Lucha de gordos...

...por dejar de serlo. Ese es el resumen de esta entrada. Podría terminar aquí, pero voy a profundizar un poco más. Más que nada para que este blog no hable ya solo de libros...

Creo que ya os he comentado que de los antiguos habitantes del circo, tres estamos juntos en la nueva empresa. Son J, Dr Fiestas y un servidor de ustedes. También os he contado lo bien que nos cuidábamos en el circo: comilonas, jamones, ágapes y demás eran muy bienvenidos por todos nosotros.

También os he ido contando la ansiedad y preocupación que pasé (pasamos) en el proceso que terminó en el despido.

Todo eso pasa factura, factura en forma de kilos. Algunos ganados con alegría y otros con preocupación.

Además, para remate del tomate, he dejado de ir andando a trabajar y me muevo menos que un gato de escayola.

El resultado es que he engordado notablemente. Bueno, hemos, porque J y Dr Fiestas también se veían hinchados como pavos. Así que en una clara muestra de carácter masculino nos apostamos una comida (qué si no!) que pagarían los dos que menos adelgazaran al que más porcentaje de peso bajara durante 24 días. Eso de 24 días fue porque les pedí que no me hicieran seguir con el régimen si iba a Moscú. Perdonar los buffets de los hoteles es ya una prueba de integridad extraordinaria que yo no creía que estuviera dispuesto a afrontar.

Así que el día 1 de octubre nos pesamos para fijar el punto de salida. A partir de ahí, al menos en mi caso, se acabó prácticamente el pan, el zumo de por la mañana, los hidratos de carbono para cenar, el picar fuera de horas... en fin, que nos lo tomamos en serio. La verdad es que uno lo pasa bastante mal adelagazando. Yo creo que hay algo de nuestro cerebro reptiliano que toma el control y hay que luchar a brazo partido para no caer. Tener hambre a todas horas es terrible. Te imaginas comiendo y comiendo. Cada vez que abres la nevera o vas a por una cocacola (zero, claro) te apetecería comerte un trozo de queso o una chocolatina, o dos, o diez...

Además se nota en el rendimiento. Esa falta de azúcar la notas en las meninges.

Por otra parte, también vas notando las mejoras. Ves que la lorza se te suelta, que  cabes en pantalones slim fit, que el cuello de la camisa te queda más que holgado, que tienes que cambiar el punto de la correa donde te atas el reloj o el cinturón. Y eso mola, claro.

Yo he notado que se me ha reducido la papada (fue de lo primero que noté), que se me caen los pantalones, que la lorza parece un hulahop...

Y tampoco es que sea el espíritu de la golosina. Después de todo el esfuerzo no he conseguido salir de la zona de sobrepeso del IMC, pero me he quedado muy cerca. Ahora mismo estoy en 27, ya casi en 26. Así que estoy muy contento.

He perdido 6 kilos en 24 días y, por si os lo preguntábais, he ganado la competición. Hubo fastos y festejos, pero he decidido seguir mientras pueda con este ritmo. A ver si me planto en diciembre con 10 o 12 kilos menos, aunque será difícil, la verdad. Pero si lo consigo podré afrontar las navidades con algo menos de culpabilidad.

Lo que debería hacer es aprender a comer de una manera sensata, algunas veces excederme y otras contrarrestar, pero es muy difícil. Al menos para mí.

Os dejo con un momento de los Simpsons y del capítulo en que Homer engorda para no tener que ir a trabajar, está un poco traído por los pelos, pero esa gorra de gordo nos ha acompañado durante este mes de adelgace.


20 comentarios:

  1. 6 kilos en 24 días es una pasada...pero en este post faltan datos. Tenias que haber dado el dato de partida...¿habéis hecho un excell?

    ResponderEliminar
  2. Sí, tenemos hasta báscula oficial, pero me temía que eso pudiera crear estupefacción en los no - ingenieros

    ResponderEliminar
  3. Estupefacta me hallo. ¿Sabrás que no puedes seguir con ese ritmo, verdad? Aunque yo perdí 24 kilos en 8 meses.... En breve haré una entrada "técnica" explicando mi experiencia....
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. No tengo intención de seguir a este ritmo, Laboticariadesquiciada, quiero seguir durante noviembre para poder relajarme un poco en navidades. Leeré lo que cuentas.

    ResponderEliminar
  5. He perdido 6 kilos en 24 días ¿¿¿de verdad??? ¡¡Qué pasada, es muchísimo!!

    Cuidadín con las navidades que te van a plantear muy duras pruebas, las muy malandrinas.

    No me extraña que hayas ganado, no solo porque son tantos kilos sino porque con el apodo Dr. Fiestas, es difícil realmente ganar un concurso de contención y dieta ;-)

    ResponderEliminar
  6. Me parto con la báscula oficial...
    Felicidades ND, que Annie no te boicotee mucho
    Tochi

    ResponderEliminar
  7. Dr Fiestas es realmente muy amigo del buen comer... de todas maneras ha sido el que ha quedado segundo, Loquemeahorro. Las navidades son muy traicioneras, sí.

    Hay que decir, Tochi, que también tenemos cálculos de porcentajes de peso perdido sobre el total y pérdida absoluta.

    ResponderEliminar
  8. Soy la persona menos indicada del mundo para dar consejos sensatos.

    Pero sí puedo jalearte. Hip, hip, hurrah!!

    ResponderEliminar
  9. Mi lorza empieza a acojonarse leyendo este post. Que tiemble, que tiemble...leer heroicidades como estas hace que me venga arriba...y soy capaz...yo que sé, de no tomarme la leche con galletas antes de dormir ¡fijaté lo que te digo!!!!

    ResponderEliminar
  10. ¡Buena idea! Así se me puede picar marido. El problema es buscar a los contrincantes.
    Lo de labáscula oficial es de premio. Que por cierto, ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  11. Gracias, NáN. Estoy muy contento. A ver cuánto dura...

    Bichejo, las medidas corporales son cosas privadas.

    Tita, si yo he podido, tú también puedes. Ahora, me temo que la leche con galletas mejor por la mañana XD

    Muchas gracias, Sara. La clave es la competición, aunque sea un poco ficticia.

    ResponderEliminar
  12. Seis kilos en 24 días! Esto me anima mucho...

    ResponderEliminar
  13. También había mucho de donde quitar, Carmen... XD

    ResponderEliminar
  14. Me he partido.
    Bueno, soy la única que cree que no es imposible, ni tan complicado, una bajada rápida no me parece lo más difícil, se puede lograr reduciendo los carbohidratos al mínimo, otros tendrán otra receta. Lo difícil es que la bajada rápida no te cueste la salud, y lo más difícil todavía es mantener el peso que alcanzas. Lo difícil para mi es engordar, pero ahorro mucho en ropa, por otra parte.

    ResponderEliminar
  15. Yo no he seguido ningún método, la verdad. Simplemente he dejado de comer pan en comidas y cenas, como menos y no pico. Espero que no sea muy peligroso...

    ResponderEliminar
  16. Que sepas que siempre te había imaginado delgado, muuuy delgado.¡Que cosas!.Y con gran autocontrol.

    ResponderEliminar
  17. Pues ya ves, Pseudosocióloga... Yo siempre fui extremadamente delgado, pero desde que me fui a un piso de estudiantes engordé y ya no he vuelto a la delgadez.

    ResponderEliminar
  18. Yo estoy en plena operación Bikini 2014. Sí, sí, es muy pronto, pero yo me lo tomo con calma... Lo mejor es el grupo de guasap en el que estamos 5 amigas y nos vamos contando lo que vamos perdiendo (o no perdiendo) el día de la báscula, el miércoles. Mal de muchos...

    ResponderEliminar
  19. Pues sí que empiezas pronto, Nisi! Yo es una operación pre navideña más bien... aunque es cierto que llevaba tiempo dejándome llevar.

    Ese grupo de WhatsApp suena bien. Me recuerda al nuestro del Club de Lectura.

    ResponderEliminar