Rituales

Desde hace unos años, lo reconozco, mi piel no es la que era. En realidad nunca ha sido nada del otro mundo. Y nunca le he prestado demasiada atención tampoco, lo cual puede ser parte del problema, claro. Pero es que yo soy de natural bastante dejada para estas cosas. Aparte de los potingues varios para intentar burlar al acné adolescente y el dentífrico, jamás he usado cremas con regularidad. El caso es, sin embargo, que hace tres o cuatro años mi cuñado, todo un cosmopolita y viajero impenitente, gran conocedor de las últimas tendencias y las marcas más in, me premió con un estuche de cremas y tratamientos faciales varios tras uno de sus viajes.

Después de vencer mi proverbial desdidia me decidí a probar la crema. ¡Oh! qué descubrimiento. Mi piel no había lucido tan radiante desde mucho antes de los estragos hormonales causados por los embarazos y de los propios de no ser ya lo que se dice una jovencita.

El caso es que me aficioné a la crema y, además de hacer encargos a todo el que hacía un viaje internacional para ahorrarme unos eurillos, poco a poco, fui incorporando a la toilette matutina pequeñas mejoras: tónico antes de la crema diaria, exfoliante cada dos o tres días, ... Tengo la rutina perfectamene incorporada: salgo de la ducha, cojo un algodón, lo empapo en tónico, ...

Sumida como estaba en la frivolidad, llegó el momento hace unos meses en que decidí que tal vez no me vendría mal empezar a maquillarme. La verdad es que en esto no soy tan constante como en lo de las cremas. Ni tan disciplinada. Entre otras cosas me da una pereza terrible desmaquillarme por la noche. Así que este otro ritual no lo tengo tan bien asimilado como el matutino.

Así las cosas, el otro día sucedió el desastre. La verdad es que lo llevaba temiendo días. Entré en casa sigilosa, me metí en el baño, abrí el armario, saqué un algodón, lo empapé en ¿pero qué demonios es esto? ¿desde cuándo el desmaquillador de ojos escuece? Sí, amigas, no hagáis como yo. No desdeñéis el riesgo que supone guardar en el mismo estante el desmaquillador de ojos y el tónico facial, compuesto casi exclusivamente por alcohol.

Bueeeeno, vaaaale, tampoco hay que subestimar los riesgos asociados a las catas de gin tonic a las que las obligaciones laborales prenavideñas nos abocan. Gran cata, eso sí.

Ni por supuesto tampoco hay que olvidarse de mi torpeza. Pero eso ya lo conté y no hay por qué insistir, ¿no?

(Por cierto, una ginebra más de las de la foto y otra que no consigo encontrar)

23 comentarios:

  1. Yo estoy empezando a pensar que te conservas tan bien por el alcohol por dentro y por fuera. Tanto bote y tanta crema tenían que terminar en una pseudotragedia. Aunque he de reconocer que no me enteré de nada.

    Ya me desquitaré yo la próxima semana en la comida con los de mi trabajo...

    ResponderEliminar
  2. Si funciona debes decir la marca.Aunque luego pase como con Gallina Blanca.

    ResponderEliminar
  3. Cualquiera que te lea debe pensar que tienes mil años... A ver tienes la cara reluciente como la manzana que mordió la Bella Durmiente (juas, a eso es a lo que te parecías el jueves por la mañana), no creo que todo sea mérito de la crema.

    Y lo del maquillaje se nota, para bien, lo digo por si te ayuda en eso de ser constante. Vaya, escribir de estas cosas a una mujer no desconocida es como andar por un campo de minas...

    ResponderEliminar
  4. La Bella durmiente se pinchó con un huso, la de las manzana era Blancanieves ¿o era una broma sutil que no he pillao?

    ResponderEliminar
  5. ¡¡¡¡Oooooh Annie!!!! Qué escozor... Yo te sugeriría que antes de volver a salir a una de esas noches locas que tienes, dejes todo preparado: las zapatillas en la entrada, el pijama en el baño, el algodón y el desmaquillante preparados en el lavabo, y de paso un ibuprofeno. Todo lo agradecerás al día siguiente, fíate de la experiencia de tus mayores...

    ResponderEliminar
  6. Ahhh! (yo una vez me puse laca como desodorante y a los diez minutos tenía los brazos pegados al cuerpo).

    Os recomiendo a todas y todos tomar Green Magma, el mayor antiradicales libres (o como prefiero llamarlos, antifachas dictatoriales): buena piel, mejor calidad de la sangre, agudización de la vista con el tiempo (a partir de un año) dejan de doler los huesos...

    No es tongo, aunque lo marquetinée una empresa americana horrorosa. Todos los procesos están en revistas de peer-review y el japonés ese es un investigador do carallo.

    Verificado.

    Pero no os apuntéis mucho no vayan a subir el precio, ya carillo.

    ResponderEliminar
  7. Lo de la laca tuvo que ser de aúpa, NáN.

    Respecto al green magma he estado mirando un herbolario en internet y dice que es bueno para el sida, el hígado, el corazón, el olor corporal... suena a timo, aunque a lo mejor es la táctica para que no se agote.

    Pone un precio de 30 euros para 150 gramos, ¿cuánto duran 150 gramos? un año? una semana?

    ResponderEliminar
  8. ND¿El alcohol por dentro y por fuera? Habrase visto, ni que me atizara veinticinco gin tonics a la semana... ah, noooo, que era un cumplido, estoooo gracias por lo de conservarme bien.

    Lo que no me queda claro es cómo te vas a desquitar ¿con lo de la laca que dice NáN? :P

    Juanjo, Pseudosocióloga tiene razón, era Blancanieves. Si era una broma no la he captado. Y gracias por lo de mi piel y el maquillaje.

    Pseudosocióloga, no funciona tan bien como cabría esperar. De hecho no funciona. Eso sí tampoco escuece tanto como cabría esperar. Menos mal.

    Amanita ya digo que no fue para tanto. Sobre el consejo, tomo nota. Suelo pensarlo horas antes pero luego, en el momento de salir, con las prisas y los niños en plan Marco (no te vayas mamáaaaa) pues se me olvida.

    Podría haber sido peor NáN, se te podía haber quedado el brazo en alto y sin poderlo bajar. Sobre lo del green magma no doy crédito. Que profeses semejante religión y además hagas proselitismo jamás lo haría esperado de ti. Ah, y me suen a timo.

    ResponderEliminar
  9. Sí, era una broma (no sé si sutil), que no habéis pillado.

    ResponderEliminar
  10. ANI, cómo podías no llevar crema? Pareces el Pedalista! Yo le digo: pero no te tira la cara? Y él: que es eso? Lo dicho: a mí sin crema me "tira" la cara. La uso desde que recuerdo, primero la de mi madre, una llamada "Germanine de Capuchini" q ya no existe y olía muy bien.

    Y el tónico me lo doy directamente con flis-flis (eso sí, cierro los ojos). Me encanta.

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Solo te tira cuando empiezas a usarla con regularidad. Ahora si un día no me doy crema me tira. Antes como si nada. Ya ves, con lo bien domesticada que la tenía voy y la convierto en una yonqui de la hidratación.

    Sobre cremas a las que te aficionas y dejan de fabricar podría escribir un tratado. Con lo que cuesta dar con una. Y sobre dependientas de perfumería que te ofrecen antiarrugas... ¿así pretenden fidelizarme? Pues van listas. YO NO necesito de eso.

    ResponderEliminar
  12. Annie..como te entiendo..en lo de confundir productos. El año pasado por estas fechas estaba inmersa en la planificación de una venganza...todo el día dándole vueltas a la cabeza..me tenía el tema tan abducida que utilicé como tónico facial el enguaje bucal...

    ...sin comentarios.

    ResponderEliminar
  13. Ay, pobre!! Así sí que debe de tirar la cara. Eso sí, estarías de lo más fresquita.

    ResponderEliminar
  14. La única crema imprescindible lleva leche, cacao, avellanas y azúcar. Ummmmmmm

    ResponderEliminar
  15. NáN, he estado mirando lo del green magma y resulta que es cebada. ¡Ya decía yo que la cerveza era el elixir perfecto!

    ResponderEliminar
  16. Vamos a ver, que escribí "No es tongo, aunque lo marquetinée una empresa americana horrorosa". Cuando vi el prospecto y todo lo que decían me caí de culo de decepción.

    Pero... cuando el nene lo encontró en Internete, como el nene es muy concienzudo, buscó el nombre del descubridor, que resultó ser un investigador y, desde el internete de investigador, con aceso a todas las revistas científicas importantes, se cascó unos 10 o 15 artículos editados en plan peer-review y mandamos a tomar por *ul* el prospecto abominable (solo le falta decir que los descreídos recuperan la fe).

    El ROI a la paciencia es espectacular. Pero mejor no me hagáis caso, no se corra la voz y suban los precios.

    El bote a mí me dura un mes. Como soy tipo capullo, cuando ya estoy esplendoroso (3 meses) dejo de tomarlo.

    ¿Y el nene, preguntaréis? El nene brilla. Cuando vivía en Madrid, si le tocaba comprar bote y estaba ya bajo de fondos, se autoinvitaba a cenar y en papel albal se llevaba la tercera parte de mi bote. Si la propaganda dice que elimina el morro, miente.

    Una íntima amiga que empezó a tomarlo con 60 años, ya tiene 62 y no ha fallado nunca (sus dos tomas al día) parece una actriz de cine de bonita que está. Eso es lo único que convence a Mia Lola, pero luego en casa dice: ¡no me tomo ese polvo verde en agua!

    Y sí, la cebada (esto son brotes liofilizados) es una cosa seria. Pensad en los monjes centroeuropeos, lo orondos que están en los largos períodos de ayuno, en los que solo beben cerveza.

    ResponderEliminar
  17. Pues sí te tienen convencido sí. Sí, había visto lo de los estudios serios pero lo 'olvidé' oportunamente para pinchar un poco.

    No me extraña que Tuya Lola no quiera probar unos polvos verdes disueltos en agua, puaaaaaj

    ResponderEliminar
  18. el mensaje es el siguiente: dejaos de potingues que reestructuran si puedes mantener la piel estructurada.

    Y oyesh, que yo no cobro de esto, lo hago como amigo, porque lo he comprobado. Y no soy para nada de los de seguir estas cosas. A lo mejor, dentro de unos años se descubre que la cebada es tóxica (de ahí las barrigas cerveceras).

    ResponderEliminar
  19. Pues yo, de momento, me he cenado un bocadillo de jamón y una cerveza.

    ¡Y que me quiten lo bailao!

    ResponderEliminar
  20. Lamento no poder comentar pero es que uno en el tema de los polvos es solo un aficionadao (...y más de los verdes).
    Equivocaciones gloriosas la de un amigo mio que confundio el colirio con el loctite.

    ResponderEliminar
  21. En el pleistoceno lentillil había 2 liquídos, uno que limpiaba, y otro que neutralizaba. El que limpiba tenía agua oigenada... como se te olvidara neutralizar, o limpiar la lentilla con el que limpiaba era espantoso, el ojo se te cerraba instantáneamente cual ostra amenazada, y no había forma de sacar la puta lentilla con el terrible ácido... qué dolor.
    Yo no me hecho crema, y no me tira la cara, solo cuando me maquillo (claro que puede tener que ver que me desmaquillo lavándome la cara con agua y jabón). Con mis arrugas lo pagaré

    ResponderEliminar
  22. Yo crema sí, tónico y otras cosas no. Me pasa como a mi compi de blog, que me tira la cara.

    En cuanto a lo de maquillarme, no lo puedo dejar. Temo causar una non grata impresión a los que cada día me ven con una tez sanota y de buen color, si me ven recién levantada.

    Un amigo mío confundió la pasta de dientes con el desodorante en crema byly... sin comentarios...

    ResponderEliminar