Música y cowboys

Vuelvo por aquí después de tanto tiempo para poner un poco de música (aprovecho para dar las gracias a Desgraciaíto por mantener esto con vida y por no ponerme cuotas ni condiciones ni nada para volver, que a saber cuándo será la próxima).

Entre las muchas cosas que debo agradecer a los Cowboys de Medianoche (entre las cuales no están sus disertaciones sobre fútbol) están los descubrimientos de versiones desconocidas de canciones archifamosas norteamericanas, muchos de esos estándares (I've got you under my skin, Cheek to cheek, Fly me to the moon, ...) que han cantado todos, los grandes y los pequeños.

Ahora escucho con más regularidad a los Cowboys porque es lo que me llevo al gimnasio (inserte aquí su comentario y sus risas) y el otro día descubrí esto. Sunny me gusta auque tampoco está entre mis preferidas. Pero, queridas, esa voz (qué voz, no tenía ni idea de que Robert Mitchum cantara) cantando algo tan sencillo, casi bobo y un poco ñoño... no diré que me puso tontorrona, porque entre el crunch abdominal y la cinta de andar (por no hablar de la fauna del gimnasio) el ambiente no es precisamente propicio. Pero me pareció muy seductora, sexy y digna de compartir con el mundo.


Ahí os la dejo. Vosotros diréis si os parece igual de sexy o es algún efecto secundario de la vigorexia y la falta de aliento durante el ejercicio.

2 comentarios:

  1. Es muy sexy. Eso, o los cereales de las 8 de la mañana, y la somnolencia que me embarga. Magnífica.

    ResponderEliminar
  2. Es sexy. Me lo imagino afeitándose mientras la canta como quien no quiere la cosa. No he podido oirla hasta ahora, y muy bien.

    ResponderEliminar