    Biónica, la esencia de las bases numéricas es elevar la base a n para añadir una nueva cifra. En base 10 también (1, 10, 1000, 10000...)

    ResponderEliminar
  13. Miedo me da responder, que como me cuele, siendo informático, es para matarme... Venga, va.

    23:57:26

    Creo.

    ResponderEliminar
  14. Aparte de lo retorcido del reloj, es que es feo como un demoño!

    ResponderEliminar
  15. 23:57:26

    Y después de calcularlo, de lo que no tengo dida es de que no me atrevería a programar una alarma...

    ResponderEliminar
  16. 23:57:26, prefiero mi reloj binario, tiene 4 leds para la hora y 6 para los minutos, te da los números directamente, y no las cifras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es como debería ser, Deyector. Esta es una versión edulcorada para hipsters...

      Eliminar
  17. 23:57:26

    Me gustaría el libro de "El chico centella" porque recuerdo que leí la review en el blog y me gustó mucho, aunque no recuerdo ya muy bien de qué iba.
    No me lo tienes que mandar a Alemania, voy para una boda en julio a casa ;)
    Gracias!

    ResponderEliminar
  18. Por cierto, muchas gracias por el post, esta vez sí que te ha salido para dummies (creo, aunque te vas mucho por las ramas, lo tienes que trabajar).
    Siempre me había costado mucho lo de los binarios y los relojes digitales, y los relojes digitales binarios (jeje) y ahora por fin he entendido un método sencillo de verlo.
    Gracias y un saludo!

    ResponderEliminar
  19. uffff....yo no toy pa pensar ahora mismo....ni pa contar.... jajajaja

    Pero me alegra entender ahora el mecanismo de ese reloj tan "práctico" ejem...

    besos!

    ResponderEliminar
  20. Creí que llegaba a tiempo, cuando me decidía a contestar eran las 23:57:26 pero ya veo que me han dado las 24 pasadas.... Uy!! otra vez será.

    ResponderEliminar
  21. Hola. Me he perdido en lo del ajo majo.

    ResponderEliminar
  22. Bueno, parece que muchos lo habéis entendido y otros ya lo traíais entendido de casa. Me alegro por los que habéis acertado, aunque solo uno ganará el libro.

    Os voy a asignar un número a cada uno según el orden en el que habéis contestado:

    1. Bichejo
    2. Palpi
    3. Misia
    4. LMB
    5. XEIA
    6. Dresde Mola
    7. Biónica
    8. Boticaria
    9. Zoe RavenClaw
    10. Elfa
    11. Baketa
    12. Tochi
    13. Interloper
    14. Carmen
    15. Deyector
    16. Eliahh
    17. Dr Fiestas

    Ahora tengo que buscar una página que de un número aleatorio y os comunicaré el ganador... después de preparar el desayuno de los niños...

    ResponderEliminar
  23. Pues según el azar, el premio va para Tochi. Aquí tenéis el link al sorteo: Sorteo Libro

    Enhorabuena a Tochi, que elija el libro que quiera y se lo mandaremos.

    Lo siento por los demás, pero tampoco da el presupuesto para regalaros un libro a cada uno...

    ResponderEliminar
  24. Pues a mí me parece que tenías que haber explicado cómo se construyen los números, justamente. Y estoy con Deyector que es un poco trampita el reloj.

    ResponderEliminar
  25. Bueno, menudo lío que le propone, Annie. Pero estaría guay, lo de contar cómo se cuenta en binario, octal y hexadecimal. Juas, eso porque no me ha tocaaaaado.
    Gracias por el sorteo, majete :D.

    ResponderEliminar
  26. ANDA! Qué ilusión! Pero el reloj no está en binario, está en BCD (decimal codificado en binario).

    Ahora no puedo ver el link, luego :(

    Gracias gracias

    Tochi

    ResponderEliminar
  27. ¿Se puede impugnar?
    Todos sabemos que los numeros aleatorios generados por ordenador no son tan aleatorios como deberían, y estan viciados...
    Ahh no, que todavía no has escrito un "Ingeniería para dummies" para hablar de ello.
    Enhorabuena, Tochi

    ResponderEliminar
  28. Enhorabuena Tochi...

    ND, quiero un premio a la más veloz...

    ResponderEliminar
  29. Qué más premio quieres que la sabiduría que has atesorado gracias al post.

    ResponderEliminar
  30. Yo soy más de cosas materiales...el conocimiento se pierde dentro de mi hueca cabecita rubia...

    ResponderEliminar
  31. No vale, no vale, no vaaaaaaaaaale
    Me leo el post del otro día, y como buena analfabeta binaria, (destáquese el buena), me voy a buscar cómo se leen. Aprendo, lo comento en el blog de Páter, ¡y luego no me entero del sorteo! Sinceramente, como yo ya había aprendido solica, pues me lo salté. Ahora lo único que me falta es que elija también Tochi el libro de El chico centella. ¡Ay, definitivamente los sorteos no son lo mío!

    ResponderEliminar