Último día


No, no es el último día del mundo, ni el último día del blog (más quisiérais), ni siquiera es el último día del año. No, es el último día que trabajo hasta el 10 de enero. Sé que esto levantará muchas envidias entre muchas personas, pero como la mayoría sois gente de buen corazón os alegraréis sinceramente por mi bien merecido descanso. De las pocas cosas por las que no puedo quejarme en mi trabajo es por las vacaciones. Tengo 22 días laborables de vacaciones más la semana de Navidad más la Semana Santa (se seguirá escribiendo en mayusculas o la habrán degradado como al papa). Además, como en mi trabajo no pagan horas extra, hemos conseguido llegar a un acuerdo por el que por cada noche a la intemperie trabajando nos dan día y medio de vacaciones por lo que empiezo este próximo año con 29 o 30 días laborables (dependiendo de si el 7 está como fiesta en el calendario laboral o no) más los que nos darán cuando a la vuelta tengamos que ir a medir a Barcelona y Gerona.

Además, mi jefe le ha dicho a mi compañero italiano que por cada día que vamos al extranjero, también nos cojamos un día y medio de vacaciones. Yo eso nunca lo he hecho porque considero que es mi trabajo, aunque no me guste dejar a Anniehall y a los niños. Además, Anniehall solo tiene los días que tiene con lo que aunque yo tuviera cien días de vacaciones me los tendría que pasar en soledad, lo que no es muy agradable. He estado pensando que debería haber unos bonos de vacaciones así en plan ticket restaurant de manera que le pudiera pasar unos cuantos tickets a Annie y nos pudiéramos ir de viaje o algo así, porque además Annie se queda con los niños y tiene mucho más trabajo que el habitual cuando yo me voy. Sería justo que ese esfuerzo pudiera ser recompensado convenientemente. Me parece una buena idea y, como tal, estará condenada al fracaso, pero por soñar...

Hoy tenemos un ágape en la Escuela (creo que sigue siendo con mayúscula), aunque a estas alturas del mes todavía no nos han pagado ni la extra ni la ordinaria. Esperemos que el Gordo (con mayúscula, como no podía ser de otra forma, un admirador, un amigo, un esclavo, un siervo...) se acuerde de nosotros...

La impresión que damos en esos eventos es bastante lamentable. Se nos debe conocer como las hienas de los trenes o algo así porque comemos como si no hubiera mañana, lo que puede suceder si alguno nos atragantamos... Creo que en el mundo del ferrocarril está la gente con más saque del mundo. No sé si os he contado que en una mariscada (yo no estuve, me lo han contado) un tío se pidió percebes de postre, con eso os lo digo todo.

En fin, todos estos acontecimientos y este periodo de cambio te llevan a proponerte nuevas intenciones, retos, ilusiones... yo de momento he decidido no tomar cocacola normal el próximo año, a ver si lo cumplo. También quiero leer más, los libros se me acumulan en el Kindle. Ya estoy en el último capítulo de Postwar, a ver si lo termino (es que va desde 1945 hasta 2005, una posguerra un poco extensa...). Supongo que me regalarán libros estas navidades, aún tengo alguno sin leer de la pasada Navidad y de la anterior... tener hijos no facilita la culturetez.

Bueno, aprovecho para desearos una Navidad feliz con los que más queréis. (Yo la tendré)

7 comentarios:

  1. ¡Cómo me alegro por ti! (leer con guasa y con la boca muy pequeña)

    ¡¡QUÉ ENVIDIA!! (son los caracteres más grandes que he encontrado y, sí, todo con mayúsculas)

    Que paséis una muy feliz Navidad

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Pater Familias, te deseo también unas navidades muy felices.

    ResponderEliminar
  3. Pues yo soy de las envidiosas. ¡Quiero vacacioneeeeeeesssss!. Y también me da envidia que tienes un montón de días al año que viene; yo tengo unos veintiseis laborables al año incluyendo todas. Y las horas extras se suelen pagar...¡con una palmadita en la espalda! Qué chisposa estoy hoy. Un saludo y muy buenas vacaciones.

    ResponderEliminar
  4. ¡FELIZ NAVIDAD!, para todos los tuyos también, pero sobre todo para los enanos, que son los que nos la hacen disfrutar a los mayores.
    El año que viene te leo, nosotros también de vacaciones hasta el 10 de enero.

    ResponderEliminar
  5. Doctora, no seas envidiosa. Cuando estaba en la vía pasando frío en Albacete nadie me envidiaba, hay que hacer una fotografía general, con perspectiva.

    Peque, gracias, Feliz Navidad para ti también. Tienes razón que los niños llenan de alegría la Navidad.

    ResponderEliminar
  6. Urhg artghh frunch cfrunch Grrrrrr!

    Tienes razón con lo de Anniehall. Paece una chica tan agradable y tú cargándole de trabajo. Lo del tícket vacacional transferible, va a ser un lío interempresarial.

    ¿No podrías regalarle un collar de diamantes, así como para salir del paso? He oído que en Tiffany los tienen estupendos.

    ResponderEliminar
  7. SHHHH!!! Calla, NáN, calla que esto también lo lee ella!!

    ResponderEliminar