Viendo mundo

Pues la próxima semana no me pasaré mucho por el blog porque estaré de viaje. Esto tengo que aclararlo no sea que os penséis que no me paso por el blog como habitualmente, que es por falta de tiempo y cosas que contar. Y como las dos son formas de no pasarse... pues he creído conveniente aclararlo.

Recorreré medio mundo para irme a California, a una conferencia. La verdad es que no me apetece casi nada y he intentado escaquearme varias veces con escaso éxito. Sé que mucha gente mataría (bueno, a lo mejor no tanto) por un viaje así: una semana en California con tiempo libre y con poco que hacer aparte de estar en el congreso de marras. Sí, al final conoceré a gente, veré a viejos conocidos e incluso amigos, cenaremos abundantemente y nos tomaremos alguna cerveza recordando viejos tiempos o anécdotas que nos hemos contado ya alguna otra vez (por no decir siempre).

Pero también es un viaje de muchísimas horas que me provocará un jet lag importante y que lamentablemente no hará que el trabajo que dejo aparcado se haga solo. Y, bueno, también es una semana lejos de casa. Anniehall ya ha invitado a algunas amigas para cenar algún día. Bien que hace, no lo voy a negar. Yo espero que esta vez no me lleve a un bar de camareras que parece que deben de estar pasando frío el mismo que ya me llevó en Toronto a un sitio así. También viene a este congreso.

Es un reconocimiento de la empresa, y sobre todo de mi jefe, que nos dejan hacer estas cosas en deferencia a nuestro pasado circense. Yo se lo agradezco y la verdad es que lo estamos vendiendo bastante bien dentro de la empresa y también fuera. Claro, que estamos en una empresa en la que para otro departamento I+D es probar versiones de prueba de programas para ver si interesan.

Creo que son cosas que a una empresa grande le interesan. Además de por diferenciarse de la competencia  dar 'valor añadido' (si no lo escribo entre comillas me salen sarpullidos). Por otro lado, han eliminado del camino profesional (career path queda mucho más snob) cualquier asomo de preocupación por aprender o enseñar. No cuentan como funciones de tu puesto de trabajo pertenecer a asociaciones profesionales, llevar proyectos fin de carrera, presentar en congresos, enseñar a los nuevos, sacarte el título de doctor... en fin, cualquier cosa que pueda sonar a no acomodarse.

Ya os digo que a nosotros nos dejan hacer, pero no nos ponen como ejemplo de lo que se puede conseguir intentando mirar un poco más allá. Seguramente es que pido demasiado y los billetes para la conferencia no los pago yo (ni las nóminas, claro).

En fin, parece que queda un regusto amargo, pero la verdad es que en mi nuevo puesto estoy muy contento y si parte de eso es tener que irse a California, pues sea. Cosas peores vendrán. Por ejemplo, ya me han sugerido que es muy probable que tenga que ir a un país de esos que acaban en tán. Pero no adelantemos acontecimientos...

De momento, ¡California: allá vamos!


5 comentarios:

  1. ¿Hooters?...no puede ser.....
    a mi si me haría ilusión ir a California.

    ResponderEliminar
  2. No fue hooters, pero supongo que sería un sitio similar, Gonzalo.

    Pseudosocióloga, ilusión hace, pero cada vez pesan más los viajes largos y lo que dejas atrás. Me quejo, pero no me lo pasaré mal, seguro.

    ResponderEliminar
  3. A mí me pasa como a ti, aunque viajar mola, cuando lo haces por trabajo no mola tanto. Aunque tengas tiempo libre, no vas cuando quieres, como quieres ni con quien quieres. Y siendo un viaje tan largo, ¡ufff! Yo acabo pasándomelo siempre bien, pero cuando vuelves y ves todo lo que no has hecho en tu ausencia, da un poco de rabia y todo.
    De todas maneras, ¡pásalo bien!

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, Nisi. De momento, al bajar del avión tenía 30 correos esperando. A ver al final de la semana...

    ResponderEliminar