Matadero cinco

"Poco antes de morir mi padre me dijo: 
—Mira, hijo, no escribas nunca una novela con un personaje malo".
Kurt Vonnegut. Matadero Cinco.

Hoy os voy a hablar un poco de este libro de Kurt Vonnegut que me he leído hace poco.

El libro habla sobre el bombardeo de Dresde por parte de Británicos y Americanos al final de la II guerra mundial. Un bombardeo que no parecía tener ninguna justificación militar porque Dresde era una ciudad sin apenas industria militar. Pero el libro habla de muchas otras cosas. De hecho, del bombardeo casi no se habla, está siempre presente, se hacen referencias, pero el bombardeo en sí serán unas veinte páginas.

Este libro tiene todo lo que odio en la literatura: no es lineal, da saltos en el tiempo y en el relato continuamente, es onírico, salen extraterrestres, personajes bastante extravagantes... En fin, era un candidato perfecto para que no me gustara, pero me ha encantado.

Todo lo que me suele desconcertar en otros libros aquí no lo hace. Supongo que porque aquí tiene sentido, o porque este señor es muy buen escritor, o por pura casualidad. No lo sé. El caso es que me parece un libro muy bueno y el señor Vonnegut me parece un escritor excelente. Además en el libro hay bastante humor, cosa difícil a priori hablando de estos temas.

Por contar un poco la historia, el libro son una especie de memorias de un soldado americano al que hacen prisionero los alemanes al final de la guerra y está en Dresde cuando sucede el bombardeo. Lo tienen retenido junto a los demás en el matadero número 5. El propio Vonnegut fue hecho prisionero y estuvo en Dresde, así que hay una parte autobiográfica. Luego el protagonista, Billy Pilgrim, cree que ha sido abducido por los extraterrestres de Tralfamadore y vive entre el presente y el futuro, viajes en el tiempo y en el espacio. El personaje es una especie de Forrest Gump que no consigue encajar.

Un libro muy, muy interesante y, aunque el tema parezca que no da para eso, divertido a ratos. Otros son terribles, como terrible fue el bombardeo de Dresde. Ya os he contado que yo he estado muchas veces en Dresde y que es una ciudad preciosa. Todavía siguen reconstruyendo la ciudad casi 70 años después del bombardeo y por todas partes se ven recuerdos de lo que pasó.

Unos párrafos:

"En la pared de su oficina Billy tenía una oración enmarcada y colgada, que le ayudaba a seguir viviendo a pesar de que no sentía ningún entusiasmo por ello. Muchos pacientes que la habían visto le confesaban que a ellos también les ayudaba a vivir. Decía así: CONCÉDEME, SEÑOR SERENIDAD PARA ACEPTAR LAS COSAS QUE NO PUEDO CAMBIAR, VALOR PARA CAMBIAR LAS QUE SI PUEDO Y SABIDURÍA PARA DISTINGUIR LAS UNAS DE LAS OTRAS Entre las cosas que Billy Pilgrim no podía cambiar se contaban el pasado, el presente y el futuro".

"Era una película sobre la actuación de los bombarderos americanos durante la Segunda Guerra Mundial y sobre los valientes hombres que los tripulaban. Vista hacia atrás la historia era así: Aviones americanos llenos de agujeros, de hombres heridos y de cadáveres, despegaban de espaldas en un aeródromo de Inglaterra. Al sobrevolar Francia se encontraban con aviones alemanes de combate que volaban hacia atrás, aspirando balas y trozos de metralla de algunos aviones y dotaciones. Lo mismo se repitió con algunos aviones americanos destrozados en tierra, que alzaron el vuelo hacia atrás y se unieron a la formación. La formación volaba de espaldas hacia una ciudad alemana que era presa de las llamas. Cuando llegaron, los bombarderos abrieron sus portillones y merced a un milagroso magnetismo redujeron el fuego, concentrándolo en unos cilindros de acero que aspiraron hasta hacerlos entrar en sus entrañas. Los containers fueron almacenados con todo cuidado en hileras. Pero allí abajo, los alemanes también tenían sus propios inventos milagrosos, consistentes en largos tubos de acero que utilizaron para succionar más balas y trozos de metralla de los aviones y de sus tripulantes. Pero todavía quedaban algunos heridos americanos, y algunos de los aviones estaban en mal estado. A pesar de ello, al sobrevolar Francia aparecieron nuevos aviones alemanes que solucionaron el conflicto. Y todo el mundo estuvo de nuevo sano y salvo. Cuando los bombarderos volvieron a sus bases, los cilindros de acero fueron sacados de sus estuches y devueltos en barcos a los Estados Unidos de América. Allí las fábricas funcionaban de día y de noche extrayendo el peligroso contenido de los recipientes. Lo conmovedor de la escena era que el trabajo lo realizaban, en su mayor parte, mujeres. Los minerales peligrosos eran enviados a especialistas que se encontraban en regiones lejanas. Su tarea consistía en enterrarlos y esconderlos bien para que así no volvieran a hacer daño a nadie".

"El cañón hizo un ruido desgarrado, como si se hubiera abierto la cremallera de la bragueta del Dios Todopoderoso, y barrió la nieve llevándose por delante la vegetación".

Pues ahora lo que queda es que os animéis a leerlo, a mí me encantó. Así fue.


6 comentarios:

  1. Matadero 5 es espectacular. Es algo que no te esperas, que crees que no te va a gustar y sin embargo es un libro que no se olvida.

    ResponderEliminar
  2. A mi me encantó pero nunca lo definiría como divertido, ni a ratos, es duro.

    ResponderEliminar
  3. Parece una mezcla explosiva, de esas que cuando salen bien (un buen cocinero, claro) son magníficas.

    ResponderEliminar
  4. Pues venga usar este nick y no tenía ni idea de este libro...Sólo un pero, el abuso de la pasiva anglosajona en las traducciones, fueron almacenados, fueron sacados y enviados. Me agota, de verdad. En mi banco no amigo hay un cartel: "llamen al timbre y esperen a ser abiertos". Es irónicamente cierto en su literalidad, dada la crisis .Nuestra capacidad de imitación lingüística está destrozando la pura lógica y la pasiva matará a los intransitivos.
    Por lo demás, bueno...a la columna de "quizás". Yo soy muy simplona en mis lecturas.

    ResponderEliminar
  5. Molinos, me ha encantado.Me lo dijiste hace mucho tiempo y he tardado en leérmelo, culpa mía.

    Pseudosocióloga, a mí me parece que sí que tiene un tono humorístico, pero hay tantas lecturas como lectores.

    Loquemeahorro, tenía todos los ingredientes para que no me gustara y me ha encantado. Supongo que la culpa es del cocinero, sí.

    DM, está muy bien, pero en el campo de las traducciones no diría yo que es de las peores. Cierto es que el nivel está muy bajo. Lo de esperar a ser abiertos es de nota...

    ResponderEliminar
  6. Un libro maravilloso de un autor en estado de gracia.
    Me cuesta mucho hablar del libro, creo que simplemente hay que leerlo.
    Y creo que si te pilla totalmente por sorpresa (como me pasó a mí) es todavía mejor.

    ResponderEliminar