Mis problemas con los pasteles

A estas alturas todos sabéis que Anniehall pertenece a la secta de las pasteleras caseras. Bien por ella. Yo no me quejo y alguna vez (pocas) me deja probar algo. La semana pasada hizo unos whoopie pies de escándalo. Buenísmos. Sus dotes reposteras se van refinando haciendo caso a mi sabio consejo de echarle a las cosas más azúcar. Pero no he venido a hablar de ese lado positivo y encantador. Hay un lado truculento que me afecta colateralmente. Una secta sin lado truculento no es secta ni es nada.

Ya conté la experiencia que tuve que pasar para llegar al centro comercial para comprarle unos moldes de tartas en Londres. Lo hice con todo el amor y el cariño del mundo, aunque casi muero en el intento, pero eso es por mi mala cabeza.

No sé si os he contado, o tal vez Anniehall, que me tiene secuestrada mi cuenta de Paypal a pesar de que ella tiene una. Le hace más ilusión, le parece que es pagar menos, pagar con la mía. Ella tiene una propia, pero dice que se le ha olvidado la clave. Mentira! Bueno, a lo mejor sí se le ha olvidado la clave, pero lo hace porque le da gustito pagar así. Me llama por teléfono y me dice 'Hola, que me has regalado una máquina de amasar' y yo digo: pues es bueno saberlo, si no me lo dices no me entero.

A fin de cuentas el dinero sale de la misma cuenta y si le hace ilusión... ¿quién soy yo para impedirlo?

El caso es que me usa como compinche para conseguir sus objetivos y yo, como hombre que soy, me dejo hacer.

Para conseguir el libro de los whoopie pies llegué a cotas difíciles de superar. Lo encontré en una biblioteca pública online en Tacoma, Washington. Busqué en internet por si encontraba un número de socio y una contraseña. Y los encontré a través de una profesora que había escrito unas notas en un word para sus alumnos de la escuela de verano. No sé lo que pasará cuando vea la lista de libros alquilados del verano y vea un libro de pasteles... seguro que nada malo porque los pasteles proporcionan alegría. Luego tuve que desprotegerlo, pero eso me viene por mis propias aficiones que, por una vez, han resultado útiles.

Se me avecina otro viaje a Londres y ya estoy temblando. De momento me ha pedido un libro de recetas que compraré sin duda, aunque a lo mejor sale más barato comprarlo por internet y que nos lo manden a casa. Es posible que me encargue algún condimento (me negaré salvo que sea extracto puro de vainilla), algún achiperre (me negaré rotundamente, pero al final lo haré) o algún libro más. Eso además de la visita que tendré que hacer al M&S...

El otro día compró en ikea un expositor de tartas con tapa bastante feo que ya le dije que era de loca inglesa con la casa llena de gatos, pero da igual, a ella le parece maravilloso. Aquí os dejo la foto y juzgad vosotros mismos...
De hecho en esa visita a Ikea se me apareció la maquinación femenina en toda su magnitud. La excusa era comprar un imán de esos de pared para poner los cuchillos y yo ahí me quedé, no fui más allá, pero ella ya iba pensando varias jugadas por delante como los buenos ajedrecistas. El poner los cuchillos ahí era para quitar los tacos donde los guardábamos para hacer sitio para poner la amasadora para hacer sitio (esto ya lo supongo) para poner el expositor de tartas en la mesa de la cocina... Jaque mate!

En fin, que me quejo, pero es sin motivo, es por picar un poco. Yo es que soy muy picajoso y a la vez muy delicadito. Por ejemplo, el otro día nos acostamos sin el aire acondicionado puesto y decidí dormir como mi madre me trajo al mundo porque hacía calor sin pensar que a mi queridísima esposa le podría parecer que poner y quitar el aire era lo más natural del mundo, así que estuve toda la noche poniéndome y quitándome la sábana para no morir de calor o no pillar una pulmonía. Fruslerías y tontás. Ese pequeño malestar no puede compararse con sus pequeños entretenimientos insomnes nocturnos. ¿Quién soy yo para quitarle el placer de encender y apagar el aire acondicionado?

Sigo contento de compinche en la vida de esta adicta a cocinar pasteles. Muy feliz y muy contento, eh?

7 comentarios:

  1. Pues a mí el expositor me ha gustado; claro que tampoco te puedes fiar mucho de mí porque tengo cierta tendencia de loca de los gatos (menos mal que no me gustan XD). Me tiene impresionada Annie, ya veo que el tema de la pastelería casera ya lleva marcha de profesional. Y lo que lo estarás disfrutando, ND XD.

    ResponderEliminar
  2. Sin ofender, a mí sí me parece un poco de loca de los gatos. De todas formas dile a Anniehall que si quiere retirarse del negocio y cambiar a pastelera, se pase por http://www.creambakery.net/ de Gregorio Marañón, que nos llevó Inmasion y tiene unos cupcakes que lo flipas.

    ResponderEliminar
  3. Pues gracias por vuestros comentarios. De momento una dice que no y otra dice que sí a la locura gatuna.

    Que conste que yo ya se lo dije incluso antes de pagarlo. Mi conciencia está tranquila.

    ResponderEliminar
  4. Un expositor de tartas... anonadada me tiene.

    Porque quiero abusar de su afición y su maña para mis fines egoistas, que si no...

    ResponderEliminar
  5. Soy un proyecto de vieja loca de los gatos incomprendida que lo mismo no vuelve a hacer whoopie pies a su marido...

    ResponderEliminar
  6. Vamos a ver... He dicho que el expositor de tartas parece de vieja loca inglesa, no que tú seas una vieja loca inglesa.

    Líbreme dios de siquiera llegar a sugerir semejante ridiculez!

    ResponderEliminar
  7. Apúntame una de locura gatuna.Apúntame una de locura gatuna.

    ResponderEliminar