De otro despido, más torpeza y todavía más vergüenza (otra vez)

Creo que ya os quedó claro en su día lo torpe que puedo llegar a ser. Alguno también pensaríais que aprendería de esto y tendría más cuidado con lo que digo. No negaré que yo albergaba también cierta esperanza. Pero ya os puedo confirmar que no, que estabais tan equivocados como yo. Lo he vuelto a hacer.

Y, diréis, al menos no habrá sido con Tochi otra vez. Y también ahí os ibais a equivocar porque sí, ha sido con ella. Otra vez. Supongo que también tendrá que ver que posiblemente s una de las personas con las que más palabras intercambio cada día. Y sí, claro, algo tendrá que ver. Pero no es excusa. Esta vez tampoco.

A continuación la secuencia de los hechos:

12:09 h: (ella):
Me acaba de llamar R, que le han despedido a la americana. Coge tus cosas y lárgate, ya.

12:36 h: (yo, cubriéndome de gloria):
Me he perdido algo ¿quién es la americana? Aquí también es así, cuando subes de personal de recibir el despido ya no tienes acceso a tu ordenador. El informático sabe antes que tú que te despiden.

¿Quién es la americana? ¿en serio? Sí, en serio. Ay.

12:37 h: (con más paciencia que una santa):
Que no. Que han despedido a R MI MARIDO. Y le han despedido “a la americana”.

 12:40 h: (intentando arreglarlo, con más pena que gloria) 
Ostras, no entraba en mi cabeza por eso supongo que no lo entendía. Es más, pensaba que “le habían hecho el favor de despedir a alguien que no le ayudaba en nada”. He supuesto que venezolana.

Mierda, siempre doy la talla en los momentos cruciales. Lo siento. Joder, vaya racha.

No sé qué decir.

Besos a los dos.

12:42 h: (le dio por la risa porque ES más que una santa):
Me ha dado la risa… No pasa nada. Estoy yo (parece) más disgustada que él.

Ahora, que yo tengo unas ganas de ponerme a repartir hostias.

12:54 h:
Le acabo de contar a ND mi momento estelar…

12:58 h (optó por la ironía y un inexplicable afán de excusarme, cuando está claro que no tengo excusa posible) 
La verdad es que tienes un don con los despidos de mi familia :)

Tampoco yo me había expresado muy bien, a lo mejor.

Minutos después traté de darle una explicación de lo que había entendido pero ponerlo aquí solo serviría de escarnio añadido porque claramente mi cabeza funciona rara, rara, rara, rara, rara. Acababa admitiendo, eso sí, que tengo un don. Yo lo llamaría tara pero es que Tochi es muy buena. No sé si ya lo había dicho. 

Aprovecho la ocasión para deciros que si necesitáis un ingeniero industrial de los buenos, razón aquí. No os decepcionará. Y os tenéis que dar prisa porque sospecho que se lo van a rifar. Fue mi mejor compañero de laboratorios, no os digo más. Y no, no le pegué lo mío.

(Torpeza sobre torpeza. Tuve a huevo haber titulado este post Oops, I did it again y no se me ha ocurrido hasta que no le di a publicar. Decidido: no tengo remedio)

6 comentarios:

  1. Si te sirve de consuelo, yo al leerlo también he entendido que habían despedido a la americana...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, me sirve de consuelo la verdad. A mis brazos :)

      Eliminar
  2. jajajaja, eres la mejor.

    Tochi, si me lees aquí, lo siento mucho. Por lo mensos disfruta las vacaciones de Semana Santa. Seguro que pronto le sale algo.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Madre mía, cuqui, madre mía.

    Menos mal que es una santa y además te quiere mucho, qué don tienes. Y qué bien lo cuentas

    ResponderEliminar
  4. Jo... mi chico es especialista en hacer cosas así, jeje. Es un tío genial, pero es un don que tiene el pobre. Debe ser cosas que les pasan a la buena gente! ;-)

    Últimamentr se está poniendo muy de moda el despido a la americana. Lo malo es que no te da tiempo a procesarlo y es un poco shock loco. Mucha suerte para tu amiga y su marido. Seguro que tiene suerte! Las empresas cada vez más pasan del capital humano, y cuando uno lleva demasiado tiempo en un sitio... ciao! Lo que al final no es tan malo si encuentras trabajo después.
    Besos!

    ResponderEliminar