El barbero de Sevilla


La semana pasada fui a la ópera. Fui al Teatro Real a ver El Barbero de Sevilla de Gioachino Rossini. Es un montaje que ya se estrenó en Madrid hace varios años.

A mí me gusta bastante la ópera, aunque no habré visto en vivo más de diez. Y las que veo procuro que sean obras clásicas. No soy muy dado a los experimentos. Por ejemplo, este año en el Real tienen programada Brokeback Mountain. Ahí no me veréis. Creo que la música clásica, ha sufrido un bajón inmenso durante el siglo XX, sobre todo después de la IIGM. Prefiero mil veces ver un musical que una ópera moderna.

Tampoco me voy a meter mucho por esos berenjenales porque entiendo que habrá gente a la que eso le guste, pero no es mi caso. Además tampoco soy muy entendido por lo que yo soy más feliz viendo óperas de Puccini, de Mozart, de Verdi o de Rossini que de Wagner. A lo mejor eso cambia con el tiempo, pero de momento así están las cosas. Con lo caro que es ir a la Ópera (125€ en zona C me costó) más vale que estés seguro de lo que vas a ver.

Y he de decir que me encantó. La ópera es buenísima. Es divertida, la música es muy buena, no es excesivamente larga y la historia se sigue con facilidad. La puesta en escena también me gustó mucho. Los cambios de escenario se hacían mediante bloques móviles que iban transformando el escenario en una calle de Sevilla o las distintas habitaciones de la casa de Don Bartolo para terminar en un despliegue de colores y con el Conde y Rosina partiendo en un globo.

El reparto estaba bastante bien, era el elenco B, pero me gustó bastante. La que menos Rosina y el que más Don Bartolo, aunque todos estuvieron bastante bien. Creo que había momentos en los que la orquesta eclipsaba a las voces, pero salí encantado, entusiasmado y alegre.

Espero que el Real programe muchas más óperas como estas. No sé si el nuevo director irá por este lado o por el de Brokeback Mountain. Espero que dentro de un par de años no dé envidia mirar la programación de la Met o de la Scala.

Además hay que decir que va mucha menos gente a la ópera. No sé si será la crisis o la programación. Seguramente las dos cosas. Antes tenías que tener apuntada la fecha en la que salían a la venta y estar desde primera hora intentando comprar la entrada con las líneas saturadas y ahora puedes comprarla cuando te dé la gana sin problema. Es una pena que se vean huecos.

Termino diciendo que cuando compré la entrada me entusiasmé y he comprado una entrada para un concierto de Plácido Domingo en Junio para el que ni siquiera hay programa. Ir al Real dos veces en menos de un año es una especie de récord para mí. A ver si me lo paso por lo menos tan bien como viendo esta ópera.

9 comentarios:

  1. A mí me gusta mucho la ópera y te puedo decir las razones por las que no voy

    - El precio
    - El precio
    - El precio
    - Las adaptaciones "modelnas": sin ropa de época y con escenarios postapocalípticos
    - Tampoco el Teatro Real se mata por dar facilidades a la hora de comprar entradas. Lo que me recuerda que una vez pregunté por teléfono por una oferta de unas entradas y casi me parten la cara. Y eso que reconozco que están mejorando (un poco) en estos últimos tiempos.

    También es posible que esas familias que tenían aquellos abonos hereditarios ya no los tengan porque la ópera ya no es la pasarela social que era (la ópera en sí, ya se sabe que a muchos no les importaba lo más mínimo)

    ResponderEliminar
  2. Yo voy muy poco, Loquemeahorro. Y más o menos por los mismos motivos. Es muy caro. Muchas veces son óperas desconocidas. Y los montajes han caído en picado desde que está el señor Mortier.

    Aún así es un espectáculo fascinante cuando se juntan una buena ópera, un buen montaje y un buen elenco.

    ResponderEliminar
  3. Pues nos veremos donde Plácido...el factor gafe no va a hacer de las suyas...espero.

    En mi unidad familiar estamos muy en contra de la política del señor Mortier. N ha sacado entradas de cero visibilidad para "El elixir de amor", para sólo escuchar.

    ResponderEliminar
  4. Pues fui el lunes pasado y me gusto mucho esta ópera de la que conocía trozos pero no había visto entera. Me gustó el montaje y las voces sin ser grandes estrellas fueron bastante potables.

    Me encanta, pero no puedo permitirme ir a entradas de 125€, 250 la pareja, y me compro entradas de visibilidad reducida muy baratitas.en el real algunas muy caras son con muy mala visibilidad y comodidad. Este año iré al Elixir el 15 diciembre, probablemente a Trsitan e isolda ya que Wagner yo si lo tolero, y los cuentos de hormas que es también muy entretenida.

    Como te decía , yo paso de Wozzecks, Brockeback ,moctezuma y esas rarezas pero Wagner sí. Tristán e Isolda tiene un final de primer acto en clímax absoluto impresionante y Tanhauser una obertura espectacular , un coro de los peregrinos impresionante .... En fin, que lo salvo junto a verde, puccini, Mozart, donizetti...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos a ver, que yo entiendo que lo mío con Wagner es por desconocimiento, no me lo compares con las moderneces. Pero son óperas muy largas y con mucho recitativo en alemán. Algún día me atreveré

      Eliminar
    2. Nosotros tampoco nos lo podemos permitir, por eso va ND solo (que es quien más lo disfruta) y así al menos uno lo ve en condiciones. Además nos ahorramos el canguros.

      Eliminar
  5. En casa tenemos dos abonos y yo voy de vez en cuando (si programan a Mozart o a Puccini, si puedo, si no es verano, porque te congelas...). Me han hablado muy bien de este montaje. Y es que yo pienso que es la clave. Para oir ópera, te compras un CD o te bajas la música de itunes, pero la ópera es representación. Y se complican tanto la vida y hacen cada bodrio... Me alegro mucho.

    ResponderEliminar
  6. Muy fan de las entradas con cero visibilidad de N, aunque yo lo veo más comprando una con visibilidad y sentándose al revés para protestar! XD

    Carmen, Puccini es bien. XD

    ResponderEliminar