Encapsulado

En el principio creó Dios los cielos y la tierra, pero no me voy a ir tan hacia atrás. El caso es que no es ese el principio que quería así que empezaré otra vez.

En el pricipio Nestlé creó las cápsulas y vio que era bueno y Nestlé separó el café en cápsulas del café molido y del descafeinado. A las cápsulas las llamó nespresso, al café molido, Bonka y al descafeinado, nescafé.

Fuimos los últimos en caer. Primero cayó mi hermano, luego mis padres, después los padres de Anniehall. Mis cuñados cayeron en el reverso tenebroso de Dolce Gusto y nosotros caímos finalmente. Nos compramos una máquina nespresso hace un año o así (o medio, la verdad es que no me acuerdo). Al principio pensamos que era una bobada. El café estaba bueno, sí, pero era muy caro y nosotros solo tomamos café en casa los fines de semana para desayunar. Además, a mí el café no me gusta especialmente. Teníamos una cafetera italiana de dos tazas y le echaba casi todo el café a Anniehall y yo me echaba un chorrillo para teñir la leche nada más.

A pesar de todo caímos gracias a un vale descuento de 70€ que me dio un compañero de trabajo. Nos compramos la máquina de marras y entramos en la secta, ehh... quiero decir el club. Aunque os parezca increíble, no puedes ir a una tienda Nespresso y decir deme veinte cápsulas, no, tienes que ser del club, si no, no hay cápsulas. Las tiendas Nespresso son capítulo aparte. No voy a entrar en ese tema porque me perdería, pero valga como apunte que los dependientes son de una artifiosidad y repulimiento que me provocan una gran sensación de incomodidad. A mí, como a cualquier hombre, me gusta comprar sin que reparen en mí, cojo una cosa sin que me atienda nadie, ni me haga sugerencias y punto, pero en estos sitios no es posible.

Volviendo al asunto del café, Nestlé a conseguido que mantengamos conversaciones absurdas que normalmente terminan en tragedia. Por ejemplo, cuando alguien viene a tu casa.

-¿Queréis un café?
-Sí, gracias.
-¿Lo queréis fuerte o suave?
-Mejor descafeinado.
-Vale, pero ¿lungo fortíssimo o cosi allegro?
-Mejos tráenos un vaso de agua... y del grifo.

La excepción a esto es que ya estén iniciados en el club y entonces, inevitablemente, te piden un tipo de café que no tienes. Antes no pasaba. Tenías tu café molido, ponías la cafetera y ya está. A lo más tenías un tarro de cristal de nescafé con su tapa roja y que llevaba en el armario desde antes de que te mudaras a esta casa y que era del anterior inquilino.

Porque esa es otra. Hay como veinte tipos de cafés distintos, cada uno con su leyenda absurda tipo "Su tueste delicado revela un cuerpo sutil pero contundente, notas suaves que recuerdan los cereales, y una nota equilibrada y fresca. El carácter de Volluto es reforzado por una pizca de acidez.". En fin, una vez que entras no hay marcha atrás, estás atrapado.

Por suerte, una vez al año estas buenas gentes tienen una idea fantástica para los que no nos gusta demasiado el café. Sacan sus cápsulas especiales de navidad. Este año son de vainilla (ya lo he probado y está buenísimo), de caramelo (es el que desayunaré hoy) y de almendra (no me apetece nada, pero Annie ha dicho que le gustaría probarlo). El año pasado eran de pan de gengibre, pero llegué tarde para hacer acopio y me quedé si ellos. Este año no me pillan. Ya me he hecho con un alijo y cuando me decida entre caramelo o vainilla me haré con un cargamento que me dure hasta las próximas navidades.

En fin, que estamos contentos de tener una cafetera de estas que te hacen un café en un pis pás. Así que si venís a tomar un café a nuestra casa no nos tengáis en cuenta las tonterías que os preguntaremos, lo hacemos sin mal intención, es que somos del club...



Este episodio de los simpsons me encanta.

20 comentarios:

  1. La Neespreso y la termomix son una secta. Seguro. Lo has contado perfectemente (sobre todo el nescafe del inquilino anterior...).
    Yo sólo café en los bares. Y con pincho mejor.

    ResponderEliminar
  2. Oh, Gonzalo, qué gran sabio, café y pincho de tortilla en el bar (a ND le parece repugnante).

    En la termomix todavía no hemos caído pero no lo descarto. Si caímos en la nespresso que nos parecía una chorrada carísima...

    Qué hallazgo lo del bote de nescafé.

    ResponderEliminar
  3. Yo soy como Gonzalo: café solamente en los bares. En casa, para desayunar Nescafé con leche, pero nada de descafeinado, el normal, el del frasco marrón. Es la única manera que tengo de beber leche, y supongo que a los de la secta les parecerá una aberración, pero a mí me sabe bueno.

    Ni tengo termomix ni la quiero. Indiferencia total. Y eso que soy cocinillas.

    ResponderEliminar
  4. Cierto, somos una secta, de la de la thermomix no puedo hablar más que desde el otro lado y sí que son una secta, pero ellos además se pasan recetas. Aunque si realmente fuera de una secta os diría que el nespresso es parecido al del bar, pero como no lo soy...

    Por cierto, tengo una teoría respecto al café de bar y es la de que generalmente es mejor cuanto más pequeño es el pueblo en el que te lo tomas.

    Lo de café con pincho de tortilla... no voy a entrar porque podemos terminar peor que con los post políticos, que esto sí que son cosas serias.

    Teresa, cada uno se toma lo que quiere, a mí me parece estupendo. Yo de jóven (uff, hace cuánto!!) tomaba un tazón de leche con colacao, azúcar y veinte galletas desmenuzadas dentro. Me encantaba!!

    ResponderEliminar
  5. http://www.ne-cap.com/index.php?gclid=CNqZxsGfqqUCFVEA4woduiXPYg

    En esta paginita te venden las cápsulas vacías para que tu las rellenes con el café de toda la vida. Esto tiene dos ventajas:

    - es mucho mas barato (100 cápsulas valen 9,95 €)
    - lo rellenas con café normal y no tienes problemas con los nombres.

    Lo comento por si os sirve de ayuda. ;)

    Deneb.

    ResponderEliminar
  6. En plan Alcoholicos Anónimos,comfieso que me pirra el Fortissio Lungo para desayunar y el Ristretto después de comer. Compro siempre los más fuertes , y acaban de sacar un muy fuerte azul, que llamo Avatar pues un nombre parecido

    Grandísimo negocio de Nestlé con las cápsulas, las tiendas exclusivas sin posibilidad de ir al Carreful a por ellas,George Clooney,...

    Y siento decirte Annie que si rellenas con café normal, te sale café normal. La clave es que además de la presión algún aditivo hace que se genere más espuma

    POr eso Dolce, Tassio y demás fracasarán como el Beta, y a futuro podrás comprarte el adaptador de Tasio para Nesspresso

    ResponderEliminar
  7. ¡Conmigo no han podido!

    Claro que, teniendo en cuenta que me desagradaba el sabor de las cosas calentadas o hechas en el microondas, por lo que lo desconectamos y usamos como armarito de las especias, y que la máquina esa de fregar cubiertos, platos y cazuelas, tuvo consecuencias odiosas (pero el sitio libe que dejó ahora nos sirve mucho), ¡como para caer en otro artilugio!

    ResponderEliminar
  8. Deneb, es una opción. Creo que compañeros míos del trabajo también lo estaban mirando, lo que pasa que entre que tomamos sólo dos cafés cada uno a la semana y que creo que tampoco es mucho más barato (bueno, depende del café con el que lo rellenes, pero echándole dos euros por paquete te debe salir la cápsula a 20 céntimos o así). De momento supongo que seguiremos enganchados a la secta...

    ResponderEliminar
  9. Peter, te gustan los mismos que a Annie. Ella es fan del ristretto. A mí, como ya he comentado, me gustan los más flojillos y, sobre todo, estos de navidades que saben poco a café. Seguramente le echan algún aditivo, no me sorprendería. El Tassimo no lo he probado, pero uno que se llama senseo o algo así no tiene nada que ver con el nespresso.

    ResponderEliminar
  10. NáN, nostros el microondas lo utilizamos para calentar la leche y los purés de los niños, pero no cocinamos en él. Ahora, el lavaplatos que no nos lo quiten!!

    Nuestro amigo Sheldon estaba pensando en ponerse dos lavaplatos e ir llenando uno con los platos que iba ensuciando del otro.

    Esto es un artilugio más, pero el café está bueno.

    ResponderEliminar
  11. Me ha gustado mucho la entrada.

    Yo también caí. Tengo una nespreso de esas en el trastero!

    Llegó un momento en que me parecía que todass las cápsulas eran lo mismo, me daban mi monodosis. Además me fastidiaba tener que almacenar un montón de ellas y las dejé de usar.

    Siempre me dio asquillo lo de dulçao y vainilla y nosequéguarradilla...

    Uso una cafetera italiana de las de toda la vida (de rosca) y estoy mucho más contenta...

    ResponderEliminar
  12. ¿Por cierto habéis visto los pendientes y collares que se hacen con las cápsulas usadas?

    Sin duda lo mejor...

    ResponderEliminar
  13. Me ha desaparecido un comentario. Diva, ayer en vuestro blog me pasó igual!!! Ya no solo soy doña interferencia es que blogger me odiaaaaaa.

    Decía que estoy con Peter que para usar café normal uso la cafetera italiana (como la tuya Diva) y a correr. Porque saldrá café normal. En todo caso, gracias por la sugerencia Deneb.

    El café de vainilla es un asco. Lo he probado hoy y es aguachirri, como café americano sabor a vainilla. Yo también prefiero los fuertes aunque no he probado el avatar... Este Niño solo ha comprado las guarrerías, desde luego.

    NáN el lavaplatos es el mejor invento después de la lavadora y además ahorra agua.

    ResponderEliminar
  14. Si ya he dicho que para gustos hay colores. A mí esos fuertes no me gustan. Anniehall, has cruzado una línea muy chunga, ¿qué es eso de que sólo te traigo los que quiero? Te he preguntado cienes y cienes de veces que cuál querías, tienes todavía la mitad del muestrario que te dan de la cafetera sin probar, eres tú la que eres del club y todavía me dices que no te tengo en consideración? En palmitas te tengo!!

    No sé como me quedarían unos pendientes de nespresso, pero a lo mejor salgo ganando, gracias por la sugerencia, Diva.

    ResponderEliminar
  15. Ah por cierto, he caido en casa de mis padres y como auto-regalo en casa de mis suegros pero en mi casa tengo mi krups a presion y cafe lavazza o segafredo

    ResponderEliminar
  16. Lo tengo claro: a mi me invitáis a Gin Tonic ¿eh?

    Mi cafetera es de émbolo del Ikea, 4 euros y mis invitados dicen que qué rico mi café. Debe ser efecto de mi encanto turbador...

    Ahora bien, os aseguro que para una madre soltera ejecutiva agresiva con el tiempo constantemente pegado al culo, la Thermomix es una gran compañera. Tampoco de esta se me han quejado nunca mis invitados.

    PS. Anniehall, ¡¡CONEXION WIFI PROPIA YA!!

    ResponderEliminar
  17. Amanita, pues si prefieres Gin Tonic, Gin Tonic faltaría más. Eso sí, el que elija café que sepa lo que puede encontrarse.

    Así entre nosotras, te diré, que creo que lo de la thermomix caerá antes o después. Estoy harta de malcomer y creo que me ayudaría mucho. Pero en fin, habrá que dosificarse que vienen las navidades.

    Ay, Niño, que forma de contar las verdades ¿que yo soy socia? claro, me hiciste tú para ahorrarte los correos chorras.

    ResponderEliminar
  18. Faltaría más, Amanita. En esta casa a los invitados nunca se les ha obligado a nada, ni siquiera a admirar la artesania rumana. Si no pregúntaselo a Juanjo que estuvo aquí a un metro del plato famoso y ni reparó en él.

    Iré enfriando las tónicas e, incluso, te daremos hendrick's. La garrafón ya me la voy tomando yo 'de a poquito'.

    ResponderEliminar
  19. O sea, que no teneis para pagar la wifi pero sí para la Nespresso, de las prioridades de cada cual se aprende mucho.
    A mi lo que me gusta de Nespreso son los anuncios Clooney-Malckovich.

    ResponderEliminar
  20. Vamos a ver, que sí que tenemos para pagar la wifi y ahora tenemos un pincho 3G. El caso es que hay una red gratuita y nos conectamos sin muchos escrúpulos. A lo mejor es de un bar o de una papelería. A lo mejor es de algún filántropo que le gusta compartir. Si fuera por simplemente tener wifi gratis, en mi trabajo tienen programas para averiguar cualquier contraseña, pero eso, para mí es robar.

    Terminaremos poniéndonos la wifi, claro, pero de momento así tiramos.

    ResponderEliminar