Primera semana en el nuevo trabajo


Pues ya llevo una semana ya trabajando en otro sitio. Y ha sido algo durillo. Para empezar he estado toda la semana malo con dolor de garganta y luego con catarro. Tampoco ha sido algo incapacitante, pero ha sido molesto.

Por otro lado, es un sitio nuevo. El lunes me presentaron a unas cien personas de las que ya no recuerdo ningún nombre. Lógico, supongo. Y supongo que poco a poco iré aprendiéndomelo, aunque también estoy en un departamento de alguna manera ajeno al negocio de la propia empresa. Somos un departamento accesorio, no principal. Lo que supongo que también se nota. Ahora mismo somos tres personas y media. La media es una que no sabe de trenes, sino de túneles, que pueden ser de trenes o de lo que sea. Las expectativas son buenas, pero de momento no hay proyectos en marcha. Además me han contratado como experto en lo que no lo soy o al menos en lo que creo que no lo soy, aunque sí que tengo conocimientos al respecto.

Por otro lado, pasar de un departamento en el que todo lo teníamos que hacer nosotros a una multinacional tiene también su periodo de adaptación. Tengo un usuario de ordenador y su contraseña correspondiente. Tengo otro usuario y otra contraseña para meter el parte de trabajo. Tengo una extensión de teléfono que, además, es el código para poder imprimir. Tengo un número nuevo de teléfono móvil y una tarjeta para poder sacarme un café. Demasiados números para mí. Al menos de momento. He de confesar que me he estado dando cuenta de que se me ha olvidado la contraseña del parte. Veremos si me acuerdo la próxima semana... Además cada proyecto o cada oficina tiene un código propio. Y por si fuera poco, cada tres meses hay que cambiar de contraseñas.

He tenido que volver al transporte público. Estaba claro que lo de ir andando al trabajo en Madrid es algo que en algún momento tenía que terminar. Tampoco está tan mal. Tardo unos cuarenta minutos. Aunque he decidido no hacer el transbordo que me dejaría cerca de la oficina y bajarme en una parada directa a unos 15 minutos andando de la oficina. Así que voy un ratito en metro y otro rato a pie.

Como en la que fue mi antigua Universidad. Cuando yo iba no había cafetería ni cantina. Y ahora sí. Lo que es la cantina era el laboratorio de Química cuando yo estudiaba. He visto a varios profesores comiendo, pero no he saludado a ninguno. Tampoco me apetece, la verdad.

Estoy bastante bien, la gente es maja y voy integrándome poco a poco y haciendo las cosas de otra manera. Echo de menos esa rutina que ya tenía. Y la manera en la que estábamos antes de que nos despidieran, pero, claro, nos despidieron y eso ya es historia. Tengo ganas de ponerme a trabajar en serio, no es que hasta ahora no lo haya hecho, me refiero a tener una rutina más o menos establecida, una planificación con alguna semana de antelación... En fin, integrarme poco a poco. También es una suerte que esté J, amigo y antiguo compañero del circo, que hace que todo sea mucho más fácil. Si no estuviera todo sería mucho más duro.

También espero que empecemos a ganar contratos y pueda repescar a mis antiguos compañeros y hagamos un grupillo dentro de la empresa más majo. Porque el que todos los de la empresa sean ingenieros de un tipo, salvo los cuatro del departamento, también hace que te sientas un poco raro y sea difícil tener algo de qué hablarcon los demás. ¿Tendré que empezar a ver gran hermano o sálvame? Espero que no.

Poco a poco. De momento la primera semana ha sido positiva, ¡Vamos a por la segunda!

19 comentarios:

  1. ¡Pues mucho ánimo con la segunda! Verás como, en cuanto te descuides, todo será pan comido...

    ResponderEliminar
  2. Ánimo! Adaptarse siempre cuenta pero estoy convencida de que estarás genial!

    Mil gracias por venir ayer a verme!!

    ResponderEliminar
  3. Pues tiene buena pinta, no??? Los cambios siempre son favorables, aunque cueste un poco variar la rutina al principio. Ainsss, si yo te contara....ojalá pudiera hacer hoy mismo un cambio laboral, pero como está el patio y otros condicionantes (edad y sexo, of course, que las mujeres seguimos maaaaal en el mundillo laboral, más si pasamos los 40 y tenemos hijos....)no creo que pueda...
    Felicidades de nuevo y...adelante!!!!!!!

    ResponderEliminar
  4. Cuarenta minutos para llegar al trabajo es muy poco!! Por lo menos para mí, que taro la intermerata, pero en general, dentro de Madrid, creo que está francamente bien.

    Yo tengo algunas contraseñas y una tengo que cambiarla cada dos minutos, antes más o menos nos defendíamos porque era la misma y 1,2,3... un día cambiaron las normas y ahora puedo decir que tengo un trabajo creativo, gracias a la de contraseñas que me tengo que inventar.

    Pronto te adaptarás, ya verás.

    ResponderEliminar
  5. Otro empujoncito de ánimo.
    Tentadísima estoy de contar cuales fueron las primeras conversaciones con mi jefe, tiene que ver con latas de coca cola y no, no te lo imaginas. O sí, a saber. Es trabajo, las conversaciones...pues son secundarias.

    ResponderEliminar
  6. Te va a ir muy bien, aunque, como todo en la vida, algún traguito de vinagre ya te tomarás, pero vas a hacerlo muy bien, a aprender cosas nuevas, y a descubrir otras que si sabes, pero lo has olvidado.Creo que alguien con tanta humildad y sensatez tiene que ser valorado, en medio de tanto ególatra que se cree que no tiene nada que aprender, a los que, seguro, podrías dar mil vueltas. Mis mejores deseos.
    María

    ResponderEliminar
  7. Bueno, eres un superafortunado: yo en mis cambios laborales nunca tuve la suerte de encontrar a nadie conocido, así que era como saltar en paracaidas, no saber que te ibas a encontrar y con dudas enormes de si te ibas a estrellar.

    Los primeros días son duros pero siempre te acostumbras, aunque hay cosas que se echan de menos, lógicamente.

    En cuanto al proceloso mundo de los sistemas ofimaticos de la multinacionales, si no tienes que manejar el SAP no vas mal. Lo de las claves es el menor de los problemas (las apuntas en la agenda y listo): yo tengo un archivador lleno de manuales y cursos de las aplicaciones informáticas que tengo que manejar, que casí siempre fallan. Para reportar el fallo tienes que reportarlo con otra aplicación informática y así hasta el infinito y más allá.

    ResponderEliminar
  8. La verdad es que tiene que ser difícil adaptarse a un trabajo nuevo y además con tantos compañeros. Yo, cuando he cambiado de trabajo, solamente era un cambio de jefe y yo era toda la plantilla, así que no te puedo dar consejos, pero verás como pronto te acostumbras.

    ResponderEliminar
  9. Primera semana superada. Después de la segunda toca decidir si quieres continuar o si ha llegado el momento de asesinarlos a todos.
    ¡Ánimo y suerte!

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias, Ther.

    Molinos, gracias y un placer verte!

    XEIA, los cambios si son para mejor, bienvenidos sean, aunque tengan sus nervios. Ánimo a ti y a ver si surge esa posibilidad!

    Loquemeahorro, si me quejo por quejarme. Es que yo antes iba andando a trabajar... Lo de las claves... hoy he tenido que solicitar una nueva para los partes porque se me había olvidado...

    ResponderEliminar
  11. DM, efectivamente, es trabajo. El problema tal vez sea que en el trabajo anterior todos éramos amigos, buenos amigos.

    María, muchas gracias. Me voy a poner colorado! Yo intento hacer las cosas lo mejor que sé, aunque eso a veces me crea inseguridades cuando no estoy absolutamente seguro.

    Hermano E, contar con un amigo siempre facilita mucho las cosas, sí. Espero no entrar en ese mundillo de aplicaciones para reportar aplicaciones! XD

    Muchas gracias, Boticaria. Seguro que me acostumbro, es solo que al principio te sientes un poco raro.

    Hombre Revenido, me guardo ese plan de contingencia. Siempre es bueno tener un plan B!

    ResponderEliminar
  12. ¿Cómo? ¿No ven Alaska y Mario? XDD

    Me alegro mucho.

    ResponderEliminar
  13. Suena genial para ser un cambio tan drástico . Lo lógico es que estuvieras mucho más perdido en este momento. Ya está....

    ResponderEliminar
  14. Seguro que en proporción a muchos de los que se proclaman expertos, de lo que sabes un poco sabes mucho :)
    Es curioso, a mí lo de la contraseña para imprimir también me ha marcado, es muy de empresa grande.
    Suerte y ánimo. Muchos cambios, pero luego siempre llega la rutina, ¡Espero!
    A mi ahora me esperan turnos, con lo que soy para madrugar...
    Y escucha a Hombre Revenido... siempre!

    ResponderEliminar
  15. Ya ves, Carmen, gente rara hay en todas partes... XD

    Gracias, Peter. Sí, creo que me integraré pronto.

    Eliahh, seguro que soy más experto que muchos que dicen que lo son, sí. Veremos cuando empiece el baile...

    ResponderEliminar
  16. Un código para el café??? Es que la empresa os paga los cafés?? Porque si es así, ese es el trabajo de tu vida!!! jajaja Seguro que la segunda semana ha ido mejor! Y la tercera, aún mejor! ;P

    ResponderEliminar
  17. Te entiendo perfectamente, yo he sido víctima de un ERE y ahora llevo 2 días trabajando para otra empresa y la verdad es que es duro

    ResponderEliminar
  18. Pues ánimo, anónimo. De todo se sale, no hay otra. O al menos hay que pensar que es para mejor.

    ResponderEliminar