RRAA

Lo cierto es que no sé muy bien cómo ha sucedido. Supongo que todo empezó cuando alguien (con muy mala idea), en lugar de pasarme una receta del modo tradicional me dio un enlace a un blog de cocina. Y en vez de limitarme a buscar la receta que quería, empecé a curiosear. Y me encontré muchas cosas muy apetitosas.


Y ¡horror! una lista de blogs. Y uno me llevaba a otro. Y todos tenían fotos preciosas.

Hay por ahí quien dice que me he vuelto una yonki, pero de eso nada. Os voy a dar unas cuantas razones por las que NO soy una yonki víctima de una nueva enfermedad que empieza a conocerse como reposterexia:


  1. Una yonki no andaría comprándose mil utensilios de cocina ni visitando la zona de menaje de cada hipermercado que pisa. Tampoco se compraría todos los papelitos de magdalenas que va encontrándose en sus incursiones.

  2. Alguien enganchado a la respostería no llevaría dulces a la oficina casi todas las semanas para dar salida a una producción que de otra manera le habría echado encima diez kilos en tres meses.

  3. Ni se pasaría meses suspirando por una máquina para amasar, montar claras y no sé cuántas cosas más para, al recibirla, sentir cierta nostalgia de cuando hacía las cosas a mano, porque así se pierde un poco el encanto.

  4. ¿Querrían las compañeras de trabajo de una tía con problemas serios quedar con ella para hornear cincuenta muffins en una mañana? Pues no.

  5. Una yonki no haría dos recetas distintas de galletas en su semana de solterismo (sin tener a nadie en casa para que se las coma).

  6. ¿Encendería una adicta su horno, situado en una cocina más calurosa que el infierno, durante la semana de más calor del año? No lo creo.

  7. Alguien con un problema con la repostería no se crecería al ver que otros en sus blogs sustituyen ingredientes alegremente e intentaría lo propio con desastrosos resultados. Ni tendría que salir corriendo antes de que cerraran las tiendas para poder tener a tiempo la receta original.

  8. Tampoco pasaría en pocos meses de observar horrorizada las cremas y bizcochos de colores chillones de las webs norteamericanas a comprarse ella misma una cajita de colorines porque 'son tan mooonos'.

  9. Por supuesto, no probaría a hacer cremas de colores para el cumpleaños de su hija aunque por la lista de ingredientes ya se vea que el resultado no puede ser otro que el empalague máximo. De color rosa, por supuesto.

  10. Y por último, a una yonki, no se le ocurriría hacer en sus tres semanas de vacaciones: muffins de arándanos, tarta de queso, bizcocho de manzana, tarta de zanahoria y....


... la tarta del cumpleaños de C, que estaba emocionada desde que la elegimos en uno de esos blogs, me ayudó a hacerla y estaba encantadísima con su tarta y su fiesta. (La de la foto es ella estas vacaciones unos días antes de su quinto cumpleaños).


HOLA, ME LLAMO ANNIEHALL Y SOY ADICTA.

11 comentarios:

  1. Yo soy adicto consorte! :-)

    Es un hobby muy bueno que da más alegrías que penas.

    ResponderEliminar
  2. Pero es una adicción sabrosísima y que a nadie molesta, porque los que prueban tus postres repiten, ¿no?.

    ResponderEliminar
  3. Felicitaciones dobles. Por tu talento que endulza tu hogar y por los 5 años de tu hija. Se le ve linda aunque no sé como monta bici con vestido pero apuesto que es porque es tan fashion como la mamá.

    ResponderEliminar
  4. Jos, yo me compré el otro día colorines también (pero yo tengo excusa por la alergia de J1).
    Cuidado es contagioso!!!
    Y C ya monta en bici sin ruedines?

    ResponderEliminar
  5. Discrepo: no eres adicta puesto que no consumes... Lo que estás es POSEÍDA. Total y absolutamente poseída.

    ¡¡Y menuda tarta de cumpleaños!! ¿Puedo ir encargando la mía? Seré buena

    ResponderEliminar
  6. Pero ANI, esta tarta es trampa... eso son kit-kats!!!

    ResponderEliminar
  7. Jodo, qué exigente, Di. Todo lo demás (bueno, la vela y las galletitas de kitty tampoco) lo hice yo: bizcocho, crema, montaje...

    ResponderEliminar
  8. Peligrosa adicción.

    Yo la tengo con la cocina (iba a poner eso tan horroroso de "en general", como los de las reformas), pero en repostería es donde menos he investigado, creo que porque me bloquea mi conciencia, pero me encanta cocinar pescado, arroces, carnes,...

    Coincido que debe ser dificil manejarse en bici con ese vestido

    ResponderEliminar
  9. Bienvenida, Annie, no estás sola.

    Te entiendo perfectamente: encontrar la receta adecuada, ver lo fácil que es, y querer experimentar el resultado...
    Ay!

    Felicidades para la peque,

    ResponderEliminar
  10. Oye, oye veo que esto es como el amigo con huerto...¿necesitas que te quite de encima dos kilos de galletas? ¿te sobran 50 magdalenas?...llámame

    ResponderEliminar