As always, Julia


Gracias al kindle que me regaló ND estoy recuperando poco a poco el ritmo lector, lo cual está muy bien. Así que aquí vengo con mi primerasegunda reseña, ¡chispas! La verdad es que no tengo intención de hacer una de cada libro que lea, sin embargo este me ha gustado tanto que tengo que compartirlo. De hecho ya he dado bastante la lata en twitter. Pero es que es tan interesante que no puedo evitarlo.

Y eso que no puedo dejar de compartir con el mundo es 'As always, Julia'. Se trata de una selección, realizada por Joan Reardon, de la correspondencia que mantuvieron durante años Julia Child y Avis deVoto.

Me gustaría poder decir que ya conocía a Julia Child antes de la estupenda película Julie & Julia, de 2009. Pero mentiría. Lo cierto es que hasta que la vi encarnada por Meryl era toda una desconocida para mí. Y mira que siempre me ha gustado cocinar, los libros y programas de cocina... pues ni por esas. El caso es que la película me gustó mucho, lo que más Julia y su marido, Paul Child. Y me quedé con ganas de saber más sobre ellos. Así que desde entonces he leído alguna cosa por internet y he visto alguno de los programas de Julia en youtube (y una vez vistos admiro todavía más a Meryl). Y hace unos meses ND me compró este libro en versión electrónica que no he leído hasta estas vacaciones. Pero vamos al libro.

Julia y Avis se conocieron gracias al marido de Avis, que era escritor. Él, Bernard deVoto, publicó un artículo sobre cuchillos de cocina en una revista que fue a parar a manos de Julia. Ésta, muy de acuerdo con él, le escribió para felicitarle y además le envió en agradecimiento dos cuchillos franceses desde París, donde vivía. Avis, que era la que llevaba la correspondencia de su marido, fue la que se encargó de contestar a Julia entusiasmada con sus cuchillos. A la respuesta de Avis siguieron otras cartas y, con bastante rapidez a pesar de no concerse, se hicieron amigas. Muy amigas.

En el libro se recogen cartas entre los años 1952 y 1961 y se centra en el inicio de la relación entre ellas dos y en el proceso de preparación y publicación del primer libro de Child, Mastering the Art of French Cooking. Ahí se acaba y aunque se incluye un pequeño epílogo aclaratorio de lo que vino después: el gran éxito del libro, los programas de cocina, los siguientes libros... me he quedado con ganas de más. De más Avis y Julia. Podría decirse que los primeros días después de terminarlo casi las echaba de menos.

¿Y qué es lo que me ha resultado tan fascinante para quedarme así? Por supuesto la cocina. En sus cartas hablan mucho de cocina, recetas, técnicas, cacharros, aparatos... Pero no solo hablan de eso. El mundillo editorial también está continuamente presente. Avis lo conocía bien gracias a su marido y a sus muchas amistades en él. Y ese conocimiento suyo fue fundamental para que finalmente Julia y sus dos socias consiguieran publicar su libro.

Avis vivía en Cambridge (Massachusetts) en el ambiente intelectual de Harvard y el MIT y visitaba Nueva York con frecuencia. Casi todos sus amigos eran escritores, profesores universitarios, editores... y era una demócrata convencida y muy activa.

Julia, cuando comienzan a cartearse, vive en París pues su marido pertenece al cuerpo diplomático estadounidense. Después vivió en Marsella, Bonn, Washington y Oslo hasta que se jubiló su marido, poco antes de la publicación del libro, y se instalaron también en Cambridge, cerca de Avis. También demócratas, ella y Paul, conviven como pueden con la administración republicana que les tocó esos años.

Así que en las cartas también hay muchas referencias a la política nacional. Se envían y comentan artículos de prensa y se escandalizan con la evolución del comité de actividades antiamericanas liderado por el Senador McArthy (lo que se conoce como la caza de brujas) y los turbios manejos de Nixon como vicepresidente de Eishenhower. Algunos amigos de Avis y el propio marido de Julia fueron interrogados por el comité durante esos años.

También hablan de cosas más banales, por supuesto, ropa, películas, teatro... y sobre sus familias (aunque se han eliminado los detalles más íntimos sobre sus vidas) y sentimientos, claro.

A mí me han resultado dos personajes interesantes porque creo que ofrecen una imagen distinta a la que recibimos habitualmente de esa época. Es verdad que no se puede decir que fueran mujeres independientes en el sentido más estricto. Sin embargo las dos tenían sus propias opiniones y no dudaban en exponerlas sin esperar el consentimiento del marido. Ninguna se limitó a ser la clásica 'señora de'. En París Julia se dedicó primero a formarse y luego montó una escuela de cocina junto a sus dos socias francesas. Después, claro, continuó con los libros y la tele. Avis, aunque más encajada en el concepto de 'madre y esposa' tradicional, también hacía pequeños trabajos fijos: escribía para una revista y revisaba historias policíacas. Además era editora ocasional y una vez viuda tuvo que una vida profesional bastante más activa.

También me ha gustado mucho la relación que establecen, el cariño y la confianza que se van tomando, la emoción de su primer encuentro en persona. Todo eso se refleja en sus cartas. Es una relación especial porque, como dice Avis en un momento, el hecho de no verse todos los días les hace más fácil descargar sus historias en la otra.

Seguiría hablándoos de ellas pero esto ya queda muy largo. ¿Os lo recomendaría? Pues a pesar de todo lo que os cuento, y con gran dolor de mi corazón, creo que no salvo que os apasione el asunto gastronómico. Éste ocupa una gran parte de las cartas así que al que no le interese seguramente le cansará. Claro que tampoco pasa nada por intentarlo.

Creo que es por eso, porque sé que muchos no lo llegaréis a leer, por lo que las he querido traer hoy aquí y contaros un poco de su historia.

Ahora bien, si te gusta la cocina, ya estas tardando en hacerte con él.

11 comentarios:

  1. Creo que ninguna de las dos familias tuvieron hijos. Esta pude ser la razón por la que tenían más tiempo, estas dos mujeres, de hacer cosas para ellas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Avis tenía dos. El mayor está en el ejército, en Korea, la mayor parte del libro. El pequeño es un adolescente entonces y luego ha sido músico y profesor de música. Tiene web, Mark deVoto se llama, por si tienes curiosidad. Para mí fue un poco shock dejarlo de adolescente y entrar en la web y encontrármelo sesentón XDD

      Julia no tuvo. En el libro no se hace mención, en la peli sí aparecía en un momento desesperada por no poder tenerlos, pero no sé si responde a la realidad.

      Incluso con hijos habría tenido tiempo si hubiera querido. A lo mejor no para tanto pero yo hago muchas cosas además de trabajar y atender a los míos.

      Eliminar
  2. Querida penpal de los viernes: quiero!!! Ya si veo que me satura tanta cocina leeré creativamente y me lo saltaré.

    Eso de escribirse es fenomenal, porque es una manera de contar las cosas de manera mucho más ordenada que una conversación y cuando es algo serio a mí me resulta más fácil escribirlo que hablarlo.

    Besitos desde mi retiro espiritual XDD


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo en lo de escribirse, cómo no.

      Eliminar
  3. ¡Hooola!
    Hace tiempo que te sigo y me encanta sobre qué y cómo escribes. Pero hoy no puedo más y tengo que preguntártelo: ¿por qué unas veces escribes en femenino y otras en masculino? No puedo con este misterio. Acláramelo, por favor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Iba a hacer una broma cruel y decir que la persona que administra el blog una veces se visibiliza como hombre y otras como mujer, pero creo que no estaría bien. Ana, es que en este blog escriben dos personas, Anijol (que es una chica) y ND (que es un señor).

      Eliminar
    2. Muy bien por ahorrarte la broma, no habría estado nada bien.

      Ana, muchas gracias por tu comentario. Y siento la confusión. Al final de cada entrada se puede leer, en letra más pequeña, "Una ronda pagada por..." Anniehall o El niño desgraciaíto. Es verdad que se ve un poco mal.

      Esta entrada la escribí yo, Anniehall.

      Bienvenida y comenta cuando quieras ahora que has roto el hielo.

      Eliminar
  4. Siento la confusión. El que escribe en masculino soy yo. Muchas gracias por comentar y por leernos!

    ResponderEliminar
  5. ¡Ay, gracias Anniehall y niño desgraciaíto. Ya me puedo ir a dormir más tranquila. Os enlazo en mi blog. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Pues muchas gracias, pero dinos cuál es tu blog y así nos podemos pasar también nosotros! Es que en el perfil de blogger no aparece la dirección.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ufff! Viendo vuestro nivelazo me da un poco de vergüenza pero bueno...
      Os dejo la dirección del que tengo ahora más activo.
      demipasadovengo.blogspot.com

      Eliminar