Seis

J cumplió seis años ¡seis! el día catorce de noviembre. Entre unas cosas y otras no le hicimos la entrada correspondiente ese día así que aprovecharé que ayer lo celebró con sus amigos para ponerle remedio.

Este año ha seguido lo que empezamos a ver el pasado. Ya lee fenomenal y se le dan estupendamente los números. Es muy gracioso verle sumar con los dedos (los esconde en la espalda o se los mete en el bolsillo) y cómo responde a los problemas que nos lee C en alto porque no entiende algo. Claro que a ella no le hace tanta gracia. Se ve capaz y se nota. Ha empezado el curso muy trabajador y no protesta nada para hacer los deberes. Además se va soltando con el inglés, que le cuesta algo más.

Se ha aficionado mucho a pintar (¿quién nos lo iba a decir?), lo hace cada vez mejor y con mucha imaginación. La misma que usa para construir todo tipo de vehículos, naves, coches… con el lego, que sigue siendo con lo que más juega.

Este verano aprendió a montar en bici sin ruedines. Estaba tan orgulloso de haberlo conseguido. Yo creo que no las tenía todas consigo porque le había cogido un poco de miedo así que verse capaz le dio un chute de autoestima estupendo.

Ya tiene también un grupo de amigos más o menos fijo y con algunos nos juntamos de vez en cuando fuera del cole. Hasta ahora solo nos veíamos con los de C y era un poco injusto. Por suerte coincide bastante con mi grupo de teatro (lado oscuro II) que es una gente muy maja.

Ha crecido un montón y está muy delgado (tal vez un poco demasiado). Se está volviendo mucho más hablador, le gusta contarnos cosas de lo que hace en el cole y es un poco redicho. A mí me hace mucha gracia cómo cuenta las cosas. El otro día se puso a escribir la carta a los reyes, empezaba así: "Hola soy J y esta carta es para los dos ya saves lo rellemagos y papanuel Quiero unos pocos jugetes“ ¿no es para comérselo?

Ha seguido desarrollando la vena gamberra con toda su parafernalia: muecas, risas flojas, eructos (ejem) y otras ocurrencias. Un poco más de lo que nos gustaría. O más bien nos gustaría que se diera cuenta de cuándo debe sacarla y cuándo no. Y se le sigue olvidando apagar las luces, sonarse los mocos y ponerse las zapatillas. También sigue destrozando zapatos y rodilleras de pantalones como si los regalaran.

Sigue siendo muy tierno y cariñoso y se acerca de vez en cuando a decirte 'te quiero mucho' y darte un beso. Se siente mayor y responsable de su primo S, al que cuida mucho, y con el que juega todo el rato cuando están juntos aunque de vez en cuando le desespere 'es que no me deja en paaaaaz'. Se ríe y sonríe mucho, con toda la cara.

Como os decía al principio, ayer celebró su cumple, junto con su amigo N, con sus amigos del cole. Este año no tocan bolas, hicieron una maqueta y un muñeco, prepararon unas plantas para llevarse de recuerdo y hubo cuenta cuentos. Le han encantado sus regalos y se ha acostado agotado y contentísimo.

¡Muchas felicidades J!

12 comentarios:

  1. Felicidades J, con un poco de retraso... y de alguien totalmente desconocida.

    Como que mucha ilusión no te ha hecho, no? ;-)

    ResponderEliminar
  2. Gracias a todos. Soy Anijol de anónima

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que este año ha sido el que ha dado un estirán más grande, tanto físico como de actitud y ganas de trabajar. (A mí también se me cae la baba)

    ResponderEliminar
  4. De otra desconocida, felichidades. Qué pillín, ya sabe q en navidades hay q contentar a dos frnquicias distintas.

    ResponderEliminar
  5. Muchas felicidades a J. Es guapísimo y tiene una sonrisa que le ilumina toda la cara.

    ResponderEliminar
  6. No me extraña que se os caiga la baba! Muchas felicidades a J.

    ResponderEliminar
  7. Felicidades a él y a vosotros, por la parte que os toca ;)

    ResponderEliminar