El poder del perro

Ya estoy de vuelta en mi sitio de trabajo (tristeza infinita) y antes de ponerme a repasar los ciento y pico correos que tengo pendientes -bueno, tampoco es cierto porque muchos ya los contesté durante las vacaciones- voy a escribir un poquito sobre el último libro que he leído en vacaciones.

Empecé hincándole el diente a un libro de Isaiah Berlin llamado cuatro ensayos sobre la libertad pensando que me iba a encontrar con algo de mis queridas ideas liberales, pero era sobre el libre albedrío y sobre el determinismo en sus distintos conceptos. Demasiado para mí. Me superó con mucho y lo abandoné. Necesitaba algo menos sesudo y me decidí por esta novela que me habían recomendado mi cuñado y Molinos. La tenía un poco aparcada porque es un tocho tamaño grande (más de 700 páginas la versión de bolsillo).

El poder del perro de Don Winslow es algo más que una novela negra. Es casi un libro de historia con personajes ficticios, pero todo lo que les pasa es real o verosímil. Lo que estás leyendo ha pasado o si no algo muy parecido, aunque se hayan utilizado los hechos reales a modo de collage para conseguir encajar todas las piezas en una novela. Aparecen los narcotraficantes mexicanos, colombianos, las FARC, la DEA, la CIA, la policía federal mejicana, la Iglesia, los chinos, los italianos e irlandeses de Nueva York, la mafia, la prostitución. Hay mucha violencia y en algunos momentos bastante desagradable. De hecho al final del primer capítulo estuve a punto de dejarlo porque era demasiado brutal, pero hice bien en seguir, aunque hay algunos momentos en los que se te encoge el corazón. Hay malos muy malos, malos con corazón, buenos muy buenos, buenos que son malos, buenos que echan a perder su vida buscando la redención de sus culpas... en fin, un novelón que no puedo hacer más que recomendaros.

La única pega que le pongo (ojo, SPOILER) es que al final todo cuadra demasiado, cosa que está bien en una novela, pero no tan bien si es sobre hechos reales.

Os pongo unos parrafillos para que veáis el estilo:

"–Lo siento -jadea Adán-. Suélteme. Me pondré en contacto con usted, le pagaré lo que quiera. Fije el precio.

Hacia atrás de nuevo. El trapo, la gasolina. La espantosa, horrible sensación de los vapores que invaden las ventanas de su nariz, su cerebro, sus pulmones. Siente que su cabeza se agita, su torso se retuerce, sus pies patean el suelo de una forma incontrolable. Cuando por fin se detiene, Navarres levanta la barbilla de Adán entre el índice y el pulgar.

-Traficante de mierda -dice-. Crees que todo el mundo está en venta, ¿verdad? Bien, voy a decirte algo, pedazo de mierda: no puedes comprarme. No estoy en venta. No hay nada que negociar. Vas a decirme lo que quiero saber, así de sencillo."

"–Es un suicidio -dice Hobbs-. Solo un idiota o el Congreso serían capaces de cometer la locura de permitir que un títere soviético se enquistara en el corazón de Centroamérica. Es imposible describir semejante estupidez. Teníamos que hacer algo, Arthur.

–De modo que la CIA asume la responsabilidad de…

–La CIA no asumió ninguna responsabilidad -dice Hobbs-. Es lo que intento explicarte, Arthur. Cerbero emana de la más alta autoridad del país.

–Ronald Reagan…

–… es Churchill. En un momento crítico de la historia, ha visto la luz y ha decidido actuar."

"Había muchos colombianos, soldados del cártel en préstamo, pero también sudafricanos y rodesianos que habían perdido su guerra y esperaban ganar esta. Había israelíes, libaneses, rusos, irlandeses y cubanos. Era una puta Villa Olímpica de asesinos a sueldo."

"Entran en tromba, esperando ver cadáveres y heridos agonizantes, pero no ven nada de eso y se quedan perplejos, hasta que uno levanta la vista, ve la claraboya abierta y comprende lo sucedido. Pero lo siguiente que ve es la mano de Callan, que deja caer una granada, y después la claraboya se cierra, y ahora sí que hay cadáveres y heridos agonizantes en el lavabo de caballeros de La Sirena."

Le pongo otro pero, aunque este es opinión. No me parece muy de recibo el tratamiento que hace de que los de izquierdas son muy buenos, muy buenos y aunque luego sean malos es por que los han corrompido y los de derechas muy malos, muy malos.

En la portada aparece un comentario de James Elroy que la define como: "Una hermosa visión reducida del infierno". Estoy de acuerdo.

6 comentarios:

  1. A mi me gustó mucho. No hay que tomárselo como una crónica real aunque pueda parecerlo. Es una gran novela negra que engancha desde la primera página..pero eso sí..es increiblemente violenta..pero no más que la vida real..no hay más que leer las noticias de los narcos en México.

    ResponderEliminar
  2. Es cierto, es muy violenta. Lo que digo de historia real es que al ser todos los acontecimientos ciertos (la implicación de la CIA, las FARC, los contactos con los chinos...) el final me parece demasiado de 'película', que lo es, pero me hubiera gustado algo más, no sé, tampoco quiero hacer de spoiler, más descarnado o algo así.

    De todas formas, me lo he leído en tres días. Gracias por la recomendación.

    ResponderEliminar
  3. POR FIN! Por fin una entrada de libros que me puedo leer de cabo a rabo sin miedo porque ese libro me lo he leído antes que tú... Pero sigue con los otros, que ya sabes que te sigo de cerca en la lista de lecturas, y ya luego los leo sin angustia (los posts).

    El Poder del Perro es muuuy bueno. ¿Cuánto años se tardará en escribir una cosa así? ¿Y El Padrino?

    ResponderEliminar
  4. Bueno, los posts siempre estarán ahí para leerlos cuando te apetezca. Siento mi tendencia inconsciente hacia el spoiler.

    Leí en la wikipedia que tardó seis años en escribir el libro...

    ResponderEliminar
  5. Yo me lo leí de un tirón pero no me gustó...muy reiterativo...nada nuevo a excepción de la brutalidad al describir lo que ya hemos leído en tantas otras...demasiadas influencias.

    ResponderEliminar
  6. Bueno, a mí me gustó bastante, pseudosocióloga. Puede que sea reiterativo y poco original. A mí no me lo pareció, pero puede que sea porque tampoco he leído muchas cosas sobre el narcotráfico mexicano.

    ResponderEliminar