Julie, Ethan y sus breves encuentros

Hace ya unos mil años fui a ver Antes de amanecer (acabo de ver que se estrenó en el 95, ¡dieciocho años!). Y flipé. No recuerdo si fui con alguien, sola o cómo. Pero sospecho que sola porque sí me acuerdo de lo pesada que me puse recomendándosela a todo el mundo así que debí de ir sola y necesitaba compartir con el mundo cómo me había gustado aquella película.

No voy a hacer una crítica de la peli. Fundamentalmente porque no quiero. Pero además es que creo que no la he vuelto a ver así que no la recuerdo como para poder hacerlo. Sí recuerdo cuánto me gustó, cómo habría querido entonces haber hecho el interraíl (la idea de hacerlo sola me gustaba mucho también), llevar esa ropa tan chula de Julie (eran los noventa y me molaba el grunge, qué pasa) y llevarla como ella, ser como Julie y decir esas cosas tan interesantes que decía ella. Y, cómo no, encontrarme con un Ethan. ¿No he hablado nunca de mi pequeño problema con Ethan? Lo resumiré diciendo que he visto, y varias veces, Reality Bites solo por él a pesar de lo mala que es y de la pinta de guarro de Ethan en ella. Y luego está el toque melodramático de saber que tienen el tiempo contado, que probablemente no se volverán a ver a pesar de estar hechos para estar juntos… todo muy propio para una pipiolilla de diecinueve recién cumplidos que se cree madura y mayor y empieza a vivir más o menos independientemente.

Así que ¿por qué no la he vuelto a ver si tanto me gustó? Pues al principio porque no tuve ocasión. Luego, con los años, cuando la he tenido me empezó a dar miedo que el tiempo no le haya hecho bien. No sé si a la película o al recuerdo tan emocionante que guardo de ella. O a mí, que me haya vuelto más cínica. Así que he preferido no verla más.

De hecho no había visto tampoco la segunda parte que se estrenó en 2004, Antes del atardecer. Por un lado me apetecía mucho ver qué había sido de ellos pero por otro ¿y si ahora me parecían unos petardos? (¿y si el pelo de Ethan sigue tan sucio como casi siempre?). Además veía difícil que no resultara otra vez lo mismo.

Y mira que yo soy muy de breves encuentros. Cuando vi Antes de amanecer ya me había fascinado Breve encuentro y también Enamorarse. Y al poco de ver la primera caí rendida ante ese otro gran breve encuentro que es Los puentes de Madison. La escena de la camioneta en el semáforo, lloviendo a mares, con la mano de Meryl en la manilla de la puerta… según lo escribo se me ponen los pelos de punta.

Además gente de la que me fío bastante me ha recomendado mucho la secuela. Pero pesar de todo no me decidía. Llevo meses diciendo mañana me pongo y al final casi me pilla el toro. Porque estrenan la tercera el viernes, Antes de la medianoche, y voy a estar de solterismo premium de luxe así que la ocasión la pintan calva (creo que ND no contempla ni por un segundo ir al cine conmigo a verla ¿dos horas viendo a dos tíos hablando sin parar? Ni de coña).

Total que al final ayer me puse con Antes de. atardecer, o sea, la segunda. Y sí, me gustó pero sin grandes alharacas. Efectivamente Julie resulta demasiado parlanchina y por momentos cargante porque roza un poquito el rollo intenso y a veces se mete dentro. Ethan no se ha lavado el pelo a conciencia pero lo lleva corto y se nota menos su cochinería (ya tienes una edad, chico, te sentaría mejor el pelo limpio). Bien es verdad que París acompaña fenomenal y se presta mucho a ese tipo de conversaciones pseudo desengañadas entre bromas cuando la cosas se pone muy seria pero es un poco repetitivo. Y aunque tampoco sé qué me esperaba, no me ha dejado la buenísima impresión de la primera. Además creo que tendría que haberla visto en versión original porque el doblaje es bastante flojo pero es lo que tenía a mano.

El sábado voy a por la tercera, ya os contaré.

26 comentarios:

  1. Muchas veces me arrepiento de no haber hecho determinadas cosas de joven , pero el inter-rail lo hice en el 96.. 20 días por Europa que ahora cuento "edulcorados", a mi nene bajo lo que el llama " Lal Historias del Tlen" , sobre todo en lo que se refiere a los días en Amsterdam

    Me apunto la primera peli que no he visto

    ResponderEliminar
  2. A mí me gustaron mucho las dos, cada una en su estilo, cada una en su momento, y cada una en momentos posteriores porque son pelis que he vuelto a ver…tampoco mucho, no sea que se me gasten. Pero Viena, París…esos paseos…me encantan.

    ¿No te he contado el día que me crucé con Ethan por la calle y que casi me da un patatús? Pues eso, que casi me da un patatús hace unos cuatro años, cuando vino a Madrid a hacer The tempest (que no conseguí entradas, y el karma me lo recompensó con ese cruce)…él ni me miró. Yo me paré en seco en cuanto me di cuenta de que era él. Y flipé cada segundo hasta que llegó a mi altura, y le miré fijo mientras pasaba a mi lado y luego me di la vuelta para seguir mirándole fijo.

    Supongo que yo iré el lunes. Y sola. Que a N ni de coña le engaño hasta ese punto. Así que no me vayas a contar nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viste a Ethan en carne mortal? Y yo por qué no lo sabía? Tenía el pelo limpio?

      Tú también me das envidia. Pero mucha.

      Eliminar
    2. No lo sabías porque no te lo había contado...tampoco sabía de tu amor por Ethan. El pelo limpio del todo no lo tenía, iba en plan padre medio perrofláutico llevando la silleta del bebé que tuvo con la niñera de los hijos que tenía con Uma. Señora a la que no hice ni caso porque yo estaba a lo que estaba, que era mirar fijo a Ethan

      Eliminar
    3. Ah, y yo ME COMPRÉ EN DVD Reality Bites (que vi TRES veces en el cine) por amor a Ethan...todo muy comedido.

      Eliminar
  3. Yo me alegro mucho de no tener que verla. Dos horas hablando de la vida, los secretos de la felicidad y el hacerse mayor a la vez que intensos doblan al más pintado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No entiendes nada. Tú no me das envidia ;P

      Eliminar
    2. Será eso, que estoy medio tonto y no sé de la vida ni tengo conversaciones guays y molonas y trascendetes de yo sí que sé de la vida y soy megaocurrente.

      Eliminar
    3. Es lo que tiene ser medio bobo y nada trascendente y molón, claro.

      Ah, y que me lavo el pelo todos los días...

      Eliminar
  4. Yo recuerdo con HÓRROR la media hora que vi de la primera. Y ya no quiero ver más.

    Con Los puentes de Madison me has tocao la fibra: no he podido terminar de verla. Mi momento cumbre es cuando Francesca está preparando la maleta. Ya sé cómo termina, hay un espoiler de libro al principio así que, ¿para qué seguir? Es más amor y más sufrimiento del que puedo soportar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero, pero, pero... tienes que ver el final de los puentes!!!!!!!!

      Eliminar
  5. Primera peli bajada y vista.
    Hasta que no vea la segunda no comento.
    Pero comparar esta primera con Enamorarse me parece una indecencia, que lo sepas,Enamorarse es una preciosidad!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he hecho comparación solo he dicho que son breves encuentros también y que a mí me van mucho este tipo de argumentos. Estas no resisten la comparación con ninguna de las otras, con el Breve Encuentro original ni por supuesto con los Puentes tampoco.

      Por cierto, también tengo que volver a Enamorarse que hace mucho que no la veo. Yo no sé si diría preciosidad.

      Eliminar
  6. En el instituto.. Reality bites era mi película preferida.. jajaja. Adoraba a Ethan también (ahora no tanto), y me compré en video Reality Bites y antes de amanecer... (ahí es na!).
    Me gustó mucho la primera, pero no he visto la segunda, ni sabía que estrenaban la tercera! Así que me pondré a ello.

    ResponderEliminar
  7. Respuestas
    1. No es que sea mala, es que es un espanto. Y además pretenciosa. Un horror.

      Eliminar
  8. Vamos a ver. Fue buena. En su época y con la edad que teníamos. Por eso lo de que no tenias criterio. Porque ahora no tiene sentido verla. No porquedudevalgamedios de tu capacidad.
    Es como El Lago Azul. Cuando era para mayores de 14 y te colabas en el cine siendo menor, cual es mi caso, era una pasada. Otra cosa es que la veas ahora. Pero hay que conservar el recuerdo de cuando la viste y no volver a verla nunca (esto lo decían Pumares y ECDC).
    Por eso te puede parecer mala por volver a verla.
    Pero me voy a ver estas dos a ver si son buenas...y para evaluar mejor tu criterio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es más, me cole siendo menor de 14 con una prima mia de mas de 14, una prima de riesgo...

      Eliminar
    2. En tiendo lo que dices pero es que a mí entonces ya no me gustó, soy rara. Tampoco me gustó Pretty Woman ni Ghost, cada una por motivos diferentes.

      En la linea de RB me gustó mucho Singles que puede que ahora no resista la revisión.

      Eliminar
    3. Entiendo tanto lo que dices que es justo lo que me pasa con Antes de amanecer.

      Eliminar
  9. No he visto enamorarse.

    Breve encuentro me flipa y los puentes de Madison la he visto unas 25 veces y todas las veces me alucina y lloro como nunca...y yo no lloro nunca.

    De esta trilogía me gustó más la segunda que la primera...y creo que la tercera me va a flipar.


    Y querida, siempre en Versión Original...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Consu's dice que el doblaje de la segunda no está mal. A Ethan lo dobla uno que recuerda muuucho al que dobla a Woody Allen y da mucho cuqui.

      Tienes que ver Enamorarse: Meryl, deNiro y ¡Nueva York! Estás tardando!!

      Eliminar
  10. Vi la primera en el 94, y me gustó.

    Vi la segunda en el 2004, y me gustó menos.

    Vi la tercera la semana pasada, y hablan mucho --a veces parece una peli de Woody Allen--, etán viejos, casca'os y desencanta'os de la realidad de la vida, que les ha colocado en los 40 y tantos con preocupaciones, desengaños y apuros.

    Lo que no creía es que el culo y las piernas de la Julie Delpy es king size.

    Mi conclusión es que la trilogía, si la miras en su conjunto, es un buen ejercicio del "paso del tiempo". El público que ha visto todas ha ido envejeciendo con ellas, se identifica inmediatamente, y eso sí está conseguido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si volvieras a ver las otras ahoras también te parecería que hablan mucho. Son así. Y hay mucho desencanto, sí. Para mi gusto demasiado, yo no tengo esa sensación tan amarga de la vida. Supongo que por eso no es una película ;)

      Lo del culo de Julie me dejó de una pieza, sí. No le pega nada tan francesita ella.

      Eliminar