Hardwaring happiness

Primer libro del nuevo año kindle y primer patinazo. No lo he acabado. Me he leído como la mitad y he tenido bastante. Al principio creía que se trataba de un libro con una componente científica sobre cómo funciona el cerebro ―ya sabéis que a mí esos temas me interesan mucho― pero luego es un libro de autoayuda lleno de pseudorreferencias y del típico lenguaje grandilocuente y del poder de nuestro cerebro que me hizo dejar de leerlo.

Debía de haberme llamado la atención las más de diez páginas de loas y de citas de reseñas con las que empieza el libro. Solo en el campo de la autoayuda se tendría tan poca vergüenza para darse tanto autobombo, pero yo seguí dándole oportunidades. Ya veía por donde iban a ir los tiros, pero prometía una parte inicial 'científica' y una parte posterior de casos prácticos para acanzar la felicidad. Esa parte ya me mosqueaba más y tampoco le veía yo mucho sentido porque yo me considero una persona feliz. Tal vez suene raro, pero estoy más que satisfecho con mi vida, con mi trabajo, con mi familia, con mis amigos... tengo mucho más de lo que merezco, así que lo de la felicidad lo tengo bien trabajado.

De todas formas, yo tampoco tengo nada contra los libros de autoayuda. Creo que, mientras no te pidan más dinero que el del libro, seguramente hagan más bien que mal a la gente que piensa que lo que cuentan les puede funcionar.

La declaración de intenciones al principio del libro es: "This book is about one simple thing: the hidden power of everyday positive experiences to change your brain—and therefore your life—for the better" (este libro trata sobre una sola cosa: el poder oculto de las experiencias positivas de cada día para cambiar tu cerebro —y por consiguiente tu vida— a mejor).

El libro trata, y repite machaconamente, sobre que por razones evolutivas nuestro cerebro es velcro para lo malo y teflón para lo bueno: "The inner strengths we need for well-being, coping, and success are built from brain structure—but to help our ancestors survive, the brain evolved a negativity bias that makes it like Velcro for bad experiences but Teflon for good ones" (la fuerza interior que necesitamos para ser felices, para resitir, y triunfar se forman a partir de la estructura cerebral —para ayudar a nuestros antepasados a sobrevivir, el cerebro desarrolló una tendencia hacia lo negativo que lo convierte en velcro para experiencias negativas y teflón para las buenas). Esto es, que las experiencias negativas influyen mucho más que las positivas. También menciona una cosa que oí en un programa de Punset y es que un agravio o una ofensa necesitan cinco elogios o muestras de afecto para contrarrestarse. En esto tiene razón. Las cosas negativas nos afectan más que las positivas y llevamos generalmente las críticas de una manera no muy constructiva. Un pequeño pero en un informe sobre nuestra actuación o una tarea que no hacemos como deberíamos pesan mucho más que una felicitación que pudiéramos recibir o un trabajo que hemos hecho de manera correcta.

La parte que ya no me gusta tanto es en la que dice que nosotros podemos cambiar nuestra estructura cerebral y conseguir que lo bueno se quede más tiempo con nosotros y lo malo menos. Ahí ya no lo tengo yo muy claro y me empieza a parecer charlatanería (nuevamente, a quién le funcione pues estupendo).

En fin, el proceso de cambio cerebral se basa en el acrónimo HEAL (sanar) que se refiere a "Have notice of good moments", "Enrich those experiences", "Absorb those feelings" y "Link them to bad experiences". En fin, darte cuenta de cuando eres feliz, hacer que esos momentos duren más, retenerlos en el cerebro y asociarlos a recuerdos dolorosos para que estos últimos desaparezcan. Ahí ya me empieza a patinar, la verdad.

Además, hay fragmentos de un lenguaje florido que a mí más que sanarme me ponían enfermo. Frases como "Growing your inner strengths through taking in the good is like deepening the keel of a sailboat so that it’s less jostled by the worldly winds, it recovers more quickly from big storms, and you can now safely head out into deeper waters in pursuit of your dreams" (hacer crecer tus fuerzas interiores absorbiendo lo bueno es como ahondar la quilla de un barco de manera que se balancee menos por los vientos mundanos, se recupere más fácilmente de las tormentas y puedas dirigirte con seguridad hacia aguas más profundas en búsqueda de tus sueños). No me hagáis traducirlo mejor porque ya me estaba cabreando solo de leerlo otra vez. En fin, palabrería.

Como sé que disfrutáis con esto, os pongo otro párrafo: "You have the good fortune of a human body, brain, and mind, painstakingly crafted through 3.5 billion years of evolution. More vastly, you’ve been gifted by the universe altogether. Every atom heavier than helium—the oxygen in air and water, the calcium in teeth and bones, the iron in blood—was born inside a star. You’re literally made out of stardust" (tienes la inmensa fortuna de tener un cuerpo, un cerebro y una mente formados cuidadosamente a lo largo de tres mil quinientos millones de años de evolución. De una manera más general, has sido agraciado por todo el universo. Todo átomo más pesado que el helio —el oxígeno del aire y del agua, el calcio de los dientes y de los huesos, el hierro de la sangre— nacieron en una estrella. Tú estás formado literalmente por polvo de estrellas). Ahora matadme.

En fin, no os voy a seguir dando la barrila, pero yo de vosotros no lo leería, aunque no hay día sin sol ni hortera sin transistor, así que si a pesar de todo os ha llamado la atención, leedlo y nos lo contáis.

10 comentarios:

  1. ...Ni mocita sin amor. Eso dicen en mi casa!

    ResponderEliminar
  2. No hay verano sin calor ni hortera sin transistor, que no sabéis.

    Y había otro con ni hortera sin amarillo pero no me acuerdo de la primera parte, qué lástima.

    ResponderEliminar
  3. Espera, no, que google me ha corregido. Es no hay parto sin dolor ni hortera sin transistor. Y no hay campo sin grillo ni hortera sin amarillo.

    ResponderEliminar
  4. ¿Somos polvo de estrellas? joder, qué romántico, qué nivel sexual...

    Un título que lleve la palabra "felicidad" es en un 99,9 de autoayuda. No pongo el 100% para no pillarme los dedos!!

    Hubiera sido impresionante un libro sobre lo del velcro (me ha encantado el simil) pero en bien, en científico, y con la utilidad que eso conlleva en una sociedad que no sea del bienestar como la nuestra, claro, que nos miramos los pies mientras nos preguntamos qué sacamos del congelador para comer mañana.

    Yo tenía una amiga, cuyo padre había sido un h.d.p de los buenos. Su hermana la insistía en ir a un psicólogo para que le ayudara a "olvidarlo" a lo que ella le contestaba: ¡Sí, hombre, y me ayuda a olvidarlo, me vuelvo a acercar a él, y me vuelve a joder la vida!

    ;)

    Cerebro velcro, bueno. Ya nos quitaremos el teflón rascando si hace falta.

    ResponderEliminar
  5. Yo me he empezado unos tres libros de autoayuda y creo que no he conseguido acabarme más que uno, y es porque me parece que (al margen de que sus teorías sean buenas o malas) pecan de lo que tú has dicho
    - Machaconería: a lo mejor la idea que tiene el autor se explica ampliamente, en 20 páginas, pero como el libro tiene que tener un mínimo de 200 hay que reiterarlo todo ad nauseam y poner ejemplos, muchos ejemplos!
    - Optimismo excesivo y promesas difíciles de cumpli
    - Imágenes y figuras literarias, en el mejor de los casos, excesivas

    ResponderEliminar
  6. ¡Soy polvo de estrellas! ¡Qué potito!
    Yo solamente he leído un libro de autoayuda que realmente me haya ayudado y que no es un petardo del todo: "Tus zonas erróneas", pero luego he intentado alguno del mismo autor, y eran un pestiño, ha ido evolucionando a zen y polvo de estrellas, y ya no he podido seguir.
    Un abrazo. ¿Te ha contado Anijol lo de mi nueva adquisición? Se lo conté ayer en un comentario en su entrada....

    ResponderEliminar
  7. Los dichos tienen muchas variaciones, sin duda. Si preferís otra... pues nada porque poco remedio tiene...

    Tita, los libros de autoayuda tienen una puesta en escena brillante porque son como la teletienda, tienen que vender. Es una pena que hubiera poco de ciencia en el libro porque era lo que me había atraído de él.

    Loquemeahorro, es como le comentaba a Tita: los libros de autoayuda son la teletienda de las librerías. Lo que le achacas a la teletienda es lo que les achacas a estos libros y también lo que te fascina es algo similar. Para cuando un libro de autoayuda en la teletienda!

    Sí lo leí, Laboticariadesquiciada. Tiene que ser terrible... Siento escalofríos solo de pensar en ese reloj!

    ResponderEliminar
  8. Yo de los libros de autoqyuda opino mal. Porque no son libros de autoayuda, sino que llega un pelma y te cuenta su vida y su experiencia como lo mejor del mundo. Prefiero un libro de cocina, de verdad.

    ResponderEliminar
  9. Yo leí el de dejar de fumar la segunda vez que dejé de fumar, y me vino bastante bien y aguanté casi un año. Por lo demás, no me interesan nada. Y seguramente algunos dirán cosas muy acertadas, pero me vale con dos páginas, no con doscientas.

    ResponderEliminar
  10. Yo no soy nada fan, pero pensé que este era más científico. Me equivoqué. De todas formas, si a alguien le anima la vida este tipo de libros, bien por ellos.

    ResponderEliminar