The street where you live

Quién nos iba a decir que volvería tan pronto por aquí. El caso es que vuelvo con más música. También a costa de los Cowboys que el otro día pusieron una versión de Frank Sinatra de 'The street where you live". Es una canción preciosa de un musical maravilloso, My fair lady, que deberíais ir corriendo a ver ahora mismo o al menos antes de que acabe la original de la versión cinematográfica:


Como sé que sois un poco díscolos y alguno no me hará caso (mal) aquí os dejo lo que he encontrado buscando la versión de Frankie. Precisamente esa no la he encontrado pero sí estas otras.

Primero os pongo la más floja para mí, de Nat King Cole. Psé.


Ahora otra de Dean Martin, un señor que cantaba muy bien y tenía pinta de pasárselo divinamente con Frankie y todos esos. Bien por él. Bonita versión.


Y otra más, de Harry Connick Jr. Muy chula. Además a Harry le debemos la banda sonora de Cuando Harry encontró a Sally así que yo tengo debilidad por él. Es mi preferida.


Por último, todo un hallazgo que me asaltó mientras intentaba encontrar, también sin suerte, la versión de la peli pero doblada, que es la que se sabe mi madre aunque a mí me horroriza que doblen las canciones. El caso es que en su lugar he encontrado esta cosa horrofascinante, que diría Bichejo, y de mucha vergüenza ajena. Mejor ni os lo explico.



Matías, querido, deberías poner a tus abogados a trabajar en que prohiban la difusión de esto. ¡Ay!

¿Cuál es vuestra preferida? No, si me decís que la última no me lo voy a creer.

7 comentarios:

  1. Yo es que soy muy de Harry, me parece el último gran crooner.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ídem sobre Harry. Buble no tiene su clase, en ningún sentido, en mi opinión. 😉😉😳;-) Espe

      Eliminar
  2. La de Dean Martín.
    Los musicales de la 1 por Navidad....sin palabras...

    ResponderEliminar
  3. Yo voto por Frank. En cuanto a Matías, si no se lo dice su abogado, que proceda la Guardia Civil.

    ResponderEliminar
  4. Lo de Matías es un crimen contra la humanidad. O por lo menos contra el buen gusto de la humanidad...

    ResponderEliminar