Cocoon


Hace unos días os conté mi vuelo de vuelta a Madrid después de habernos quedado colgados todo un día en New Jersey. También os enseñé las fotos del viaje. Lo que no os conté es que en San José probé unos cascos canceladores del ruido como los de arriba. Y fue mi perdición, claro. Ese botón que podéis ver en la foto es el botón que activa la magia. Es una cosa extrasensorial activarlo y ver cómo cualquier ruido se reduce o se elimina. Magia maravillosa. Ya me había dado cuenta de la cantidad de gente que en los vuelos usa este tipo de cascos.

Pero, claro, todo tiene un problema: el precio. Son carísimos. Pero me fui calentando y calentando... y vi que el precio al que estaban en Amazon no era normal, casi 100 euros más baratos que en otros sitios. Pensé que podía ser una opción para cuando me pregutan en navidades que qué quiero que me regalen... pero para eso quedaba mucho... al final me calenté, los metí en la cesta, pedí la aquiescencia de Anniehall... y los encargué.

Estuve arrepentido y con remordimientos hasta que los probé. Luego me pareció la mejor inversión que podía hacer, en salud y tranquilidad. Es ponérmelos en la oficina y multiplicarse mi productividad. Es cierto que también hay veces que me aisla demasiado y si no estoy atento puede que alguien me esté diciendo algo y no me entere. Lo más maravilloso de todo es que no tienes que poner el volumen alto. Yo lo pongo al 8% en mi ordenador. Y oigo a Ella Fitzgerald perfectamente. Si tenéis vuestros cascos a mano (en caso de que los tengáis en la oficina) os animo a que los pongáis al 8% a ver qué es lo que oís. Yo, con los otros que tengo en el trabajo y que me costaron un par de euros, nada. Nada de la música que suena.

Además la próxima semana nos cambiamos de oficina y me tocará todos los días hacer un buen trecho en autobús. Así que sí que es invertir en salud porque el ruido de los motores de autobús es algo muy molesto. Y si consigo aislarme esa hora diaria que pasaré en el autobús... eso que gano, sin duda.

Y el otro día me enseñaron en el trabajo una gráfica de una página que se llama camelcamelcamel en la que puedes ver el historial de precios de productos de Amazon y supongo que de más webs y que es el que os pongo debajo:


Y el saber que los compré justo en esa marca mínima de precio más bajo también me ha hecho feliz. Menos que escuchar mis nuevos auriculares, pero también está bien.

Bichejo, cada vez que hablamos de los cascos en el Whatsapp del club exclama ¡Cocoon! ¡Cocoon! (o con más oes aún) y es que ella no los ha probado y yo solo os digo, como el poeta, que el que los probó lo sabe.

13 comentarios:

  1. Lo de Cocoon fue idea de Carmen, yo sólo la he hecho mía.

    Vivo con miedo el día que los pruebe porque no me quiero gastar una pasta en auriculsres...

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Jajajaja, es el móvil que no me quiere nada...

      Eliminar
  3. Uno de esos necesito yo para mi nueva ubicación en el curro: tengo al lado a un antiguo Director que antes tenía despacho, y que todavía no se ha dado cuenta (o mejor dicho no quiere darse cuenta) de que hablar todo el rato con el manos libres es un coñazo para los que están al lado.

    ¿Cómo son de incómodos? Yo tengo unos cascos bastantes buenos para oir música en casa, pero el problema es que no los aguanto, me molestan enseguida, soy un tipo (con orejas) sensible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Necesito saber quién es ese antiguo director y si le conozco. Como sea el que me imagino...

      Eliminar
    2. Si que le conoces, pero no es el que creo que estas pensando. Ese está en Brasil.

      Este es uno de los que vinieron de la "otra" empresa. El segundo de abordo por ser más concretos.

      Cómo puedes ver, lo de quedar para las cervezas y ponerse al día es absolutamente mandatorio.

      Eliminar
  4. Son muy cómodos, Hermano E. A mí no me molestan nada, pero yo no soy especialmente sensible. Y el botón es magia.

    ResponderEliminar
  5. Uff, me alegro por tí, pero a mí me agobia pensar que no me entero de lo que pasa a mi alrededor.

    ResponderEliminar
  6. Bueno, es cierto que a veces te aíslas demasiado, pero lo que realmente desaparecen son los ruidos continuos. Las voces se oyen más bajo, pero no desaparecen

    ResponderEliminar
  7. A mi me los dieron en el trabajo hace unos tres años y flipé pero solo los uso en los aviones.

    ResponderEliminar
  8. Pseudosocióloga, yo estoy pensando pasarle la factura a la empresa... XD

    ResponderEliminar
  9. halaaaaa ya me estáis poniendo los dientes largos.
    Pero eso es por el mecanismo este de quitar ruidos de los Bose o estais hablando de un modelo en concreto de la marca por lo que sea??????

    ResponderEliminar
  10. Hay cascos con reducción de ruido y sin reducción de ruido, Consu's. No todos los bose los tienen. De hecho más bien pocos.

    ResponderEliminar