El código

Pues ya está. Ya lo he hecho. He sido instruido sobre "El Código". Así es como nos referimos, según me han contado en una presentación on line, los trabajadores de mi empresa a las normas éticas y anticorrupción que debemos seguir los trabajadores.

Podéis entender que me he sentido más Paco Martínez Soria que nunca desde que llevo en el nuevo trabajo.

Mis dos primeros cursos han sido sobre ética y corrupción. Me parece bien, pero yo, por ejemplo, poca oportunidad tengo de untar a funcionarios del gobierno para ganar contratos. A lo mejor es una formación a largo plazo para que cuando llegue a poder corromper no lo haga. También al ser el primer curso que recibo en doce años de carrera laboral -bueno, no, tuve un curso de especialización en ferrocarriles aunque te daban el certificado fueras o no fueras- me ha resultado una experiencia digna de contar.

Según parece, estamos en un listado de las empresas más éticas del mundo (whatever than means) y si googleáis podéis ver en la lista que no hay ni una sola española. Lo cual a mí me da que pensar que debe estar bien hecha porque de ética por aquí sabemos más bien poco y de ética empresarial supongo que tampoco estaremos para dar lecciones.

La cosa del curso va de que te ponen una serie de diapositivas en las que te van contando qué está bien y qué está mal y al final de cada capítulo te hacen unas preguntas a ver si lo has entendido. Al final hay un pequeño examen y, si lo apruebas, te dan un certificado con una validez de un año. Así que cada año hay que ver el mismo vídeo y contestar a las mismas preguntas.

De esta manera ya sé que no debo tener como socios de trabajo a empresas que realizan trabajos forzosos o trata de personas. Sé que no puedo supervisar a alguien con quien mantengo una relación romántica o que no puedo ir a un bar con camareras ligeras de ropa como representante de mi empresa. No puedo hablar con mi nombre en el blog de cosas de la empresa (mira, esto ya lo hacía antes). He aprendido que exportar puede ser algo como dar información en suelo estadounidense a un ciudadano no estadounidense. Sé que no debo participar en el lavado de dinero y que es ilegal dar comisiones ilícitas. Sé que no debo abochornar públicamente a mi empresa por mi actitud y que regalar a un miembro del gobierno una membresía en un club privado no es algo apropiado, aunque sí puede serlo invitarlo a la ópera.

Como véis todas esas cosas están muy bien y no está de más que te las recuerden porque la tentación puede estar siempre presente, donde menos te la esperas. Por ejemplo, no debo dejar el ordenador en mi habitación de hotel mientras voy a cenar. Debo llevármelo conmigo. Y también sé que si una compañera de trabajo vuelve de una larga baja por enfermedad no debo tocarle el hombro porque es inapropiado. De igual manera, presuponer que porque tenga un compañero asiático vaya a ser bueno con los números también es prejuicioso.

Ya os digo que me parece excelente. Más vale prevenir que tener que lamentar. El circo era un manual de ética inversa donde se trucaban resultados, se enviaban por correo informes en archivos corruptos, te tenías que hacer pasar por el Malabarista a la más mínima oportunidad (aún me siguen llegando correos dirigidos a él), o trabajabas a coste cero para que luego te despidieran diciendo que no eras productivo... por poner algunos ejemplos.

Y ¿a vosotros os dan cursos de ética en el trabajo?

20 comentarios:

  1. Me parece muy bien (por lo formativo) y muy mal (tiene cojones que nos tengan que enseñar a ser éticos en el trabajo) este tipo de cursos.

    Lo mejor, lo de no tocar a los compañeros de trabajo…¿por qué tocan? No se toca a la gente, a mí me incomoda, salvo que sea alguien con quien tengo confianza, y no siempre…

    En mi empresa no hacen este tipo de cursos, a veces mandan por mail un recordatorio de alguna cosa puntual, pero ya está.

    ResponderEliminar
  2. A mí en mi trabajo, ninguno, y los que me dan --que se suponen técnicos y especializados en temas de trabajo-- sirven de poco.

    En mi trabajo se aplica continuamene la "ética inversa", y hay impunidad en ello.

    ResponderEliminar
  3. Ahhh, cómo me tientas a hablar. Sobre ética laboral, jaja. Recuerdo que en la primera empresa que trabajé, una vez nos fuimos a comer en plan pandi, el jefe, los tontainas que se supone que éramos el departamento I+D (jajajaja), una amiga del jefe, unos clientes asombrados. Allí nos fuimos a comer a un restaurante de barrio-casi polígono. Los camareros iban con su uniforme, camisa blanca y falda negra para las mujeres. No sabrás mucho de camisas de camareras, pero la opción talla pectoral es muy limitada, y la pobre chica iba encorsetada. Además tenía mucho trabajo y estaba de aquí para allá con cara de agobio, me acuerdo de eso. Mi querido exjefe llamó a uno de sus compañeros y le dijo que trajera un plato que la chica había olvidado, y añadió, "es que las tetonas son todas tontas, ¿verdad?". No paró ahí la cosa, el camarero se cabreó, con razón y replicó con educación "señor, si no le gusta puede irse, pero no es forma de hablar de una compañera". Mi jefe se mosqueó de nuevo: "es que no vales nada más que para camarero". Y nosotros todos vestiditos con una camisetita con el logo de la empresa.
    ¿Qué te parece el cursillo?

    ResponderEliminar
  4. A que ahora también parezco Paco Martínez Soria, XD. Me parece que te voy a llamar Paco, jaja.

    Sobre tu cursillo, lo de no poder poner la mano en el hombro de la compañera enferma me parece una chorrada americana exageradísima (claro que americanos y multinacinales han mapeado las partes del cuerpo que son delicadas de tocar al mm, casi al nanómetro. Recuerda, hombro ofensivo)(lo que a mi me puede parecer ofensivo, es la intención, que se puede ver en la cara, la presión, las palabras o el contexto, pero eso no lo han mapeado aún...). Lo de presuponer que el asiático sea tal o cual, otra chorrada americana, pero no lo presupongas, Paco, por Dios!, no lo presupongas!, porsiaca. Lo de que te pongan todos los años las mismas diapositivas es de traca, pero esta vez germánica XDD.

    ResponderEliminar
  5. A mí, nada más entrar en el mundo laboral me dieron no un curso, pero sí muchas lecciones sobre ética, en concreto descubrí que :

    a) Yo tenía ética
    b) La inmensa mayoría de la gente con la que trabajaba no conocía el término ética ni ley.
    c) A la afrimación "eso es ilegal" las respuestas más usuales "no, qué va" o "pero si lo hace todo el mundo"

    Así que mira, me alegro que en alguna parte se den estos cursos, aunque claramente deberían adaptarlo un poquito al país en que te encuentras porque lo de la membresía del club suena a chiste de leperos, pero mejor eso que el "si lo hace todo el mundooooo"

    ResponderEliminar
  6. No entiendo lo de tocar en el hombro más allá de lo que dice "Paco" XD, algo que viene de los americanos, igual que lo de los asiáticos, etc... Me llama la atención toda esa preocupación por lo políticamente correcto (ejemplos citados) viendo el nulo interés por enterarse de las costumbres locales (por ejemplo aquí sabemos lo de los números y los asiáticos, pero no forma parte de nuestro prejuicio)
    Yo.pondría algo como "no se besa, solo se pone la cara y se hace ruido" XD es un recordatorio TAN necesario...

    ResponderEliminar
  7. la verdad es que esta muy bien, a mí en el Zirkus nada más entrar me tocó hacer un curso obligatorio por ley dice la igualdad de trato y aprendí que no se puede discriminar por muchas cosas (raza, sexo, edad...), pero porque yo soy rica y tú eres pobre, sí.

    Creo que todos los que hemos estado en el circo tenemos una distorsión de la ética. aquí aún me cuesta encontrar un dado en algún test y ponerlo en el pórtico, en vez de callar y decir que va todo bien... Jeje

    Y estoy con Bichejo, ¿Por qué tocar?

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. la verdad es que esta muy bien, a mí en el Zirkus nada más entrar me tocó hacer un curso obligatorio por ley sobre la igualdad de trato y aprendí que no se puede discriminar por muchas cosas (raza, sexo, edad...), pero porque yo soy rica y tú eres pobre, sí.

    Creo que todos los que hemos estado en el circo tenemos una distorsión de la ética. aquí aún me cuesta encontrar un fallo en algún test y ponerlo en el pórtico, en vez de callar y decir que va todo bien... Jeje

    Y estoy con Bichejo, ¿Por qué tocar?

    ResponderEliminar
  10. A mí nunca me han dado ningún curso de ética, la verdad. Nunca lo había pensado, pero sé de más de uno que lo necesitaría. Y mucho.

    Lo que me ha alucinado es lo de no dejar el ordenador en la habitación de hotel, que hay que llevárselo a cenar... Flipo.

    La mayoría de la gente sabe donde está el límite de tocar/no tocar, pero es cierto que hay algunos que se lo habría (y hay) que recordar de vez en cuando. Hay gente rara por todas partes.

    ResponderEliminar
  11. Bueno, Bichejo, pues ya sabes que en mi empresa no se puede tocar, aunque cuando me presentaron, todas las chicas me dieron un par de besos.

    Martillo Pilón, la ética inversa también es una manera de aprender. Siempre que te des cuenta de que se trata de lo contrario de lo que debes hacer.

    DM, desde luego que menuda joya de jefe y olé por el camarero que desde luego ya es más educado que tu exjefe.

    Pues sí, Loquemeahorro, mejor que te den los cursos aunque haya partes que te parezcan un poco superfluas a que qué te digan que si no me pillan no es ilegal.

    Liviadru, los americanos son americanos siempre y creen que hay dos maneras de hacer las cosas: la suya o mal.

    Eliahh, la ética inversa está bien para saber lo mal que está hacer las cosas así. No es nada de lo que una persona sensata pueda enorgullecerse, pero se valora más la sinceridad.

    Nisi, lo del ordenador me parece absurdo porque creo que es más fácil que te lo roben por la calle a que te lo roben en el hotel...

    ResponderEliminar
  12. Bueno, ahora cuando les auditen para darles o mantenerles los puntitos éticos esos, podrán poner un stick en ¿Hay evidencia de que se hayan impartido cursos éticos? y vuestra firma será lo más valioso de esos cursos, sin duda. Porque la ética en una empresa se ve en los procedimientos diarios, no en cosas que uno ya lleva sabidas de casa, y le chirrían, como te pasaba en el circo ¿no?

    En fin, otra experiencia!

    ResponderEliminar
  13. Sí, Tita. Aquí chirrían menos cosas y eso es bueno, supongo...

    ResponderEliminar
  14. A nosotros cursos no, pero nos han mandado un manual de qué se puede hacer y no y de cómo nos debemos comportar.

    Lo mejor es que incluye un correo para chivarte de cualquier comportamiento impropio de manera anónima, o no, dejándose claro que si cualquier denuncia es injustificada no se tomarán represalias contra el denunciante si se ha identificado.

    Mola todo.

    ResponderEliminar
  15. Por supuesto que mi empresa tenemos un Código Ético (publicado en 14 idiomas, incluido el ruso), del que nos han impartido el correspondiente curso on-line, y supongo que estarán buscando que alguien les de un certificado de esos para poderlo poner en los membretes de las cartas.

    Hace años era la calidad (todo aquello de la ISO-9000), luego fue el medio ambiente (ISO 1400), a continuación la Responsabilida Social Corporativa (lo de la conciliación laboral y tal y tal), ahora estamos con el Código Ético, y lo próximo va a ser lo de los Derechos Humanos, de los que en mi empresa ya tenemos el correspondiente curso y documento institucional (de momento preparado sólo en 5 idiomas).

    Pura propaganda y papeleo, pero que genera un volumen de negocio importante para algunas empresas consultoras. Todos tenemos en mente a empresas que tienen en famoso certificado de RSC, y que luego contratan de forma másiva a personal ETT.

    ResponderEliminar
  16. Bueno, puede que sea un papel sin más, pero al menos no es la ética inversa a la que estoy acostumbrado, hermano E.

    Aquí parece, al menos en la superficie que es lo que conozco, que se hacen las cosas más o menos bien. No se trucan precios, no se hacen presupuestos partiendo de lo que tiene que dar para calcular el precio hora, no se manda un adjunto corrupto, se apagan el ordenador y el teléfono y se sale corriendo... diferencias sutiles, pero que aprecio.

    ResponderEliminar
  17. A qué no das crédito? A que haya un código de conducta? A que haya que hacer un curso? A las prácticas del circo?

    ResponderEliminar