Una mujer endemoniada

"Fue un accidente, claro. Coño, ya me conoces, lector querido, y sabes que no soy capaz ni de matar a una mosca si lo puedo evitar. Sólo quise agarrarla, mantenerla cerca de mí para conseguir que entrara en razón. Pero la agarré con demasiada fuerza, creo, y un destino fatal quiso que la pequeña confusión que existía entre nosotros terminara de un modo que no se podría calificar de feliz..."
Jim Thompson. Una Mujer Endemoniada.

Pues me he leído o, mejor, he devorado este libro de Jim Thompson. Jim Thompson es, cada día lo tengo más claro, Dios en el mundo de la novela negra. No se puede escribir mejor ni más directo, no se puede tener más humor negro y no se puede tener unos diálogos, tanto exteriores como interiores, mejores que los suyos.

También está Dashiell Hammett y Chandler y McCain... pero yo creo que me quedo con Thompson. Es posterior a ellos. Ya nos habla de la postguerra, de los cincuenta. Y ahí hay muchas buenas historias. Todas tienen algo en común. En muchas aparecen vendedores, como en este caso. Suelen ser gente que sufre y tiene deudas y que parecen normales hasta que algo salta en su interior y se convierten en criminales.

Tiene bastantes novelas, aunque muchas son difíciles de encontrar hoy en día. Yo me habré leído siete u ocho y esta, sin duda, es de las mejores. Yo la pondría a la altura de 1280 almas y el asesino dentro de mí.

La historia, como he dicho, es un poco lo de menos. En esta nos presenta a Dillon que es un vendedor ambulante de artículos a plazos. Va trampeando intentando que no lo despidan y sin ganar más que lo justo para sobrevivir hasta que un día llega a la casa de una señora huraña y le intenta vender algo y, para su sorpresa, le ofrece pagarle los artículos con los favores de una joven que vive con ella.

No cuento más, pero a partir de ahí se forma una trama de planes, crímenes, huídas y un final a dos voces realmente extraño que me ha entusiasmado. No se puede ser más fan que yo, así que por otro lado me tenía ganado, pero es que este señor es el rey de la novela negra. Al menos de la que a mí me gusta. Si no habéis oído hablar de Thompson o si no habéis leído nada suyo, os aconsejo que os leáis algo. Son libros cortos y muy entretenidos.

Os pongo unos párrafos como casi siempre para que veáis lo que os vais a encontrar:

"La puerta se abrió mientras todavía llamaba. Eché una ojeada a la mujer y di un paso atrás. No era la joven, la chica que había visto atisbar entre las cortinas. Era una vieja con una boca como de halcón y unos ojos pequeños y serviles. Tendría unos setenta años —no creo que nadie pueda hacerse tan feo en menos de setenta años—, pero parecía fuerte y sana. Llevaba un pesado bastón y tuve la impresión de que estaba dispuesta a descargarlo. Sobre mí".

"Y pensaba en todo eso mientras trataba de cobrarles a los morosos. Y pensaba, bueno, Dolly, no has cambiado nada, so cabronazo. No has aprendido nada en toda tu vida. Ves algo que quieres y sólo tienes ojos para eso. Pero bueno, pensé, tampoco era así. Parecía que era así, pero no era de ese modo. Hay tipos con suerte y tipos sin ella, y supongo que a estas alturas ya se sabe a cuál de esas dos clases pertenezco".

"No sé por qué pasa esto, pero puedo contar lo que pasa. En todos los jodidos restaurantes a los que voy es siempre igual. Todas las veces la misma camarera, a la que parece que han tenido encerrada hasta que me ven entrar. Y la sueltan con el mandil más sucio que encuentran y con la pintura de uñas descas- carillada, y maloliente y asquerosa y desarreglada hasta decir basta. Así era la señorita que esperaba de pie a mi lado. Y no bromeo, hermano. Las cosas siempre son de esa manera".

Por último, he puesto esta portada americana que... bueno, me ha hecho sonreir.

9 comentarios:

  1. Cómo te odio cuando recomiendas un libro y aún no me he empezado el anterior que me propuse...
    pero lo mismo hoy tengo suerte y este "home-office" sin tareas que me estoy marcando puede ser el comienzo de una bonita historia negra ;)

    ResponderEliminar
  2. No soy fan precisamente del género pero lo recomiendas con tanto entusiasmo que me lo apunto!

    ResponderEliminar
  3. Creo que ya te conté que yo también tuve mi época Thompson y que me leí unos cinco o seis seguiditos, y que como tú has dicho, más bien los devoraba. Tanto es así que al final me temo que quemé un poco al autor.

    De este libro recuerdo algunas cosas, creo que a la chica la cambian por una mantelería ¿no?

    ResponderEliminar
  4. Por cierto... la traducción del título... lo mismo cuando me lo lea me parece más acertada.

    ResponderEliminar
  5. Es cortito, Eliahh. Espero que no te decepcione... La traducción no es muy allá, la verdad.

    Livia, si no eres fan puede que te aburra.

    Loquemeahorro, sí, la vieja cambia los favores de la chica por una cubertería.

    ResponderEliminar
  6. Tengo dudas con la novela negra...siempre que leo algo me gusta, pero no termino de engancharme, ¿este serviría?

    La portada, fina, fina.

    ResponderEliminar
  7. Pues no lo sé, Bichejo. A mí me parece muy bueno, pero es que yo soy público entregado. Tiene la ventaja de que es corta por si acaso...

    ResponderEliminar
  8. Pues ya nos contarás qué te ha parecido, Carmen. Espero acertar.

    ResponderEliminar