Siete ya



Hace casi dos semanas C cumplió siete años. Este año no nos hemos llevado el portátil de vacaciones así que no ha habido post de cumpleaños en su día pero no quiero dejar de hacerlo aunque sea con retraso.

¡Siete! Me parece mentira. Por un lado la veo tan pequeña y por otro me parece ya tan mayor. Uno de estos días de vacaciones la pillé dormida con el libro junto a ella sobre mi cama (‘mamá, no quiero dormir la siesta ¿puedo sólo descansar mientras leo?’), de perfil, la luz de la mesilla encendida, en camiseta y con unos vaqueros que hacían destacar sus piernas tan larguísimas, descalza, muy morena ya y con la diadema todavía puesta. Estaba preciosa, la había pillado el sueño desprevenida y tenía esa placidez de los niños dormidos. Pero también parecía mucho más mayor ¡casi una adolescente! Le hice unas fotos y me dio un poco de vértigo.

Este año ha sido un poco raro. Empezamos a regañadientes, tuvo una época muy rebelde con actitudes también de adolescente: malas contestaciones, gritos, portazos a la voz de ‘me da igual’… Cuando nos empezábamos a temer que fuese a seguir así hasta los veinte volvió a ser la niña estupenda y risueña que siempre ha sido. Con su cabezonería y su carácter, claro. En el momento la reprendo y me dan rabia esas salidas pero en el fondo prefiero que diga lo que piensa y no se deje avasallar, la verdad. Si solo fuera un poco más flexible y escuchara un poco más antes de cerrarse en banda...

Empezó primaria. Ha acabado primero sumando con llevadas aunque le cuesta un poco entender los enunciados de los problemas de matemáticas. Lee muy bien pero no acaba de cogerle el gusto a leer por placer. De vez en cuando decide que va a leer un poco cada día ella sola, se emociona, nos emocionamos… pero no pasa de cinco minutos un día cada mes o así. Supongo que todo llegará y que forzarla será peor (estoy con Pennac ahora mismo en esta batalla de no dar la lata).

También empezó judo. Con esfuerzo y discretamente, ella es así, se puso a la par con sus compañeros que llevaban dos años más practicando y por eso mismo el sensei le dio un premio especial al acabar el curso. Os podéis imaginar el río de babas.

Sigue teniendo predilección por lo físico. Le va el judo, la piscina, correr, los columpios por los que puede trepar, colgarse, hacer volteretas… y se le da fenomenal. Estas vacaciones, con su hermano y sus abuelos, ha hecho excursiones bien largas en bici sin cansarse y pidiendo más.

También sigue pidiendo muñecas en cuanto ve la ocasión. Muñecas con las que nunca juega porque lo que más le gusta, dentro de casa, es pintar. Y lo hace fenomenal. Le chiflan las Monster High, que a mí me horrorizan. También procuro no insistir mucho en eso.

Como cumple los años en agosto, la fiesta fue en la intimidad. Solo nosotros, J, sus abuelos y su primo S. y su tía. Pero mi cuñada le preparó una decoración preciosa, y juntas, aunque casi ella sola, hicimos su tarta de chuches, que fue casi lo único que merendó. Acertamos con sus regalos. Es posible que como precio el dichoso Furby acabe con nuestros nervios. Y se llevó una gran sorpresa con la tarta.

Seguro que este año que empieza seguirá siendo igual de sonriente, divertida, sociable, cariñosa, trabajadora, orgullosa, cabezota y preciosa. Y seguro que también nos sorprende con un montón de cosas nuevas.

¡Muchas felicidades C, eres una niña estupenda!

10 comentarios:

  1. C es una niña estupenda y muy guapa (como dice D), mil besos para ella y felicidades para todos!!!

    ResponderEliminar
  2. C. es una niña como tu dices, preciosa, y ese ppunto de rebeldía que dices no se lo he visto nunca, pero sí que hay que dejarles con su personalidad. Qué post tan bonito.

    Le envío un beso, y muchas felicidades.

    ResponderEliminar
  3. Es una niña maravillosa y lo digo sin estar cegado como padre.

    ResponderEliminar
  4. Feliz no cumpleaños para C!!

    Flipo con la tarta y con lo padres responsables que sois y la llevais con casco en la bici...muy bien.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Juanjo, Carmen y Moli.

    Además de lo mucho que gustó a C, Moli, lo mejor de la tarta es que a pesar del colorín y las MH estaba buenísima. Quien la cató lo dijo. Estoy empezando a plantearme venderlas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hiciste tú la tarta??? Eres una máquina!! Felicidades a ella por su cumple ,y a ti por tus manos

      Eliminar
    2. Sí, la hice yo pero la parte de arriba es una cosa comprada que se pone encima nada más.

      Eliminar
  6. ¡Ah! y sí, somos responsables pero es que además creo que en Oporto es obligatorio el casco con la bici.

    ResponderEliminar
  7. La tarta es impresionante, no me voy a cansar de decirlo. Y C un amor. Siete años ya, se nos hacen mayores Annie...
    Tochi

    ResponderEliminar
  8. Felicidades por que el logro es grande, felicidades por tu compromiso con este blog, felicidades por lo que has logrado.

    ResponderEliminar