El universo

El título de este post es engañoso y a la vez totalmente cierto. Cosas de las palabras. Además creo que esto ya lo he contado, pero son tantos posts que ya me pierdo. Si ya os suena la historia y os aburre, pues se siente, pero es lo que toca hoy.

A mí me encanta la música. Muchos tipos de música. En eso no soy muy original. Incluso tolero la música que les gusta a mis hijos incluída la de Zipi y Zape (pulsad bajo vuestra propia responsabilidad). Y por decir tolero quiero decir que de vez en cuando se la dejo escuchar, no que me guste.

Me gusta llevar unos cuantos discos en el móvil para ponérmelos en cualquier momento. Tampoco tengo muchos. Ahora mismo tengo uno de Sabina, uno de José Alfredo Jiménez, otro de Bon Jovi, uno de Noa, otro de Leonard Cohen... y creo que ya.

Y me gusta cantar o tararear. Lo hago con los cascos puestos cuando voy por la calle y supongo que las miradas estupefactas de las gentes que se cruzan conmigo por la calle son de admiración por lo bien que canto. Aunque la verdad es que los veo alejarse muy deprisa... no sé.

En fin, una persona más o menos normal... Mi tragedia viene cuando no tengo la música puesta, cuando canto (o lo intento) sin la música. Entonces mi cerebro se niega a bucear en su base de datos y me quedo repitiendo un único verso (por eso lo de universo que es como me llama Anniehall ―todo amor― cuando me quedo atascado ahí). Repito y repito el mismo verso o estrofa una y otra vez y me encasquillo. No sigo. No me acuerdo de más letra.

No es una cuestión de conocer poco la canción. Es algo interno, algo del 'celebro' que hace que aunque haya oído una canción cientos de veces sea incapaz de cantarla sin música, sin que los cantantes me apunten constantemente qué es lo que sigue.

Y eso que yo tuve un pasado bastante oscuro de cantante de karaoke. Pero en el karaoke te ponen la letra por lo que no era conocido en los ambientes como El Universo. Esa maldad no existe en los bares de karaoke. Esa es genuina de Anniehall ©.

Pero el caso es que tiene razón. Soy un cantante universal, de un solo verso, sin duda.

Así que si os cruzáis por la mañana con un tío con los cascos puestos, que canta con una melodiosa voz y siempre el mismo trozo... ¡¡Os habéis cruzado con el universo!! Y ya si eso me saludáis... o huís...

8 comentarios:

  1. Me he quedao loca con la canción de Zipi y Zape. No sé.... Cali y el Dandee y Zipi y Zape y don Pantuflo ... no sé.. como que no me pega.. jaja
    Mi compañera de trabajo siempre se indigna conmigo porque cambio la letra de las canciones a mi antojo. No lo hago adrede... pero será mi subconsciente que lo cambia porque la original no le gusta... Pero vamos, ella se queja de vicio, porque lo hago tan bien que no se nota... XDDD

    ResponderEliminar
  2. Ahí está, Anniehall siempre de mi lado... para hundirme más...

    Saramaga, esa es otra versión. Yo no es que cambie la letra, sino que siempre repito lo mismo.

    ResponderEliminar
  3. Yo soy más clasicota, solo me sé el estribillo y relleno lo demás con la-la-las o guachi-guachis.
    Ya sabes:
    Ryders on the storm,
    Ryders on the storm,
    nananana nana naaaaaaaaa
    Ryders on the storm...

    ResponderEliminar
  4. Tengo dudas (aparte de un descojone brutal cada vez que me acuerdo, qué grande)

    - ¿te atrancas en una frase y la repites todo el rato con distinta música?
    - ¿te inventas la letra del trozo que no te sabes o la cambias por nananana?
    - ¿te quedas callado mientras en tu cabeza suena la canción y vuelves a cantar cuando le toca al trozo que te sabes?

    Me he reído hoy dos veces a carcajadas, las dos veces que me he acordado del Universo...

    ResponderEliminar
  5. Bueno, Loquemeahorro, eso es más normal. El tarareo o nananeo es un recurso muy usado.

    Bichejo, me alegro de que te mueras de risa con mis historias. Repito el mismo verso todo el rato. De ahí no paso. Puedes seguir riéndote

    ResponderEliminar
  6. ¿Pero con la misma música, como si te hubieses rayado? ¿O adaptas el universo que te sabes a la música real de la canción? XDDDD

    ResponderEliminar
  7. Como un disco rallado, pero no todo el rato, me acuerdo de la frase y la digo cada minuto o cada rato.

    ResponderEliminar