Crueldad Intolerable


Hoy es mi primer día de vacaciones y en este momento he conseguido sentarme más de dos minutos seguidos. He llevado a los niños al colegio. He llevado los libros de C. del próximo trimestre. He llevado los sobres con las notas firmadas de los dos niños. He ido a comprar el regalo de mi abuela. He ido a comprar unos tornillos porque se nos ha caído el toallero. He comprado tres rollos de papel de envolver regalos. He puesto el toallero a mano porque el destornillador eléctrico no tenía batería y a partir de ese momento he estado envolviendo regalos. Eso es lo que es una crueldad intolerable por parte de Anniehall.

No el que me tenga toda la mañana envolviendo regalos, no. Eso es una crueldad, sí, pero a eso ya estoy acostumbrado. La crueldad intolerable es con los destinatarios de los regalos porque mi habilidad en el arte de envolver regalos deja mucho que desear. Tampoco pretendo que los regalos me queden envueltos como les quedan a las dependientas de El Corte Inglés. Habéis visto qué bien lo hacen? A mí me alucina y eso que lo hacen así como a la virulé, sin ángulos rectos ni cartabón...

Yo me conformaría con que no pareciera que una manada de búfalos haya pasado por encima de ellos o que he cogido el papel del contenedor de reciclaje. Además he gastado casi cinco rollos y todavía quedan varios regalos por empaquetar, pero me niego a seguir. Los regalos de mi familia política que los envuelva Annie!! Allí me tienen en bastante estima y no hay razón para hacerles cambiar de opinión, vamos, creo yo...

Como será la cosa que el año pasado se me olvidó en Ávila un regalo que le iban a llevar los reyes magos a Anniehall a Santander y le pedí a mi madre que me lo mandaran por mensajero hasta allí. Al verlo mi madre me preguntó por teléfono que si era el gurruño de papel que estaba dentro de una bolsa y cuando le dije que sí me dijo que si lo podía envolver ella antes de mandarlo...

Tengo cierta capacidad para algunas cosas. Por ejemplo, soy bastante bueno ordenando y calculando el espacio libre en el maletero del coche de manera que hago que quepan más cosas de las que parecería posible a primera vista. Supongo que es una reminiscencia de esos fines de semana jugando al Tetris en los recreativos. También tengo cierta maña arreglando cosas, pero ahí hay veces que traspaso la delgada línea roja y la no tan delgada pared del pasillo. Tengo muy buena orientación y aunque no haya estado en un sitio no suelo perderme y si, además tengo un mapa, soy invencible. Tampoco se me da mal la cocina, ya os he comentado que suelo ser el que cocina en casa. Además preparo unos gintónics que la gente suele apreciar. Algunos incluso han repetido más de una vez.

Ante tal dechado de virtudes, es lógico que también tenga mi reverso tenebroso. Claro, que mejor tener el reverso tenebroso de no saber envolver regalos que ser Darth Vader. Claro, que cuando me enfado guardo bastante parecido con él, pero eso sucede de higos a brevas... igual que navidades, que tienen la buena costumbre de ser sólo una vez al año, gracias a Dios!! No sé si mi familia soportaría varias oleadas de envoltorios cutres al año...

P.D: En otro orden de cosas os voy a recomendar que os paséis por el nuevo blog de Sheldon. Él es el que abrió este blog que pretendia ser un espacio para contar todas esas tonterías que nos mandábamos por correo o para intentar estar más en contacto. Al final ha pasado a ser el blog de la familia Anijol (Consuelo's dixit) y parece que hayamos echado al pobre Sheldon. Nada de eso, él se ha abierto su propio blog porque tiene muchas cosas que decir. Así que ya estáis tardando!!

15 comentarios:

  1. Ay, qué risa!! Tienes más razón que un santo, en el desastre de los paquetes y en tus cientos de virtudes.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por enlazarme

    Lo de la orientación, te reto a demostrarlo en la ciudad de las calles sin nombre. No hay un solo cruce de calles en ángulo recto. Llevo 2 años aquí y me sigo perdiendo.

    ResponderEliminar
  3. Sheldon, te recuerdo que estuve en la ciudad de las calles sin nombre el año pasado. Estuve en el centro después de llegar en AVE tomando un café y fui capaz de ir a tu sitio de trabajo...

    ResponderEliminar
  4. Jajaja yo también sufro con los dichosos papeles de regalo. Incluso una vez (en mi adolescencia) engrapé el papel a la caja, quedó horroroso, mi pobre sobrino abrió la boca en obvia actitud de asombro cuando vio su paquete navideño. El bendito paquete fue el tema de conversación de chicos y grandes y yo que me sonrojo con facilidad parecía Rodolfo el Reno. jajajaja. Feliz Navidad familia Anijol. Ah! Después de seguirlos en silencio durante todo el año me he animado y ya tengo un blog. Ya subí mi primer post.

    ResponderEliminar
  5. ND, si te sirve de algo lo de no saber envolver regalos es un mal muy extendido; por eso antes en algunas tiendas te daban un trozo de papel de regalo para que te lo envolvieras tú mismo en casa, y ahora te dan esa especie de sobre para que sólo pegues un trozo de celo y listo. Feliz Navidad.

    ResponderEliminar
  6. Gente sin experiencia de la vida. Es que no sabéis. El método consiste en:

    A) Tener un hijo

    B) Esperar que cumpla 15 años

    C) Decirle Jó tío, no tengas morro, con todo lo que hago por ti, ¿no me vas a envolver los regalos a Mia Lola?

    ResponderEliminar
  7. Ains, mi ingeniero debería haber estado la mañana envolviendo regalos, como un buen marido, y ha preferido darse un costalazo y permitir a su sistema inmunológico rendirse ante el virus de la gripe. Es estupendo, tengo 3 hombres en casa, 2 enfermos, feli feliz apiretal... digo navidad.

    ResponderEliminar
  8. Lo que va a ser una crueldad intolerable va a ser tener que leerte hasta que vuelvas al tajo...

    Annie y yo lloraremos juntos nuestras no vacaciones :(

    Y me pasaré a visitar a Sheldon, faltaría más

    ResponderEliminar
  9. Doctora, es cierto que es un mal extendido, pero las de el corte inglés lo hacen muy bien. Lo del sobre ese está bien para regalos estándar tipo CD, libro pequeño... en el Carrefour también te ponen un rollo de papel y ahí te las compongas...

    NáN, es un buen truco, sólo tengo que esperar 11 años a ponerlo en práctica... no sé si a lo mejor me renta aprender a envolver hasta poner en práctica tu idea.

    Tochi, ya lo siento. Es que tienes una familia sin espíritu navideño!! Qué desconsiderados. Seguro que tienes un árbol y un belén bien bonitos y ellos en lugar de admirarlos están tosiendo, moqueando y quejándose...

    Juanjo, eso no es crueldad porque yo sé que sois buena gente y os alegráis por mí. Además el post no ha sido tan malo!! ;)

    Patito, lo de grapar el regalo es de premio. Por cierto, gracias por seguirnos en silencio, pero es mejor comentando.

    ResponderEliminar
  10. Bienvenida Patito.

    Juanjo, aunque tú te lamentes a mí me acabas de dar una alegría. Además ayer no pude despedirme de ti.

    Tochi lo siento.

    Doctora a mí me parece fatal que te den el papel, que se lo curren también en el paquete.

    ResponderEliminar
  11. Annie, el malaje de mi IRS ha decidido unilateralmente dejarme sin vacaciones, mala puñalá le peguen al asaura ese.

    Pero el lunes te invito a unos polvorones de chocolate :)

    ResponderEliminar
  12. Povorones de chocolate... ay, qué mala es la envidia...

    ResponderEliminar
  13. Pues a mí en El Corte inglés siempre me toca el torpe, sí, sí,"el" torpe.

    ResponderEliminar
  14. Yo lo pensaba mientras lo escribía y es que a mí siempre me han envuelto el regalo dependientas. Pseudosocióloga, también puedes huir de "el" torpe...

    ResponderEliminar