Utrecht


Pues prometí hablaros de mi visita relámpago a Utrecht y aquí estoy. Para los que no lo sepáis, un proceso de selección de los que me habían descartado cuando estaba en el circo volvió a activarse y me llamaron para una entrevista. Yo en mi trabajo actual estoy bastante bien, pero, teniendo este trabajo y no estando en la situación del circo de que en cualquier momento me podían despedir, creía que podía ser una buena ocasión para columpiarse un poco y ver si sacaba más dinero. La mejor manera de negociar es cuando vienen a por ti y tú no tienes necesidad de irte, es como jugar en casa. Así que acepté, aunque un poco a ciegas. No sabía qué puesto de trabajo me ofrecían (ahora todavía no lo tengo muy claro) y creía que iba a ser una teleconferencia con los holandeses, pero no, querían que me presentara allí.

Una vez aclarado el que tendría que ir a Utrecht y que ellos me pagaban el viaje -sí, eso al principio tampoco estuvo claro- dije que iría. Perdí un par de días de mis vacaciones, pero creo que hice bien.

Holanda es un país maravilloso. Desde el avión ya se ve que no hay un palmo de tierra que no tenga su propósito. Todo verde y lleno de canales y agua. Son gente muy amable y a la que se ve feliz. En el tren, por ejemplo, había un par de señoras al otro lado del pasillo que se pusieron a hablar con el revisor de lo que fuera y el revisor terminó sentándose y se quedó allí hablando con ellas. Además Utrecht es una ciudad muy bonita. El centro histórico son calles enladrilladas con canales y casas estrechas de pocas alturas. Es parecida al centro de Amsterdam, que es más bonita y más grande, pero es más o menos la misma idea. Incluso tienen coffee shops y olor a porro según vas por las calles y a todo el mundo en bicicleta.



Me encontré una tienda de KitchenAid que le dio cierta envidia a Anniehall.


Los de la entrevista fueron supermajos, la verdad es que el trabajo que me ofrecían está bastante bien y tiene bastante que ver con lo que hacía en el circo. La parte mala es que me dijeron que era temporal hasta que en la oficina de Madrid crearan un puesto en el que encajara; y eso es lo que no veo. Me parece demasiada incertidumbre. De todas maneras, si ya estoy bien donde estoy, que me ofrezcan algo en firme cuando lo tengan. Al menos eso es lo que pienso.

Y por otro lado, puede que dentro de poco tengamos más compañeros del circo en mi nueva gran empresa. Parece que por ahí van los tiros...

En fin, que no creo que vaya a aceptar lo que me propongan, pero está bien que se interesen por ti. Y he visitado Utrecht en el 300 aniversario del famoso tratado. Compré queso y unos toblerones como espadas láser y tuve retraso a la ida y a la vuelta. Lo habitual, claro.



Y según me informó Anniehall justo es día se había muerto Friso, que hasta ese momento no tenía ni idea de quién era. He de decir que no hallé por la calle la estampa de desolación que creía pertinente Anniehall y la gente tenía cero compungimiento por el hecho.

13 comentarios:

  1. "Desde el avión ya se ve que no hay un palmo de tierra que no tenga su propósito"

    Ingeniero, ingeniero, cabeza cuadrada, digo ingeniero XD.

    ResponderEliminar
  2. Claro que sí. Creo que los holandeses deben ser buenos ingenieros... XD

    ResponderEliminar
  3. Sólo el hecho de que se hayan interesado por ti estando trabajando, es para ponerse gordo y "reondo" como los chumbos. Mucha gente en paro y a ti te salen ofertas. Eres un crac.
    Siéntete orgulloso!

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Phaskyy. La verdad es que está bien que te sientas valorado. Sobre todo después del despido.

    ResponderEliminar
  5. Pues no, no he estado nunca en Utrech. Definitivamente.

    ResponderEliminar
  6. Pues muy bonito, aunque pequeño. Yo estuve un par de horas dando vueltas y vi todo el centro.

    ResponderEliminar
  7. Los cambios de trabajo o en el trabajo tienen que ir asociados a mejoras, sobre todo salariales. Si cambias y te quedas igual, estarás haciendo el tonto perdiendo una oportunidad y perdiendo tiempo. No se puede ser "bueno" en estas cosas, porque ser bueno = ser tonto.

    Dejemos las bondades y la generosidad para otros ámbitos de la vida.

    Suerte y al toro.

    ResponderEliminar
  8. Pues te felicito, no todos los días te pagan un viaje y menos aún, te ofrecen un trabajo.

    Lo de Friso, no entiendo como no estaban compungidos, yo estoy hundida porque esto... ¿quién era Friso?

    ResponderEliminar
  9. Yo no tenía ni idea de quién era ese señor, Loquemeahorro. No sé como he vivido sin saberlo. Y justo cuando lo sé, se muere.

    ResponderEliminar
  10. Genial el mini recorrido turístico que nos compartes un lugar que realmente dan ganas de visitar.

    ResponderEliminar